19 de Oct de 2021

Economía

Hábitos de consumo

Una de las labores que realizamos en la ACODECO, es la educación al consumidor, con la finalidad de que conozcan sus deberes y derechos....

Una de las labores que realizamos en la ACODECO, es la educación al consumidor, con la finalidad de que conozcan sus deberes y derechos. Aunque parezca increíble, ésta es una de las tareas que resulta más difícil; ya que hay que proponer un sinnúmero de cambios de hábitos o costumbres en la mente de los consumidores. No resulta fácil para una familia que está acostumbrada a realizar sus compras de víveres quincenales o mensuales en determinado supermercado que haga dichas compras en otro, que por las encuestas que levantamos, tiene los precios de la canasta básica a menor precio y dentro de la misma área. Los consumidores sacan cuanta excusa llegue a su cabeza como por ejemplo, que se les está pidiendo que se salgan de su ruta o que el ahorro en ese establecimiento se traduce en gasto en el transporte público, sólo para enumerar dos situaciones que escuchamos a menudo. Todo cambio se hace difícil e incluso nos resistimos a los mismos, pero si como consumidores educados, informados, empoderados iniciamos cambios de hábitos de consumo, no sólo podemos enfrentar el alza de los artículos, sino que también podemos hacer que, a su vez, los agentes económicos cambien sus estrategias de ventas. Sustituir un producto por otro, leer las publicaciones que realiza la ACODECO en cuanto a encuestas de precios y sobre consejos para efectuar las compras, son acciones que no estamos acostumbrados a realizar y por lo tanto se está desperdiciando información importante que aunque no se crea nos ayuda a ahorrar, como también a adquirir productos de mejor calidad. Siempre se nos comenta que lo agitado del día, que los tranques vehiculares, que las incomodidades diarias, son parte de las situaciones que hacen que no hagamos cambios en las costumbres de consumo y es ahí en lo que nos basamos para decir que la tarea de informar y educar resulta harto difícil, por las particularidades de compra de cada uno de los habitantes del país, máxime que la opinión es que todo está muy caro, que los precios siguen subiendo, pero paralelamente todos los baratillos están llenos. No es que estemos en contra de las promociones, o de las presentaciones, sólo pedimos a la población que utilice la información suministrada, que poco a poco varíen sus hábitos de compras, que se adquiera lo necesario, o bien que identifique al que le vende más barato y que le brinda mejor calidad de los productos.Un consumidor informado, tiene poder, el poder de hacer cambios, la ACODECO, realiza grandes y múltiples esfuerzos para que esto sea así: el programa Cuida Tu Bolsillo, las intervenciones semanales en el segmento El defensor del consumidor, escritos en los medios impresos, publicación de la revista El Vigilante , así como la llegada de casa en casa con ACODECO en tú Comunidad, programas que hemos establecido proactivamente para llevar información a los consumidores, que son la parte más importante dentro de nuestras acciones, ya que nuestro fin principal es el bienestar de los consumidores.