19 de Oct de 2021

Economía

Acuñarán 40 millones en monedas de un balboa

PANAMA. A la espera de la cotización de la Casa Real de la Moneda de Canadá se encuentran las autoridades del Ministerio de Economía y F...

PANAMA. A la espera de la cotización de la Casa Real de la Moneda de Canadá se encuentran las autoridades del Ministerio de Economía y Finanzas para conocer el costo de acuñación de monedas de un balboa que de acuerdo a la programación del gobierno serán ordenadas a finales de este año o a más tardar en febrero de 2011.

El viceministro de Finanzas, Dulcidio De La Guardia, dijo que inicialmente acuñarán 40 millones de dólares en monedas de un balboa.

El funcionario descartó que esta emisión provoque inflación porque “la cantidad en masa monetaria no es significativa y Panamá reenvía importante cantidad de billetes mutilados a Estados Unidos”.

En cuanto al ahorro que generará esta acuñación, planteó que la vida útil de un billete es de 18 meses en tanto que el de una moneda es de 20 años.

De esta manera, el Banco Nacional de Panamá (BNP) enviaría menos billetes a Estados Unidos, proceso que actualmente le cuesta a la institución cerca de un millón de dólares al año.

INTERROGANTES

Pero surge la pregunta: ¿Qué motivos impulsaron al gobierno para decidir esta acuñación de monedas?

Como respuesta, De La Guardia responde que hay muchos artículos que cuestan más de un balboa, por lo que el gobierno busca facilitar el comercio en las máquinas que aceptan monedas.

Igualmente mencionó el interés de bajar “ un poco” el costo del BNP de estar importando y exportando billetes mutilados.

De La Guardia también espera que el pago que hace el país por señoreaje al acuñar monedas disminuya. A comienzos de este año, se emitieron 3.7 millones de dólares en monedas de 25 centavos que le costaron al país 1.8 millones de balboas y dejando una ganancia (señoreaje) para el Estado por concepto de acuñación de 1.9 millones de dólares.

MONEDAS DE UN BALBOA

De acuerdo con Víctor Guindy, miembro de la Asociación Numismática de Panamá, la última acuñación de la moneda de un balboa en circulación se llevó a cabo bajo la administración de la ex presidenta Mireya Moscoso en 1999. Esta mostraba el rostro de la mandataria y en el reverso una alegoría alusiva a la reversión del Canal de Panamá,

Entre 1982 y 1984 se acuñaron monedas de un balboa alusivas al general Omar Torrijos Herrera. Las mismas presentaban el rostro del líder de un lado y en el reverso el Escudo de la República de Panamá.

En 1966, fue el último año en que se acuñaron monedas de plata de un balboa para circulación, que luego fueron retiradas debido al incremento del valor de la plata a nivel internacional. Esta alza hizo que que la moneda costara más como plata que como valor facial.

Con los precios actuales del metal, hoy un balboa de plata tendría en realidad un valor de 15 balboas.

En esta moneda de plata, en el anverso, tiene a Vasco Núñez de Balboa y en el reverso una alegoría del pintor panameño Roberto Lewis, que muestra una mujer de pie con una mano encima del Escudo panameño, recordó Giundy.

A LA EXPECTAVIVA

Para Víctor Guindy la acuñación de monedas de uno, dos y cinco balboas no va a tener aceptación en el mercado, ya que a través de los años las personas optan por coleccionarlas o la depositan nuevamente en los bancos.

Sin embargo, el experto reconoce que al acuñar monedas de un balboa, al Estado le costaría entre 20 a 25 centavos lo que se traducirá en ahorros para el país de entre 75 y 80 centavos.

Sugirió que se trabaje en una ley para acuñar monedas de mayor circulación como las de un centavo a 50 centavos.

Antonio Alfaro, presidente de la Asociación de Administradores de Juegos de Azar (ASAJA), sostuvo que más del 70% de las máquinas tragamonedas de los casinos tienen sistemas para validar billetes y hacer pagos mediante recibos, por lo tanto el uso de monedas se ha reducido enormemente.

Expresó que la escasez de monedas a través de los años impulsó a que se emigrara a estos sistemas más modernos y que no exigen necesariamente el uso de monedas.