Temas Especiales

29 de May de 2020

Economía

Portugal ajusta sus pantalones

LISBOA. Portugal aprobó ayer viernes un conjunto de medidas de austeridad tendentes a reducir su deuda, que según el gobierno bastarán p...

LISBOA. Portugal aprobó ayer viernes un conjunto de medidas de austeridad tendentes a reducir su deuda, que según el gobierno bastarán para restaurar la confianza de los mercados en las cuentas públicas sin necesidad de recurrir a un rescate financiero.

La abultada deuda soberana y el bajo crecimiento económico de Portugal han alarmado a los inversionistas y propiciado conjeturas de que el país será el próximo de la Unión Europea que necesitará un rescate después de Grecia e Irlanda.

Aunque Portugal colocará hasta enero un monto importante de deuda, los analistas aseguran que persistirá la intranquilidad entre los inversionistas si la UE no prepara un fondo de emergencia para apuntalar las finanzas públicas del país.

ÚNICA OPCIÓN

Después de que el Parlamento aprobara el plan de gastos del gobierno para 2011, el primer ministro José Sócrates dijo en breve declaración que Portugal ‘no tenía más opción’ que la austeridad. ‘Es necesario que hagamos este esfuerzo’, expresó Sócrates sin responder a preguntas.

Según Sócrates, Portugal se encamina a lograr en 2010 una disminución de su déficit presupuestario a 7,3% del Producto Interno Bruto.

El déficit había alcanzado en 2009 un 9,3%, el cuarto más alto en la Eurozona después de Grecia, Irlanda y España.

El incremento del saldo fiscal negativo, acompañado de la recesión económica, contribuyó a que se incrementaran las preocupaciones en torno a la solidez financiera de la Eurozona, a la que conforman 16 países.

El gobierno de Portugal insiste en que no desea, ni necesita, asistencia financiera internacional como la facilitada en mayo a Grecia y como la que se negocia para Irlanda.

Algunos sectores consideran necesario que Portugal reciba el rescate más pronto que tarde para impedir la propagación de las dificultades financieras a la vecina España, un país de mayor tamaño y la cuarta mayor economía de Europa.

EL PRESUPUESTO

Por otro lado, el Parlamento de Portugal aprobó el presupuesto final del 2011, que contempla una fuerte reducción del déficit fiscal y apunta a aliviar las preocupaciones de los inversionistas por las finanzas publicas y la deuda del país.

El Gobierno socialista de minoría espera que el proyecto, que incorpora un recorte del déficit fiscal a un 4,6 por ciento del Producto Interno Bruto el próximo año respecto al 7,3 por ciento previsto para este año, pueda protegerlo de la crisis de deuda de la zona euro y ayude al país a evitar un rescate.

Sólo los parlamentarios socialistas del Gobierno votaron por el proyecto, lo que fue suficiente para aprobarlo, ya que la oposición socialdemócrata de centroderecha se abstuvo, honrando un compromiso con el Gobierno alcanzado en octubre.

El presupuesto reducirá el gasto público, incluyendo los salarios de los empleados estatales, y elevará el Impuesto al Valor Agregado en dos puntos porcentuales a una tasa máxima del 23 por ciento.

El primer ministro de Portugal, José Sócrates, dijo que la aprobación del presupuesto para el 2011 retira al país del centro de la crisis de deuda de la zona euro.