19 de Oct de 2021

Economía

Abandono a orillas del mar

PUERTO ARMUELLES. Los viejos pedazos de madera amenazan con desprenderse cada vez que el viento vuelve a su encuentro.

PUERTO ARMUELLES. Los viejos pedazos de madera amenazan con desprenderse cada vez que el viento vuelve a su encuentro.

Los clavos oxidados por el salitre parecen desprenderse cada vez que sienten la pisada de alguno de los pescadores que todavía utilizan lo que hace 13 años fue uno de los puertos más prósperos del país, de donde salieron millones de cajas de banano que satisficieron el paladar de los europeos.

En este muelle la poca madera buena que quedaba fue sustraída poco a poco por los amigos de lo ajeno, a pesar de que en la entrada de esta maltrecha infraestructura se encuentra una oficina de la Autoridad Marítima de Panamá.

Aquí reina el poco importa. Los fuertes cimientos de careo reforzado con base de concreto, construidos en 1935, también están a la deriva y la acción del agua salina ya deja ver su devastador efecto.

Perfecto Pineda, oriundo de Puerto Armuelles y trabajador de la AMP, cuenta con tristeza como el muelle tiene 13 años que no recibe mantenimiento, ‘siempre hemos hablado con el Gobierno Central para ver si nos apoyan, porque tenemos un puerto de muchas entradas, llegan atuneros, cruceros, tanqueros, barcos camaroneros, lanchas, veleros y yates... es decir, distintas embarcaciones, pero no se tienen las condiciones para atenderlos’.

Pineda tiene más de 40 años de vivir en Puerto Armuelles, ‘yo trabajaba cuando se embarcaban las cajas de guineo que iban al extranjero, este puerto era el mejor en su momento’, reafirma.

Ahora, aseguró, ‘solo es utilizado por la gente que bajo su propio riesgo viene a pescar para su sustento’.

PROYECCIÓN

Para Carlos Motta, presid ente de la Cámara de Comercio de Barú, es muy importante desarrollar el sector portuario. ‘Puerto Armuelles tiene las mejores condiciones del pacífico panameño para ser un puerto de alto calado, el único que le saca beneficio a los puertos aquí es Petroterminal de Panamá, pero lo usa solo para sus operaciones’.

‘Si pudiéramos unificar y desarrollar un puerto de contenedores y demás que sirva para importar y exportar productos del país, sobre todo la parte agrícola, nos ayudaría muchísimo, y teniendo el área de zona franca explotada bien como debe ser, cosas buenas se pudieran realizar aquí, pero no hay interés’, lamenta el empresario afincado en Barú.

REACCIÓN

Al preguntarle a la administradora del muelle, Elizabeth Trejos, si se tenía contemplado alguna inversión en el área, simplemente se limitó a decir que no estaba autorizada para hablar sobre el tema, ‘la directora regional en Puerto Pedregal, en David, puede hablarle’.

Cuando La Estrella contactó a Digna Lizondro, administradora en Chiriquí, esta dijo que hay un proyecto para el Muelle en Barú, pero ‘no puedo adelantar nada hasta que el administrador de la AMP, Roberto Linares, lo diga’.

Posteriormente, por correo electrónico, este diario solicitó una entrevista con Linares, y al transcurrir una semana su departamento de comunicaciones dijo que los idóneos en el tema es la administración en el Puerto Armuelles.

VENTAJAS

Ubicado en el extremo occidental de la costa pacífica de Panamá cerca de la frontera con Costa Rica, en la bahía de Charco Azul y con una superficie de 2,124.889 m2, se encuentra el muelle abandonado que llenó de orgullo durante una larga época a los baruenses y que, a diferencia de otros puertos, se construyó en un área donde no requirió dragado alguno para su profundidad.

De acuerdo con el concepto de muchos técnicos, el muelle sería un lugar ideal para la instalación de una marina que pueda ofrecer el servicio a embarcaciones de turismo nacional e internacional, sostiene un documento de la AMP.

Pese a estas ventajas, la actual administración de la Zona Franca de Barú no ha considerado la posibilidad de utilizar la estratégica ubicación: ‘el muelle que está aquí no se va a usar, el nuestro será en el cauce del río San Bartolo, porque ese se quiere dar para la pesca artesanal así que el municipio se encargue de repararlo’, descartó Enrique Hoo, promotor del proyecto logístico en Barú.

Domingo Cubilla, miembro de la Coordinadora Pro Rescate de la Dignidad Baruense, recuerda que desde la década del 90 han estado peleando para que el muelle se rehabilite, ‘y a pesar de que hicimos el llamado y se logró una partida que no supimos en qué se usó porque el muelle quedó peor, fue cuando sacaron la madera buena y dejaron la vieja’.

‘Cuando pedimos la madera para que la misma población la colocara no se nos devolvió’, acusó Cubilla.