26 de Feb de 2020

Economía

¿Qué pasará con los productores?

PANAMÁ. Con la aprobación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) entre Panamá y Estados Unidos, muchas opiniones han surgido, principa...

PANAMÁ. Con la aprobación del Tratado de Promoción Comercial (TPC) entre Panamá y Estados Unidos, muchas opiniones han surgido, principalmente enfocadas en el sector agropecuario. Pero, ¿qué significa para este sector contar ahora con un TPC con Estados Unidos?

Lo más significativo es que ahora existe un instrumento legal que garantiza que las oportunidades para exportar productos agropecuarios a los Estados Unidos no responden a decisiones unilaterales del presidente de dicho país, como ocurría hasta ahora, que se requiere la consulta y negociación para modificar cualquiera de los puntos acordados en este Tratado. Esto lo que significa es que le da estabilidad a largo plazo para las inversiones que se realicen en materia de mejoramiento tecnológico, así como para el incremento de la productividad.

En otras palabras, se logra que los beneficios que ahora se tienen para exportar productos agropecuarios a los Estados Unidos se prolonguen de manera indefinida.

Tiene el sector agropecuario la posibilidad de sumar a su mercado ahora más de 300 millones de posibles compradores y con un mayor poder de compra que en el mercado panameño.

Esto es en cuanto a potencialidades. Un solo ejemplo es la apertura para toda la producción de etanol obtenido de la caña de azúcar que podamos producir y exportar para los consumidores de combustible en los Estado Unidos, sin dejar de producir azúcar para los consumidores panameños, sino ampliando la producción de caña.

Panamá presenta algunas otras ventajas para la producción agropecuaria, sólo por mencionar una de ellas, no estamos sujetos a las variaciones de las cuatro estaciones, lo que facilita que algunos productos se puedan producir durante todo el año y ofertar de manera constante dichos productos, lo que debe generar empleos permanentes y no sólo estacionales.

Corresponde ahora preparar o poner en marcha programas de apoyos para promover las inversiones en incremento de la productividad en la producción, el procesamiento, el transporte y la comercialización de los productos para atender tanto el mercado nacional como el mercado que ahora se consolida.

Las tecnologías existen, los recursos financieros también, los hombres y mujeres dedicados a la producción agropecuaria tienen conocimientos y les falta mejores mecanismos de apoyos para lograr los incrementos en productividad. Ya se habían diseñado algunos de esos mecanismos necesarios para lograr los saltos tecnológicos, como apoyos en sistemas de riegos, mejoramiento genético, procesos y transformaciones de la producción.

Estamos pasando de una aspiración a una oportunidad, depende de nosotros todos que podamos aprovecharla para traducir los resultados de la negociación en beneficios.

Estoy convencido que lo podremos lograr, así como ya vemos los logros con el Canal de Panamá.