Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Economía

Persistirá sobreprecio de energía eléctrica

PANAMÁ.. Mientras la discusión por el establecimiento de nuevas hidroeléctricas en la comarca Ngäbe Buglé vuelve a poner en vilo al país...

PANAMÁ.. Mientras la discusión por el establecimiento de nuevas hidroeléctricas en la comarca Ngäbe Buglé vuelve a poner en vilo al país, el mercado eléctrico panameño permanece con un sobreprecio de cerca de 90 millones de dólares en la energía que ofertan las generadoras locales.

La situación la puso en evidencia hace varias semanas el secretario Nacional de Energía, Juan Urriola, al hacer público un proyecto que modificaría la Ley 6 de 1997 —que regula el mercado energético de Panamá tras las privatizaciones— y que tras la propuesta indígena de eliminar las hidroeléctricas de la comarca pareciera haber quedado congelada.

Conocedores del mercado, como Fernando Aramburú Porras explicaron que el sobreprecio se dio tras la no contratación del Gobierno —quien es intermediario entre los generadores y las distribuidoras que compran la energía— a corto plazo del 100% de la electricidad que requería el país, en la actualidad. Relató, además, que este error a veces es común, incluso en los países más desarrollados.

Luego de no darse los contratos, las distribuidoras acudieron independientemente al mercado ocasional o el spot, donde compraron la energía a las generadoras expuesta a precios cambiantes, en un espacio comercial donde ha llegado a oscilar el Megawatts (MW) en $125 o hasta los $240. (Ver tabla Precios de Electricidad).

Para el 2012, la proyección de la demanda de energía en el país estaría en 1,323.6 MW

y la oferta está estimada en 1,894 MW.

VERSIÓN OFICIAL

Según estimaciones de la Secretaría Nacional de Energía, de no arreglarse la distorsión del mercado o no contratarse el 100% de la energía entre los actores ayudados con el proyecto de ley con los años, el subsidio que da el Estado a los consumidores para la energía, que hoy se estima en $100 millones pasaría hasta $300 millones. En ese punto, los organismos internacionales verían mal a Panamá, comentó Urriola, antes de dejar congelado el tema a finales de enero pasado.

Para Aramburú Porras no es necesario modificar la Ley 6 de 1997, sino sólo procurar un arreglo entre las partes del mercado e intentar hacer los contratos de energía en adelante a largo plazo.