Temas Especiales

31 de May de 2020

Economía

Los intereses detrás de las tierras de Barú

PANAMÁ. El interés por controlar los terrenos de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles, R.L. (Coosemupar) crece. Pol...

PANAMÁ. El interés por controlar los terrenos de la Cooperativa de Servicios Múltiples de Puerto Armuelles, R.L. (Coosemupar) crece. Políticos, empresarios, productores y extrabajadores de la cooperativa se disputan el título de propiedad de 5,600 hectáreas en el distrito de Barú, provincia de Chiriquí.

Las fichas ya están echadas y el Gobierno decidió expropiar las tierras para luego entregar una parte (2,476 hectáreas) a los extrabajadores, la otra parte irá a subasta (3,124 hectáreas). Justo lo que temían los pequeños productores.

Todo empezó con la liquidación de la Coosemupar R.L. en 2010 (por 19.5 millones de dólares). Las tierras quedaron en el olvido. Posteriormente, el Gobierno decidió entregarlas a los extrabajadores.

La Autoridad Nacional de Administración de Tierras (Anati) realizó un censo para determinar entre los exempleados de la Coosemupar —a quienes les correspondía una hectárea— la selección voluntaria de la parcela.

Hasta el momento, la Anati ha censado a 2,226 exempleados. Unos 1,520 escogieron la hectárea de forma individual y una minoría de 706 extrabajadores seleccionó las parcelas en colectividad.

ANTECEDENTES

El 22 de enero de 2002, el entonces diputado del partido Panameñista Osman Gómez envió a la presidenta Mireya Moscoso una carta en la que sugería —entre otras cosas— que ‘sería un error otorgar una empresa tan valiosa a los trabajadores que no tienen los conocimientos técnicos, administrativos, de comercialización ni la capacidad para sacar adelante esta valiosa empresa’.

En la carta, Gómez hacía referencia al traspaso de operaciones de la Chiriqui Land Company a la Coosemupar, R. L.

No obstante, el hoy diputado por el Molirena felicitó, el 11 de julio último, al presidente de la República, Ricardo Martinelli, porque el tema de los obreros de la Coosemupar tuvo una importante consulta a través de la Anati.

Según Gómez, ‘la colectividad en el área se ha impuesto...’. Agregó que ‘es muy importante que la Anati proceda, lo más rápido posible, a deslindar y a subsanar las tierras para que eso realmente sea muy importante para el beneficio de nuestra gente en el distrito de Barú’.

Pero según extrabajadores y productores, el diputado oficialista Gómez trabaja junto al empresario David Ochy para convencer a los productores de que les cedan sus tierras, con el fin de cultivar plátano para la exportación.

La Estrella trató de localizar vía telefónica a Gómez y a Ochy, para conocer sus puntos de vista, pero los esfuerzos fueron infructuosos.

En tanto, Eduvígido Lezcano Espinosa, representante de un grupo de extrabajadores de la Coosemupar que apoyan la individualidad, denunció que muchos baruenses están siendo utilizados por Gómez y Ochy, quienes ‘se aprovechan de las necesidades’.

Según Lezcano, ‘el presidente (Ricardo Martinelli) había prometido que las tierras iban a ser repartidas entre los extrabajadores de forma individual, pero Gómez tergiversó la decisión e introdujo la colectividad’.

Ahora —asegura Lezcano— ‘tenemos problemas entre los extrabajadores’, pues ‘los que eligieron la colectividad ahora formaron la Asociación Agraria de Transformación del Barú (Astbaru), la que se ha encargado de regalar bicicletas para formar parte del grupo que trabajará con Ochy, y el otro grupo está hablando con la transnacional Del Monte, pero requieren la carta de intención de compra’.

Para Lezcano, el interés de Ochy es introducir maquinaria en cuatro fincas bananeras (Jabillo, Blanco, Majagua y Bogamani). Cada finca tiene unas 300 hectáreas.