25 de Sep de 2022

Economía

Pulseo por modificación de las acciones al portador

PANAMÁ. El sector bancario espera ansiosamente que el Gobierno modifique el uso de las sociedades anónimas en estructuras operativas par...

PANAMÁ. El sector bancario espera ansiosamente que el Gobierno modifique el uso de las sociedades anónimas en estructuras operativas para así consolidar la salida del país de la lista gris de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE). Por contraparte, algunos abogados panameños se oponen a la modificación del sistema de sociedades y, especialmente, a la inmovilización de las acciones al portador.

El 24 de septiembre, Jaime Moreno, presidente de la Asociación Bancaria de Panamá declaró que su sector está inquieto porque organismos internacionales rechazan financiar a las empresas con sede o holding en el país.

Por otro lado, abogados recalcan que Panamá debe hacer valer su soberanía y no ceder ante presiones internacionales que perjudiquen su centro financiero.

El día de ayer, el Gilberto Boutin, Decano de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá (UP), presentó el estudio comparativo del Director del Centro de Gobierno y Políticas Públicas de la Universidad de Griffith en Australia, Jason Sharman, sobre el régimen de sociedades anónimas y acciones al portador. Este trabajo evaluó el marco jurídico y reglamentario de jurisdicción de la OCDE como la aplicación de las normas en la práctica según los Informes de Evaluación Mutua del Grupo de Evaluación Financiera Internacional (GAFI).

Según Sharman, 20 de 34 estados miembros de la OCDE permiten acciones al portador y, por ende, que Panamá no las inmovilice es una práctica típica de la organización. Añade que los estudios muestran que, en la práctica, los Proveedores de Servicios Corporativos (PSC) panameños sí cumplen con los estándares internacionales en mayor medida que otros miembros de la OCDE. Los PSC nacionales imponen el requisito de ‘Conocer al Cliente’ mientras que países prominentes como Estados Unidos omiten la regulación de sus proveedores o no imponen el deber de conocer a los dueños beneficiarios de las compañías.

El pulseo entre el sector bancario y el de abogacía es evidente. El Ministro de Economía y Finanzas, Frank De Lima, asegura que hay una oposición por parte de los abogados (es el único grupo que se está oponiendo a este tema) ya que los bancos y los gremios han salido públicamente a decir que el gobierno nacional tiene que tomar las medidas necesarias para no volver a caer en una lista discriminatoria.

Por otro lado, Boutin indicó que las reglamentaciones internacionales han causado daño en Panamá. Por culpa de las regulaciones, la banca triple A emigró de Panamá. ‘El Lloyds Bank se fue, el Swiss Bank Corporation y el UBS Bank, también. La remoción de las sociedades anónimas afectarán al sector secretarial, a los registros públicos y al desarrollo de la abogacía’, agregó.

Según Oswaldo Fernández, catedrático de la UP, las 40 mil sociedades al año que se conforman en el país generan, en base a un estudio del abogado Eduardo Morgan Jr., ingresos de aproximadamente 300 millones de dólares. De este monto, el 50% se destina al pago los impuestos y los otros 150 millones de dólares van a los abogados.

Si bien el sistema actual de sociedades genera ingresos significativos, Moreno asegura que, aunque Panamá ha dado pasos importantes para salir de la lista gris, el uso de acciones al portador ha frenado su pase a la segunda etapa.

‘La revisión parital debió hacerse en marzo pasado, pero al no resolverse el tema de estas acciones las autoridades pidieron una extensión para este mes. Sin embargo, después se pidió una nueva pospuesta para febrero de 2013’, comentó.