Temas Especiales

27 de May de 2020

Economía

‘Obama debe castigar a Japón’

WASHINGTON. El presidente Barack Obama debe decirle al nuevo gobierno de Japón que los Estados Unidos tomarán represalias por las políti...

WASHINGTON. El presidente Barack Obama debe decirle al nuevo gobierno de Japón que los Estados Unidos tomarán represalias por las políticas destinadas a debilitar el yen, dijo un grupo que representa a Ford Motor Co., General Motors Co. y Chrysler LLC.

El Partido Democrático Liberal de Japón, que el mes pasado llegó al poder, ha permitido que el yen continúe declinando contra el dólar, lo que encarece las exportaciones estadounidenses de autos, dijo ayer el Consejo de Política Automotriz en una declaración.

‘Instamos al gobierno de Obama a aclararle a Japón que esas políticas son inaceptables y que se tomarán medidas al respecto’, dijo en la declaración Matt Blunt, ex gobernador republicano de Missouri y presidente del grupo sectorial, que tiene sede en Washington.

Las compañías automotrices de los Estados Unidos han dicho que la subvaluación del yen distorsiona el comercio y afecta el crecimiento del empleo para los industriales estadounidenses. El grupo ha dicho que debe impedirse a Japón sumarse a las conversaciones comerciales de la región del Pacífico, en las que participan los Estados Unidos, hasta que el mercado automotriz del país asiático se abra más a la competencia extranjera.

El yen ha declinado 14% contra el dólar desde el 13 de septiembre y cayó al nivel más bajo en 30 meses contra la moneda estadounidense el 10 de enero. El primer ministro, Shinzo Abe, ha afirmado que debilitará el yen para impulsar el crecimiento económico de su país.

Japón está ‘decidido a repetir las políticas del pasado de ‘empobrecer al vecino’’, dijo Blunt. El grupo le escribió a Obama tres días antes del inicio de su segundo mandato. Su gobierno rescató a General Motors y a Chrysler en 2010 y ha hecho de Asia el centro de la política comercial estadounidense.

‘Queremos que el yen esté en un nivel apropiado’, dijo ayer por teléfono Hirokazu Furukawa, un vocero de la Asociación de Fabricantes de Automóviles de Japón. Se negó a hacer comentarios sobre la declaración del Consejo de Política Automotriz de los Estados Unidos.