Temas Especiales

19 de Apr de 2021

Economía

Advierten posible colapso en estructura de subsidios

PANAMÁ. En cuatro años (2010 - 2013) el gobierno ha desembolsado $4,394.6 millones en ayudas de carácter asistencial, lo que en promedio...

PANAMÁ. En cuatro años (2010 - 2013) el gobierno ha desembolsado $4,394.6 millones en ayudas de carácter asistencial, lo que en promedio representa $1,098.5 millones por año, es decir, una cifra que es similar a los aportes del Canal de Panamá. Un grupo de economistas consultados por La Estrella considera que los subsidios deben bajar gradualmente para evitar convertirse en insostenibles.

¿Qué se subsidia en Panamá? Casi todo. Hay apoyos económicos para la compra de viviendas, para los adultos mayores, para los estudiantes, para los discapacitados, para las familias que viven en pobreza extrema, para las exportaciones y hasta para los partidos políticos.

Los más conocidos son los que ‘supuestamente’ están destinados para aliviar las cargas de los hogares. (proyecciones para el 2014, en millones de dólares): Beca Universal, 126.4; Red de Oportunidades, 47.5; Fondo Solidario de Viviendas, 22.5; Asistencia a adultos mayores de 70 años, 122.4; subsidios eléctricos, 100; gas licuado, 90; Bonos nutricionales, 7.2; útiles escolares gratuitos, 40.0; y el programa Ángel Guardián, 20.6; lo que en conjunto asciende a 576.6 millones de dólares.

Sin embargo, el monto total de los subsidios podría sobrepasar los mil millones de dólares, tomando en cuenta los del agro, las empresas y la seguridad social. Ver cuadro

En 2010 los subsidios representaron $951.1 millones. Para el 2011 aumentaron a $1,167.5 millones. A 2012 llegaron a $1,251.2 millones, aunque, para 2013 su monto se redujo a $1.024.8 millones, de acuerdo a cifras del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF).

Para el economista, Horacio Estribí, los subsidios no están logrando su objetivo porque la pobreza no se ha reducido sustancialmente. Sin embargo, los números revelan que los pobres pasaron de ser un 33.4% en 2009 a un 25% en 2012.

A pesar de esto, las ayudas no contribuyen a solucionar los problemas sociales porque no están bien focalizados porque los beneficiarios no siempre son las personas que lo necesitan, , aseguró el economista Eloy Fisher. Por ejemplo, el programa del fondo solidario de viviendas está destinado a la clase media porque la baja ‘no es sujeta a crédito’, dijo Estribí. En el caso de los subsidios para el gas y para la electricidad no sólo se ven beneficiadas los pobres.

Aparte de esto, los subsidios están creando ‘una dependencia’, a juicio de Fisher. Aunque, el economista y estadista Nicolás Ardito Barleta no piensa igual. Para este economista se justifican los subsidios cuando son una inversión en el ser humano. Desde esta perspectiva, la Beca Universal, los 100 a los 70 y la Red de Oportunidades cumplen con este propósito porque mejorar la capacidad permanente del ser humano.

CONCLUSIONES

Sin embargo, Barleta considera que existen otros que sólo estimulan el consumo sin mejorar la condición de las personas, ‘el gas, el transporte y la electricidad no son una inversión’.

Al final, el grupo de economista coincide en que los subsidios no son una transferencia de dinero sino un beneficio que ayude a la población más vulnerable a salir de la pobreza. ‘Por ahora, sólo representan un 7% del presupuesto del Estado’, dice Barleta. Pero la tendencia futura ‘es a aumentar’, concluye Estribí.

Advierten que estos deben estar enfocados a las personas que realmente lo necesiten y no a la población en general. Aparte de esto, los subsidios deben estar condicionados a la generación de ingresos de las personas que se están beneficiando.

Aunque, reducirlos es casi imposible porque traería un costo político, ¿qué gobierno se atreverá a dar el paso para bajarlos?