Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Economía

No hay más dinero para producir armas

WASHINGTON. Los proveedores del departamento de Defensa advirtieron que están a pocos días de tener que enviar a miles de trabajadores a...

WASHINGTON. Los proveedores del departamento de Defensa advirtieron que están a pocos días de tener que enviar a miles de trabajadores a licencia forzosa si el cierre del gobierno estadounidense se prolonga, provocando un alto en la producción de armas.

La ausencia de acuerdo en el Congreso para aprobar el presupuesto para el nuevo año fiscal afectó en forma importante los contratos militares porque el Pentágono no dispone de fondos para realizar las inspecciones obligatorias y auditorías del material bélico.

Sin inspecciones, los contratistas militares no pueden mantener la fabricación de aviones, buques, submarinos y otras armas, aunque tengan fondos de previos contratos.

SENTIDO DE URGENCIA

Luego de cuatro días de cierre, la ‘industria experimenta un problema urgente que debe ser resuelto’, según la Asociación de industrias aeroespaciales y la Asociación nacional de industrias de defensa.

En una carta dirigida al jefe del Pentágono, Chuck Hagel, a la que tuvo acceso la AFP, los grupos de presión afirman que ‘la preocupación más inmediata es la ausencia de inspectores de la Agencia administradora de contratos de defensa’.

Los grupos avirtieron que ‘el proceso de producción debe detenerse si no se realizan esas inspecciones y certificaciones’.

El grupo de defensa estadounidense Lockheed Martin, un importante proveedor del Pentágono, anunció el viernes que enviará a 3,000 personas de vacaciones forzadas a partir del próximos lunes.

En un comunicado, la firma con sede en Maryland, advierte que el número de empleados suspendidos de sus funciones debería aumentar cada semana si el bloqueo en Washington por el presupuesto se prolonga más tiempo.

Otro importante proveedor del Pentágono, el grupo industrial United Technologies (UTC), anunció una medida similar el lunes. La decisión que afectó a alrededor de 2,000 trabajadores de su división de aviación militar, y UTC también previno que la cifra podría subir hasta las 5,000 personas a noviembre de este año.

El fabricante de aviones Boeing, que necesita inspectores militares y civiles para certificar sus aparatos, dijo en un comunicado que planea un número no especificado de ‘licencias limitadas de empleados en algunas áreas’.

LA PUNTA DEL ICEBERG

Todos los contratistas son afectados por la suspensión de las inspecciones del Pentágono, dijo Dan Stohr, portavoz de la Aerospace Industries Association.

‘Si el cierre continúa, esto puede ser solamente la punta visible del iceberg’, advirtió el portavoz.

La carta de los industriales de defensa al jefe del Pentágono también expresa la preocupación de los fabricantes por la eventual suspensión de actividades del Servicio de Contabilidad y Finanzas de Defensa, que supervisa los pagos de algunos contratos.

‘El impacto sobre las líneas de crédito para las pequeñas empresas podría ser importante a corto plazo’, señala la misiva.

ANÁLISIS

Analistas del sector advierten que hacia el fin de la semana próxima, decenas de miles de empleados en la industria de la defensa podrían encontrarse sin trabajo hasta que el Congreso acuerde continuar financiando las actividades gubernamentales.

‘Veremos multiplicarse los envíos al seguro de paro, comenzando por el sector militar, pero extendiéndose posiblemente al civil, si el cierre continúa’, dijo Richard Aboulafia, vicepresidente de Teal Group Corporation, firma que asesora a empresas aeroespaciales.