Temas Especiales

27 de Feb de 2021

Economía

Oídos sordos para el Nobel de Economía

ESTOCOLMO. El Premio Nobel de Economía, que se anunciará hoy, dará a uno o varios economistas un gran prestigio, pero ninguna garantía d...

ESTOCOLMO. El Premio Nobel de Economía, que se anunciará hoy, dará a uno o varios economistas un gran prestigio, pero ninguna garantía de ser escuchados por los responsables de la política económica, que desdeñan o no llegan a aplicar sus teorías.

El galardón, que oficialmente se denomina ‘Premio del Banco de Suecia en Ciencias Económicas en memoria de Alfred Nobel’, se atribuirá hoy a las 11H00 GMT, en Estocolmo.

Los economistas estadounidenses son, una vez más, los grandes favoritos. Los diez últimos años, 17 de los 20 galardonados eran norteamericanos. Tras premiar en 2012 la teoría de los juegos, un campo secundario en la ciencia económica, el jurado podría este año volver a recompensar a estudiosos de cuestiones más centrales de la macroeconomía.

En este caso, Robert Barro y Paul Romer, que han trabajado sobre el crecimiento, tendrían muchas opciones. Pero si el jurado opta más bien por la finanza, estarían mejor situados Eugene Fama y Kenneth French, teóricos de los mercados.

En el jurado hay seis profesores suecos de universidad. El Nobel de Economía ‘está reconocido como el súmmum de la realización intelectual en las ciencias económicas’, según Avner Offer, profesor de historia económica en la Universidad de Oxford. Sin embargo, este reconocimiento no los convierte en los mejores consejeros de quienes toman decisiones económicas. ‘Toda la investigación económica recompensada por el Nobel no es aplicable por parte de quienes hacen la política económica. Si acaso sólo en casos muy específicos, como la investigación sobre el funcionamiento de los mercados’, explica Jan Häggström, jefe del banco sueco Handelsbanken.