Temas Especiales

28 de May de 2020

Economía

Expectativas económicas por nuevo gobierno

La promesa que más votos le sumó a Varela fue reducir el costo de la canasta básica. ¿Cómo la cumplirá?

Con el advenimiento del nuevo gobierno se generan una gran cantidad de expectativas con relación al cumplimiento de las promesas.

Sin lugar a dudas la mayor expectativa gira en torno a congelar 22 artículos de la canasta básica de alimentos, con la cual el nuevo presidente señaló que ‘pondrá cada mes $58 en sus bolsillos’. Esto le significó un número importante de votos, sin embargo lo que realmente genera expectativas es saber cuál será el mecanismo que utilizará para cumplirlo.

La experiencia ha demostrado que el control de precios es una herramienta de política económica que sólo se puede aplicar en condiciones en las que el gobierno tiene un control efectivo de las variables involucradas en esta decisión ya que de lo contrario, esta medida usualmente se traduce en la falta de interés de producir o vender a los nuevos precios que no cumplen con las altas expectativas de ganancias de los empresarios por lo cual lo que se genera en última instancia es el desabastecimiento de los productos de los cuales se esperan congelar sus precios.

Esta disminución de la oferta de productos cuyos precios se han congelado, choca con un incremento de la demanda de los mismos, lo cual se traduce por el contrario en un incremento real de los precios de estos artículos. Como esta medida se ha anunciado como temporal, podría significar que una vez levantada la medida, los precios tiendan a ser mayores de lo que eran antes de implementarse la misma. La experiencia previa incluso al anuncio tan esperado es que se ha generado una impresionante alza generalizada en los precios de los artículos de consumo popular, más allá incluso de solo los que se esperan congelar.

Tal vez los empresarios que especulan con los precios de los alimentos se sientan complacidos con estas advertencias, creyendo que sus prácticas negativas son intocables, nada más alejado de la realidad, ya que aunque el control de precios es cuestionable, existen otras alternativas que veremos en otro artículo que pueden acabar con la nefasta práctica de vender a los consumidores a precios exagerados los alimentos que compran a los productores a precios ridículos.

Otra situación que genera una gran incertidumbre consiste en conocer como el nuevo gobierno enfrentará el reto de cumplir promesas de campaña altamente costosas tales como el programa 100/0 y la construcción de las líneas 2 y 3 del metro incluyendo la construcción de un nuevo puente sobre el canal, ahora que se ha comenzado a experimentar una desaceleración en el crecimiento de la economía, aunado al hecho que se espera que el Canal de Panamá aporte en los próximos cinco años, cerca de B/. 3,000 millones menos de lo estimado inicialmente y al escenario en el cual los ingresos tributarios del primer trimestre de este año se encuentra 200 millones debajo de lo presupuestado. Adicionalmente al escenario económico que enfrentará el nuevo gobierno, este deberá hacer uso del mayor ingenio fiscal para manejar la herencia de una deuda pública cercana a los 20 mil millones, la cual no incluye más de 2 mil millones de proyectos de llave en mano ni la deuda de empresas como ENA y Aeropuerto de Tocumen entre otras.

¿Cómo cumplir con estas promesas electorales sin seguir el ejemplo del camino fácil utilizado por el actual gobierno de incrementar los impuestos para financiar otro nuevo programa de inversión pública sumamente costoso? es la pregunta que nos hacemos los analistas en Panamá.

ECONOMISTA Y EX PRESIDENTE DEL COLEGIO DE ECONOMISTAS