Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Economía

¿Se acerca el fin de la confidencialidad?

Bancos panameños, listos para implementar el FATCA. El intercambio de información automático con EEUU es el camino a seguir para otros

Hoy entra en vigor la ley de Cumplimiento Fiscal de Cuentas en el Extranjero (FATCA, por sus siglas en inglés). Esto significa que los bancos de todo el mundo deben rendir periódicamente los datos de los clientes sujetos al fisco estadounidense. Panamá está obligada a apegarse a esta norma que se será el ‘inicio del fin de la confidencialidad bancaria’, según Julio Aguirre, coordinador de la Comisión de Prevención de Lavado de Dinero de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP).

Los bancos panameños ‘estamos superlistos para empezar a atender esta norma’, aseguró Carlos Troestch, presidente de la ABP. Hay 451 entidades financieras dispuestas a compartir información de sus cuentahabientes con el fisco estadounidense, según el sitio web oficial del Internal Revenue Service (IRS) de Estados Unidos.

No obstante, aún hay detalles que afinar. Se está listo para hacer ‘diligencias y reportes de las cuentas, pero no para hacer retenciones de impuestos’, precisó.

La retención de impuestos es una segunda etapa de esta norma, cuyos lineamientos fueron establecidos durante las negociaciones del acuerdo de intercambio de información fiscal entre Panamá y Estados Unidos. Esto procedería cuando un ciudadano estadounidense no estuviese cumpliendo con el pago de sus tributos al fisco. En este caso, los bancos panameños tendrían que convertirse en agentes de retención, transfiriendo el 30% del capital e intereses correspondientes.

El cumplimiento del acuerdo FATCA supone un enorme esfuerzo para la plaza financiera panameña porque una de las ventajas que ha contribuido al crecimiento del Centro Bancario Internacional ha sido la confidencialidad del cliente, sumado a la estratégica posición geográfica y al manejo del dólar, detalló Aguirre.

La política de confidencialidad parece estar condenada a desaparecer por las presiones internacionales. La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) está creando un modelo similar al FATCA llamado CATCA. Este acuerdo ‘sigue el criterio de FATCA, pero para los miembros de la OCDE’, explicó Aguirre. Significa que otros países implementarán el intercambio de información automático.

‘La medida de la OCDE será bien recibida por aquellos países que no tienen un centro financiero, pero para Panamá sería muy mala’, afirmó el presidente de la ABP. ‘La confidencialidad es un derecho de los humanos’, concluyó Troestch.

Sin embargo, el jefe de ABP admite que el país debe cerrar algunas brechas. Cuando se trata de información para casos ‘judiciales y legales’.

Panamá no forma parte de la OCDE, ‘por lo que habría que esperar el llamado de cada país para acogerse a una negociación’ de intercambio de información, añadió Julio Aguirre.