17 de Sep de 2021

Economía

Europa se reunirá por crisis de empleo

Ante un crecimiento económico ‘débil’ y altas tasas de desempleo, los gobernantes se reunirán buscando una ‘relajación’ presupuestaria

El presidente francés, François Hollande, y el primer ministro italiano, Matteo Renzi, intentarán suavizar la presión presupuestaria de la Unión Europea (UE) en una cumbre del bloque en Italia sobre ‘crecimiento y empleo’ el 6 de octubre, propuesta ayer sábado.

‘Hemos apoyado la propuesta del presidente del Consejo italiano, Matteo Renzi, de celebrar una cumbre de la Unión Europea en Italia el 6 de octubre sobre el tema del crecimiento’ y con el empleo en el centro de las prioridades, declaró Hollande.

La cumbre de Italia ‘estará seguida por una cumbre de la zona euro, que yo mismo he propuesto, si nuestros socios la aceptan’, añadió Hollande.

Los jefes de Estado y de Gobierno no tenían previsto abordar en Bruselas cuestiones económicas, ya que el principal punto del día fue la nominación de los futuros altos representantes y presidentes del Consejo Europeo, así como la situación en Ucrania, Irak y Gaza.

La prioridad para Hollande es evocar un contexto económico europeo ‘preocupante’ marcado por ‘una reactivación demasiado débil, una inflación especialmente baja’ y un ‘desempleo demasiado alto’.

Un año después de salir de la recesión, el crecimiento de la zona euro fue nulo en el segundo trimestre del año, con una tasa del 0%, y los Dieciocho se enfrentan al riesgo de la deflación.

La prioridad es ‘hacer que Europa se dirija más hacia el crecimiento y el empleo’, dijo Hollande, que busca ‘una relajación de la política monetaria’ y más ‘flexibilidad’ en la reducción de los déficit presupuestarios.

A mediados de agosto, el ministro galo de Finanzas, Michel Sapin, reconoció que Francia no alcanzará el objetivo de reducción de su déficit público hasta el 3.8% del PIB este año, ni el 3% que establecen las leyes europeas el año que viene.

Renzi se pronunció en términos similares: ‘Italia y otros países quieren respetar todas las reglas, pero tenemos que destacar la importancia del crecimiento’. No es la primera vez que París y Roma intentan suavizar la presión presupuestaria europea, pero hasta ahora siempre se han topado la oposición de Angela Merkel.

Los dos líderes esperan que Alemania, cuya economía se redujo un 0.2% de su PIB en el segundo trimestre, sea ahora más sensible a los deseos de sus colegas europeos.

El vicecanciller alemán, el socialdemócrata Sigmar Gabriel, dijo ayer que comparte las preocupaciones de Hollande y Renzi. ‘Las políticas de Europa deben estar más concentradas en el crecimiento y el empleo’, declaró.

Sin embargo, no es Gabriel quien determina la política económica de Berlín, sino la canciller Merkel y su ministro de Finanzas, Wolfgang Schauble, que el jueves pasado pidió de nuevo al Gobierno francés que mantenga sus compromisos de reducción de déficit.