Temas Especiales

24 de Oct de 2020

Economía

España mejora su perspectiva de crecimiento

La OCDE indica que la recuperación económica se acelerará ‘paulatinamente’ en España durante los próximos dos años

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) ha mejorado sus previsiones para España y augura un crecimiento del 1.2% del PIB este año y del 1.6% el que viene, aunque advierte de que la situación económica ‘sigue siendo frágil’ por el elevado endeudamiento público y el desempleo.

Por esas razones, la OCDE pide al país que adopte medidas adicionales para impulsar el crecimiento en su informe bienal relativo a España, que presentó ayer en Madrid el secretario general de dicho organismo internacional, el mexicano José Ángel Gurría, acompañado por el ministro español de Economía, Luis de Guindos.

Antes, el rey Felipe VI se reunió con Gurría para examinar las perspectivas económicas de España del organismo internacional, que aumentó en dos décimas y en una décima, respectivamente, sus estimaciones de crecimiento económico para 2014 y 2015, de la misma forma que revisó a la baja la tasa de desempleo, que para 2014 la sitúa en el 24.6% y para 2015, en el 23.6%.

En su informe bienal, la OCDE indica que la recuperación económica se acelerará ‘paulatinamente’ en España durante los próximos dos años, empujada por una creciente contribución de la demanda interna.

HOJA DE RUTA

‘La mejora del mercado laboral y el aumento de la confianza favorecerán el consumo privado, mientras que la mejora de las perspectivas económicas y la fortaleza de las exportaciones deberían impulsar la inversión", según el informe.

La OCDE estima que el consumo privado crecerá el 2.1% y el 1.8%, respectivamente, en estos dos próximos años, frente al 1% que preveía anteriormente para ambos ejercicios, a la vez que critica que el coste de financiación siga siendo elevado.

El organismo valora las reformas económicas acometidas por el Gobierno de Mariano Rajoy y considera que ‘pueden impulsar la actividad más de lo esperado’, pero alerta de que la consolidación fiscal, el endeudamiento del sector privado y las restricciones de financiación seguirán frenando la actividad.

DÉFICIT

Al respecto, los objetivos de déficit público correspondientes a todas las administraciones públicas, los mantiene en el 5.5% del PIB para 2014, y en el 4.5% del PIB para 2015, en este último caso tres décimas por encima de los objetivos.