Temas Especiales

28 de Oct de 2020

Economía

Telefónica fomenta el intercambio social y cultural

En el 2014, Fundación Telefónica invirtió en Centroamérica más de 9.5 millones de dólares para la escolarización de niños

Con una inversión de más de 9.5 millones de dólares, la Fundación Telefónica, a través de su programa de Responsabilidad Social Empresarial denominado ‘Vacaciones solidarias internacionales’, contribuyó con iniciativas en Centroamérica, en las cuales Panamá también estuvo presente.

El programa, que consiste en donar dos semanas de las vacaciones del voluntario, llevó a Elssie Rodríguez, administradora de la Base de Datos de Telefónica Panamá, a la ciudad de Quito, en Ecuador, y a Eduardo García Torrazza, experto en marketing , a la ciudad de San José de Cúcuta, en Colombia.

Tanto Rodríguez como García Torrazza participaron en la ejecución de proyectos centrados en la educación, adecuación de las instalaciones de centros educativos y atención a niños de exclusión social en donde se benefician unas mil personas.

EL PROGRAMA

Este año, el programa recibió un total de 596 voluntarios de todo el mundo, de los cuales seleccionó a 100 personas de la organización para la ejecución de ocho proyectos en cinco países de la región, Colombia, Perú, Ecuador, Chile y México.

Algunos de los proyectos insignia de este año fueron dirigidos a contribuir a la escolarización de niños y niñas trabajadores, apoyar la innovación educativa, promover el emprendimiento laboral de los jóvenes e impulsar en la niñez y juventud las competencias necesarias para que vivan en un mundo digital.

‘Vacaciones solidarias internacionales’ es un programa donde los colaboradores ofrecen dos semanas de sus vacaciones para contribuir con una labor social en el extranjero, haciéndose cargo la Fundación de todos los gastos.

IMPACTO

En Centroamérica, los proyectos de Fundación Telefónica han llegado a más de 88 mil niños y jóvenes, a quienes les acompañan en su proceso de construir un proyecto de vida integral y romper círculos de pobreza.

El reto de la fundación es llevar el programa a las prácticas innovadoras en educación a más beneficiarios.