25 de Feb de 2020

Economía

A más agricultura familiar, menos hambre

Nueve de cada diez de los 570 millones de explotaciones agrícolas en el mundo están gestionadas por familias

A más agricultura familiar, menos hambre
A más agricultura familiar, menos hambre

Las explotaciones agrícolas familiares, que producen alrededor del 80% de los alimentos del planeta, son ‘vitales para solucionar el problema del hambre’ que afecta a más de 800 millones de personas, dice un estudio de la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) divulgado mundialmente ayer.

El estudio invita a la comunidad internacional a considerar a los cerca de 500 millones de campesinos con fincas familiares como ‘agentes’ de la lucha contra el hambre.

‘Nueve de cada diez de los 570 millones de explotaciones agrícolas en el mundo están gestionadas por familias’, subraya el estudio de la FAO.

‘Esos campesinos no constituyen un problema, al contrario son parte de la solución y deben ser los protagonistas del cambio’, aseguró el director general de la FAO, el brasileño José Graziano da Silva.

Las llamadas ‘explotaciones familiares’ son también los custodios de un 75 por ciento de los recursos agrícolas mundiales, y por ello son decisivas para garantizar la sostenibilidad ecológica y mantener los recursos.

Para responder a ese desafío, los agricultores familiares deben innovar, aprender lo que la agencia de Naciones Unidas llama ‘la intensificación sostenible’ y cerrar las brechas entre rendimiento y productividad.

Las grandes explotaciones de 50 hectáreas —incluyendo muchas granjas familiares— ocupan dos tercios de las tierra agrícolas del mundo, indica el estudio.

Las explotaciones pequeñas producen, por lo tanto, una mayor proporción de alimentos a nivel mundial en relación al porcentaje de tierras que utilizan, ya que tienden a obtener mayores rendimientos que las granjas más grandes.