Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Economía

Fraude de tarjetas sube en un año $1.5 millones

Los criminales migran a Panamá para ejecutar estos delitos. El chip electrónico, la clave para evitar la clonación

Fraude de tarjetas sube en un año $1.5 millones
Las tarjetas de débito permiten controlar el gasto.

La clonación de tarjetas de crédito y claves está en aumento. ‘El año pasado, las pérdidas por fraude alcanzaron 4.5 millones de dólares. La cifra representa un incremento de 1.5 millones de dólares, con relación al año 2012’, explicó Milton Scarfullery, presidente del Cómite de Fraude de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP).

Scarfullery indicó que el creciente aumento en los fraudes de tarjetas es consecuencia de una migración de organizaciones criminales sudamericanas a Panamá, donde aún no terminan de implementarse tecnologías de punta como chip, que reducen considerablemente los riesgos, aseguró Santiago Herrera, coordinador de la Comisión de Seguridad Bancaria de la ABP.

‘Los clonadores buscan países donde no se ha implementado la tecnología chip para venir a cometer los fraudes con tarjetas copiadas en otros países’, agregó Scarfullery. ‘Panamá debe avanzar en la migración del chip para evitar el riesgo de fraude’, añade Herrera.

Sin embargo, hay una creciente ola de delincuentes nacionales que ha empezado a copiar esta modalidad de delito, detalló Damaris Rodríguez, jefa de la Sección de Hurto de Alto Perfil de la Dirección de Investigación Judicial (DIJ) de la Policía Nacional de Panamá.

En Panamá casi todas las semanas se captura a personas realizando clonaciones de tarjetas. ‘El caso más reciente fue ayer —martes— cuando se capturó a dos personas en un hotel de la localidad’, señaló el presidente de la Comisión de Fraude de la ABP.

Los sectores de Bella Vista y San Francisco es donde se registran con frecuencias estos delitos, añadió Rodríguez.

CHIPS CONTRA FRAUDES

La clave para combatir y minimizar el riesgo de estos delitos está en el uso de los chips electrónicos en las tarjetas bancarias. Este sistema activa un proceso que puede detectar, en segundos, si la tarjeta ha sido copiada o robada al introducirse en las terminales y teclearse el número pin. La información colectada por el chip se transmite de inmediato al banco antes de completarse la transacción financiera.

El sistema está iniciando el proceso de implementación en los bancos panameños. Se estima que para mediados del próximo año —2015— el sistema bancario local esté ajustado para el uso de esta tecnología de punta, que también es llamada ‘microcircuito’.

El sistema también será implementado paulatinamente en toda Centroamérica a fin de lograr una baja sustancial en los fraudes de las tarjetas.

Pero mientras esto llega, los usuarios o clientes son el primer filtro de seguridad. Deben ser cuidadosos de su número pin y de su tarjeta. Pero, si algún usuario es objeto de este tipo de robo debe apersonarse a una de las oficinas de la DIJ, ubicadas en el lugar del hecho delictivo, explicó Rodríguez.

DICIEMBRE DE FRAUDES

Diciembre es el mes en que más registran los fraudes de tarjetas como consecuencia del incremento monetario. ‘Hay un mayor volumen de personas haciendo manejos y transacciones donde sacan dinero de las cuentas y eso da la oportunidad al delincuente’, puntualizó Rodríguez.