Temas Especiales

29 de Mar de 2020

Economía

Registro pierde competitividad

En el último año se perdieron miles de toneladas de registro bruto y se inscribieron solo 30 nuevas naves

El registro panameño, el más grande del mundo con 8,092 embarcaciones el año pasado, pierde competitividad por el incremento de nuevos y modernos modelos para la inscripción de naves. Al cierre del año pasado, la flota mercante panameña perdió más de 600 mil toneladas, según los datos Lloyd's Register, de registros mercantes.

La Autoridad Marítima de Panamá (AMP) había reconocido al cierre del año pasado señales de ralentización del sector, pero aún asi, reportó un crecimiento del 0.5%, con la inscripción de solo 30 naves.

En el último año (2013 y 2014), según Lloyd's, la perdida panameña representó 664,173 toneladas, a pesar de que a mediados del año pasado se implementó un descuento anual del 95%, por dos años, a todos los barcos menores de cinco años que permanecieran en la flota durante un quinquenio (2014 - 2019). Ya entre 2012 y 2014, la flota mercante, pasó de tener 218,663,214 a 217,804,861 toneladas de registro bruto. La cifra representa una perdida de más de un millón de toneladas de registro bruto en los últimos dos años.

Mientras Panamá registra una reducción en su tonelaje bruto el resto de los registros lo aumenta. Libería, que es el más cercano competidor de Panamá, con 3,062 naves, ganó casi un millón de toneladas bruta en el mismo periodo en que el registro local las perdió.

El registroliberiano pasó de tener 126,017,230 a 126,990,680 toneladas de registro bruto entre 2012 y 2014, con menos de la mitad de las naves con que cuenta Panamá. Los otros ochos registros que junto a Panamá y Liberia conforman el ‘top' de los diez más grandes del mundo también registraron aumentos en su tonelaje. ( Ver gráfica ).

El tamaño de una flota se mide por el número de naves y por el tonelaje. Lo preocupante en la pérdida que ha registrado Panamá es que el año pasado se implementó una medida para reducir el costo de los banderamientos; sin embargo, los tonelajes continuaron cayendo.

Esto es un indicativo de que la política de descuento en los abanderamientos no ha tenido un impacto positivo, por lo menos en los ocho primeros meses de este gobierno, concluyen los análisis de expertos ligados a este sector marino, que anualmente genera $80 millones a la economía panameña.

Esto no es una catástrofe, pero podría ser una señal de que hay que cambiar el modelo de trabajo del registro naviero panameño, apuntan.

Iria Barrancos, abogada y miembro de la Asociación Panameña de Derecho Marítimo (Apademar), considera que hay que crear un mecanismo para que las decisiones referentes al registro sean tomadas con más rápidez y efetividad.

Barrancos considera que copiar el modelo público privado de la estatal Tocumen, S.A. es lo ideal para el registro panameño.

En su momento, el exdirector de la marina mercante panameña, Alfonso Castillero propuso la misma línea.

REFLEXIÓN

‘La competencia es feroz y la industria necesita un servicio dinámico, eficiente y altamente calificado, en un mundo de globalización y tecnología, en el que el personal bien adiestrado es tan importante como la visión corporativa', aseguró Castillero en su última comunicación con los armadores, el 30 de junio de 2014.

Barrancos, por su parte, considera que hoy en día hay más registros y, por ende, más ofertas, lo que hace la competencia más fuerte.

El documento, Registro de buques panameños, elaborado por miembros de Apademar, establece que se requiere revisar la actual estructura administrativa del registro para que sea más eficiente y rápido, en comparación con sus competidores más cercanos que son manejados por una empresa privada. A juicio del gremio marino, esta es una de las limitaciones que merman la competitividad del registro.

Otro elemento en contra es la edad de las naves panameñas, con un promedio de 16 años; naves viejas que están más sujetas a inspecciones y detenciones.

Las nuevas, más grandes y eficientes, contaminan y gastan menos combustibles y resultan más rentables para el mercado.

El registro de estas naves, responde mejor a la oferta de Marshalls Islands.

Sin embargo, ‘Panamá sigue siendo número uno', concluye la abogada. Y es casi inalcanzable con el número de naves que tiene registrado, pero el hecho de que este registrando bajas continúas en sus tonelajes brutos podría ser utilizado por la competencia como un elemento a su favor para captar clientes, aduciendo que el registro panameño se está desfasando, explicaron fuentes del sector.

El director de marina mercante, Fernando Solórzano, reconoció a La Estrella de Panamá que el sistema de regsitro naviero local está agotado y que buscan estrategias para abaratarlo y agilizarlo. Agregó que hay que resolver oportunamente para mantener la flota cautiva.

ESQUEMA PANAMEÑO

El registro naviero panameño opera bajo un esquema abierto que facilita la inscripción de buques que buscan evitar las estrictas regulaciones de otros sistemas (registros cerrados).

El 60% de la flota mundial está inscrito en registros abiertos, de los cuales un 20% es controlado por Panamá, que emplea a cerca de 300 mil marinos de distintas nacionalidades. Registrar una nave en Panamá puede costar desde $10 mil hasta $30 mil, dependiendo de las tasas que correspondan.

==========

HERRAMIENTA

Pele Marine

El Pele Marine, una herramienta que permitía conocer el historial y la ubicación de las embarcaciones panameñas, fue desarticulada recientemente por decisión gubernamental.

El Consejo de Gabinete aprobó una resolución para terminar el contrato de servicio mensual de soporte del sistema Pele Marine, equipos móviles y plataforma back office del personal administrativo de la Autoridad Marítima de Panamá (AMP).

Este instrumento permitía tener un control sobre la flota panameña y reducía los riesgos de los accidentes navieros. La AMP concluyó que el servicio no debería sobrepasar los $4 millones en tres años, en lugar de los $21 millones establecidos en el contrato entre 2014 y 2017, firmado en la pasada gestión. Según la autoridad, el sobrecosto calculado desde la firma del contrato hasta su culminación no sería menor de $ 11.1 millones.