Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Economía

Desaceleración ¿permanente o temporal?

Los factores demográficos son una limitación para el crecimiento a largo plazo y pueden prolongar la época de bajas tasas de interés

Desaceleración ¿permanente o temporal?
La productividad pasa a ser clave para el crecimiento de la economía global.

Siete años después del comienzo de la crisis financiera mundial, el crecimiento económico en las economías avanzadas y emergentes sigue sin retornar a sus niveles anteriores a dicha crisis. Este dilatado periodo de escaso crecimiento ha generado un intenso debate sobre si su desaceleración es un efecto transitorio causado por la propia crisis o si, de hecho, la minoración crecimiento mundial es una manifestación de las tendencias a largo plazo que ya existían antes de la crisis financiera. Esencialmente, son dos las explicaciones que justificarían una tendencia secular a la baja del crecimiento. La primera sería que la economía está sufriendo una reducción semipermanente de la demanda agregada y, más concretamente, de unos niveles de consumo e inversión que resultan insuficientes para que la economía vuelva a funcionar a plena capacidad. Otra posible explicación sería el deterioro de la oferta, esto es, una evolución desfavorable de los insumos productivos de mano de obra y capital, así como de la productividad.

Los factores demográficos lastrarán pronto el crecimiento. Los factores demográficos probablemente representen un papel esencial en la evolución del crecimiento económico y, de hecho, ya están contribuyendo a frenarlo. El envejecimiento poblacional lastra el crecimiento en distintos ámbitos. El más evidente es la menor oferta de mano de obra. El porcentaje de población activa prácticamente ha tocado techo en los países desarrollados y está bajando, siendo Japón, Alemania y el Sur de Europa los más afectados. Los mercados emergentes también se enfrentarán pronto a sus propios desafíos demográficos, aunque con considerables diferencias entre países. Mientras que el crecimiento de la población total y la población en edad de trabajar va a descender en los próximos decenios en los países emergentes de Asia, Latinoamérica y Europa oriental, está previsto que los países africanos, a excepción de Sudáfrica, mantengan un elevado nivel de crecimiento demográfico, acompañado! por un mayor porcentaje de población activa.

El debilitamiento de la inversión es cíclico, pero los problemas estructurales están siempre ahí. Consideramos que el debilitamiento de la inversión después de la crisis en los países avanzados se debe fundamentalmente a cuestiones cíclicas, no estructurales, en consonancia con el apagado ritmo de la recuperación general. No obstante, el descenso del crecimiento demográfico y la reducción de la población activa pueden debilitar la inversión de forma más duradera, ya que las empresas reducirían su inversión si prevén una menor demanda de bienes y servicios. El envejecimiento poblacional puede, al mismo tiempo, potenciar el ahorro, ante la creciente incertidumbre sobre las rentas futuras. La suma de ambos factores posiblemente haga que las tasas de interés se mantengan bajas.

La productividad pasa a ser la clave del crecimiento. Dado que el potencial de expansión de la mano de obra por otros medios es, en general, limitado, la productividad adquiere una importancia determinante de cara al crecimiento futuro. Si bien sigue habiendo margen para el progreso tecnológico, consideramos que el debilitamiento que venimos observando en el crecimiento de la productividad se debe fundamentalmente a cuestiones de eficiencia, que están ralentizando la adopción y difusión de las nuevas tecnologías.

Una transición exitosa hacia un mayor crecimiento de la productividad y la eficiencia será también crucial para las perspectivas de crecimiento de los mercados emergentes. Puesto que el insumo de la mano de obra está aportando cada vez menos y es probable que la acumulación de capital se ralentice en la mayoría de las economías emergentes, y teniendo en cuenta que su peso específico en la economía mundial es, hoy en día, enormemente mayor que hace algunas décadas, un mayor incremento de la productividad será vital también para el crecimiento del planeta.

ANALISTAS DE CREDIT SUISSE

==========

LA SITUACIÓN

A nivel general la desaceleración económica se resentido.

Los factores demográficos probablemente representen un papel esencial en la evolución del crecimiento económico y, de hecho, ya están contribuyendo a frenarlo.

El porcentaje de población activa prácticamente ha tocado techo en los países desarrollados y está bajando, siendo Japón, Alemania y el Sur de Europa los más afectados.