Temas Especiales

22 de Jan de 2021

Economía

La pobreza indígena obstaculiza el desarrollo

Según el MEF, la pobreza prevalece aun cuando los indígenas reciben ayudas gubernamentales

No es casualidad la fuerte oposición de los grupos indígenas a proyectos privados que quieren ejecutarse en las comarcas. Un caso actual es el fuerte rechazo de los ngäbe buglé a la Hidroeléctrica Barro Blanco, en el oriente de la provincia de Chiriquí.

Es cierto que Panamá ha logrado avances en la reducción de la pobreza en los últimos años, pero los grupos indígenas no lo perciben así.

La historia de Panamá muestra una larga lista donde los indígenas se han opuesto al desarrollo de proyectos de generación hidroeléctrica y

mineros.

En el caso de Barro Blanco, ni siquiera los esfuerzos del presidente Juan Carlos Varela, a través de la Comisión de Alto Nivel, liderada por la vicepresidenta, Isabel de Saint Malo, han podido conseguir el apoyo de los ngäbe buglé.

Y es que las cifras sobre pobreza indígena lo dicen todo. De acuerdo con el último informe del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), de 2013 a 2014 la pobreza pasó de 90.1% a 89.2% en la comarca Ngäbe Buglé; de 72.9% a 70.9% en la comarca Emberá; y de 81.1% a 80.7% en la comarca Guna Yala.

En el caso de la pobreza extrema, en igual periodo pasó de 70.2% a 69.7% en Ngäbe Buglé; de 40.7% a 40.3%

en la Emberá; y de 61.2% a 60.7% en Guna Yala.

BANCO MUNDIAL

Este año, el Banco Mundial anunció que la pobreza en Panamá se redujo más que el promedio de América Latina y el Caribe. Sólo Bolivia vio una mejoría mayor al país, señala en su reporte el organismo internacional.

Incluso, el Banco Mundial destaca que en Panamá aumentó la clase media más que en otros países de la región, y estima que ha habido una disminución general de la desigualdad.

No obstante, el organismo mundial plantea la necesidad de atender con prioridad a los grupos más desfavorecidos, sobre todo la concentración de la pobreza existente en las comarcas indígenas.

Para ello, el Banco Mundial identificó una selecta lista de prioridades de políticas públicas para afrontar este flagelo, que incluye mejorar las oportunidades económicas culturalmente apropiadas para los grupos indígenas, la asistencia social y la provisión de infraestructura.

Advierte además el Banco Mundial sobre las amenazas por las desigualdades existentes en Panamá.

MEF

Para el MEF, el país ha logrado avances en reducir los niveles de indigencia y pobreza general. No obstante, reconoce que todavía hay altos índices en las comarcas indígenas y en aquellas provincias con una mayor proporción de personas que residen en áreas rurales, de difícil acceso o con presencia de comunidades indígenas.

Según el MEF, los resultados de los estudios corroboran que las labores que realizan las personas más pobres generan ingresos muy por debajo del necesario para salir de esta condición, aun cuando reciban ayudas gubernamentales y de otras instituciones privadas o personas.

En su reporte, el Ministerio de Economía y Finanzas también advierte que en las comarcas indígenas existe la necesidad de contar con una medición acorde con su realidad, dado que la data e indicadores con que se nutre la metodología no toman en cuenta los hábitos de consumo ni las características propias de las comunidades indígenas.

CIFRAS

De acuerdo con el último reporte de pobreza en Panamá, elaborado por el MEF, la proporción de personas en pobreza general pasó de 26.2% en 2013 a 25.8% en 2014.

En el caso de la pobreza extrema, la proporción de personas en esta condición social mostró un leve descenso.

En 2013, el 11.1% de la población se encontraba en situación de pobreza extrema y en el 2014 se ubicó en 11%, una muy moderada mejoría.

Los esfuerzos del Gobierno, a través de la Comisión de Alto Nivel para Barro Blanco, para consensuar una salida dialogada a las diferencias entre la empresa y la dirigencia indígena, incluyen seis meses de trabajo y más de 20 encuentros, giras y múltiples gestiones técnicas de especialistas.

==========

‘De 2013 a 2014, la pobreza general en Ngäbe Buglé pasó de 90.1% a 89.2%',

MINISTERIO DE ECONOMÍA

REPORTE