Panamá,25º

21 de Jan de 2020

Economía

Intel busca base de productos libre de conflictos

La tarea de Intel de lograr una cadena de suministro libre de conflictos inició en 2008

Intel busca base de productos libre de conflictos
El director ejecutivo de Intel, Brian Krzanich, fue el encargado del anuncio.

El director ejecutivo de Intel, Brian Krzanich, anunció que la empresa se está moviendo más allá de microprocesadores para lograr el objetivo de validar una base de productos de la empresa más amplia como libre de conflictos en el año 2016.

Según un comunicado de la compañía este hito es el resultado de un esfuerzo de siete años de Intel para eliminar minerales asociados a zonas de conflictos de su cadena de suministro y evitar que ganancias de la venta de estos minerales financien conflictos en la República Democrática del Congo.

Por medio de su último hito en este sector, Intel tiene como objetivo educar a más personas sobre este tema e inspirar otras compañías a unirse a su misión, demostrando que estar libre de conflictos no es sólo lo que se debe hacer, sino que es bueno para los negocios.

Una reciente encuesta encargada por Intel, realizada en colaboración con Penn Schoen Berland, indica que la generación del milenio se preocupa por la cuestión y que esto influye en sus decisiones de compra.

La encuesta también reveló que la generación del milenio responsabiliza a las empresas de tecnología de la adopción de medidas en las zonas minerales conflictivas.

Durante años, minerales asociados a zonas de conflicto –oro, estaño, tantalio y tungsteno– han sido obtenidos a través de la explotación realizada por mineros remunerados precariamente y utilizados para financiar violencia, genocidio y otros crímenes contra la humanidad en la República Democrática del Congo, causando la muerte de millones.

Estos minerales se encuentran en una amplia gama de dispositivos electrónicos, desde teléfonos hasta tabletas y PCs, e Intel sintió la obligación de implementar cambios en su cadena de suministro para asegurar que sus productos no estaban financiando inadvertidamente abusos de los derechos humanos en la República Democrática del Congo. La tarea de Intel de lograr una cadena de suministro libre de conflictos inició en 2008.