La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Banco Santander compra a 1€ el quebrado Popular

El Santander, compró por un simbólico euro el 100 % del Banco Popular español, y procederá a una ampliación de capital de 7.000 millones

Una de las sucursales en Barcelona del desaparecido Banco Popular, absorbido desde ayer por el Santander

El Santander, una de las principales entidades financieras privadas del mundo, compró por un simbólico euro el 100 % del Banco Popular español, y procederá a una ampliación de capital de 7.000 millones de euros (7.891 millones de dólares) para asegurar la operación, aprobada por la Comisión Europea (CE).

La Junta Única de Resolución (JUR) Europea y el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) de España decidieron que la venta era de interés público porque protegía a todos los depositantes del Popular y garantizaba la estabilidad financiera. Este banco privado, muy perjudicado por la pérdida de valor de los activos inmobiliarios durante la crisis, había perdido en bolsa más del 50 % en los últimos días y su liquidez había sufrido un "deterioro significativo", según el Banco Central Europeo (BCE).

Su capitalización apenas llegaba a los 1.335 millones de euros (1.505 millones de dólares), entre rumores constantes sobre su futuro y de una posible intervención europea.

Finalmente, el BCE constató que el Popular era "inviable" por sus propios medios, así que la operación servirá para "garantizar la seguridad de los depositantes" y evitar un perjuicio a las finanzas públicas, según informaron fuentes oficiales y el propio Santander. Es más, la autoridad monetaria de la Unión Europea (UE) había determinado en las últimas horas de este martes que el Popular "estaba quebrando o en riesgo de quiebra".

La ampliación "cubrirá el capital y las provisiones requeridas para reforzar el balance de Banco Popular", aseguró, por su parte, el Santander, también un banco español.

Sin embargo, los actuales accionistas del Popular (305.152 al terminar marzo pasado) y tenedores de deuda perderán el 100 % de la inversión, en tanto que los titulares de cuentas y de depósitos, por el contrario, no sufrirán merma alguna, sea cual sea el importe de los ahorros.

El Santander se adjudicó la adquisición en una subasta llevada a cabo por las autoridades públicas españolas responsables de las reestructuraciones bancarias.

La CE aprobó la operación en línea con las normas comunitarias de recuperación y resolución de entidades bancarias.