La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Banco Mundial pide incrementar inversión pública en sector sanitario de Haití

Haití sigue siendo vulnerable a una serie de desafíos sanitarios, empezando por una tasa de mortalidad maternoinfantil 5 veces más elevada

Banco Mundial pide incrementar inversión pública en sector sanitario de Haití

Un informe publicado hoy por el Banco Mundial revela la necesidad de incrementar la inversión pública en el sector sanitario de Haití y de hacer una mejor asignación de recursos para facilitar el acceso a la salud a todos los haitianos.

El informe, titulado "Mejor gasto, mejor atención: una mirada al financiamiento de la salud en Haití", subraya que el gasto público per cápita en salud es de 13 dólares al año, por debajo del promedio de 15 dólares den los países de bajos ingresos y muy inferior al promedio de sus vecinos, como la República Dominicana, con 180 dólares, o Cuba que invierte 781 dólares anuales por ciudadano.

Asimismo, aunque hubo un aumento significativo del financiamiento proveniente de diversas ONG y de la comunidad internacional tras el terremoto de 2010, este "está disminuyendo abruptamente, poniendo en duda la sostenibilidad de las inversiones en el sector."

Teniendo en cuenta las recurrentes emergencias que azotan al país, más de la mitad del gasto total en salud se dirige a la atención curativa, en lugar de preventiva, señala el informe, según un comunicado del Banco Mundial.

De hecho, el 38 % del gasto total en salud en Haití se destina al sector hospitalario, más que nada, debido al elevado número de centros existentes, una cifra muy por encima a la de países como Burundi (23 %) o Tanzania (26 %).

Los hospitales, muchas veces, carecen de equipamiento para prestar la atención necesaria y el actual nivel de gasto no ha dado lugar a una mayor prestación de servicios, puesto que el costo de atender pacientes internos es mucho más elevado que en los centros de salud primarios.

La relación de clínicas por habitante a nivel nacional es de 0,3 por cada 10.000, muy por debajo de la norma establecida por el Ministerio de Salud Pública y Población de Haití.

"La disminución de la ayuda internacional significa que, a menos que se priorice la atención primaria de la salud mediante un mayor acceso a tratamientos esenciales para los más necesitados, la cobertura universal de salud no será posible", dijo la economista en Salud para Haití del Banco Mundial y autora principal del informe, Eleonora Cavagnero.

La esperanza de vida aumentó y la mortalidad maternoinfantil se redujo a la mitad entre 1990 y 2015, pero Haití sigue siendo vulnerable a una serie de desafíos sanitarios, empezando por una tasa de mortalidad maternoinfantil cuatro o cinco veces más elevada que en el resto de América Latina y el Caribe.

Solo el 68 % de los niños menores de 24 meses recibió las tres vacunas que previenen la difteria, el tétanos y la tosferina, en comparación con el 80 % que son inoculados en países de ingresos similares.

Además, entre los hogares que no consultaron a un profesional de la salud, el 49 % respondió que no lo hicieron por motivos financieros.

La enviada especial del Banco Mundial para Haití Mary A. Barton-Dock apunta que "no se han realizado inversiones en áreas que las requieren. Bajo el actual esquema de significativas restricciones presupuestarias, se necesita un mecanismo de financiamiento orientado a resultados para hacer que el sistema de salud sea más eficiente y equitativo".

A pesar de las necesidades sanitarias del país, el presupuesto público para la salud disminuyó de manera significativa en los últimos 12 años, descendiendo del 16,6 % del presupuesto nacional en 2004 (superior al promedio para América Latina y Caribe), al 4,4 % actual.

"Debido a la brusca reducción del financiamiento aportado por donantes en los últimos años, el Gobierno debe proyectar un aumento inmediato del gasto público en salud y mejorar la coordinación de la ayuda internacional", sugiere el documento, así como la creación de impuestos especiales (sobre el tabaco y el alcohol, por ejemplo) para ayudar a recaudar fondos.

Se recomienda, asimismo, priorizar la atención de salud primaria y preventiva, lo implica redirigir los fondos, calculando el costo dentro del actual Plan Maestro para la Salud, para disminuir las principales causas de mortalidad en Haití.

En el informe también se propone mejorar el acceso equitativo a una atención de salud de calidad, creando un mapa de establecimientos sanitarios, reclasificándolos para mejorar su capacidad operativa, ayudando así a mejorar la distribución de equipos médicos y medicamentos.