La Estrella de Panamá
Panamá,25º

23 de Oct de 2019

Economía

Carencias en la educación, lo que más incide en la pobreza

El Gobierno presentó su informe sobre el Índice de Pobreza Multidimensional, que busca medir de una manera más eficiente este problema.

La baja escolaridad de los panameños es el factor que más incide en la pobreza. Así concluye el Índice de Pobreza Multidimensional (IPM) dado a conocer esta semana por la Contraloría General de la República, el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) y el Ministerio de Desarrollo Social (Mides),

Más allá de haber concluido que el 19.1% de la población de Panamá se encuentran en situación de pobreza multidimensional, el estudio detalla información sobre las ‘dimensiones' e ‘indicadores' de pobreza.

De acuerdo con las conclusiones de la investigación, la dimensión que más afectó la pobreza multidimensional en Panamá en 2017 fue la falta de educación, con un impacto de 23.9%.

Las otras dimensiones que incidieron en la pobreza multidimensional fueron el trabajo (20.9%), el ambiente, entorno y saneamiento (20.7%), las viviendas y servicios básicos (19.8%) y la salud (14.7%).

EDUCACIÓN

La dimensión de la educación, según la investigación, quedó conformada por tres indicadores, los cuales comprenden aspectos relacionados con factores que limitan la asistencia de la población en edad escolar a los centros educativos, la oferta y la calidad del sistema educativo, la continua formación educativa y la importancia de saber leer y escribir, en particular de la población adulta mayor.

Para medir la incidencia de la educación en la pobreza se tomaron tres indicadores: logro insuficiente, repitencia e inasistencia. El primero fue el de mayor contribución (12.4%).

Este indicador buscaba identificar los hogares en donde al menos una persona no alcanzó un nivel educativo mínimo determinado de acuerdo a su edad, añaden los autores del estudio.

La investigación arrojó que la repitencia tuvo un impacto del 14.0%, toda vez que los niños o adolescentes, entre 6 y 17 años, que asisten a la escuela habían repetido una o más veces un año escolar.

En esta condición se encuentra un 8% de la población que vive en hogares multidimensionalmente pobres, advierten los investigadores.

El tercer indicador, inasistencia escolar, que se define como aquellos hogares en donde al menos un niño o adolescente, entre 4 y 17 años, no asistió a la escuela, arrojó que esta cifra asciende a un 6.7%.

EMPLEO Y DEMÁS

Las otras dimensiones o factores que tuvieron una gran incidencia en la pobreza fueron: la precariedad del empleo (11.9%), el manejo inadecuado de la basura (8.4%), la desocupación y el trabajador familiar (7.7%), la carencia y disponibilidad de fuentes de agua mejorada (7.1%), el acceso a servicios de salud (6.4%) y la repitencia escolar (6.4%).

Por lo anterior, advierten los investigadores, cualquier intervención que afecte alguno de estos indicadores, tendría un mayor impacto potencial en los cambios de la pobreza multidimensional.

Otro hecho relevante que arroja el estudio es que, aunque la dimensión de la salud pareciera tener menos impacto, comparado con otras dimensiones al IPM, dos de sus tres indicadores están entre los siete indicadores que más inciden sobre la pobreza multidimensional. Estos son, la carencia y disponibilidad de las fuentes de agua mejorada y el acceso a servicios de salud.

GLOBAL

La primera medición del IPM arrojó que el número de personas en condición de pobreza multidimensional en Panamá suma 777,752 habitantes, equivalente al 19.1% de la población.

Otros resultados de la investigación concluyen que la pobreza multidimensional atrapa el 12.2% de los hogares en Panamá, es decir, 138,410 viviendas.

Asimismo, señala que en las comarcas indígenas continúan las mayores proporciones de personas pobres. En la comarca Ngäbe Buglé, la pobreza multidimensional atrapa al 93.4% de la población; en la comarca Guna Yala, al 91.4%; y en la comarca Emberá, al 70.8%, agrega.

La pobreza multidimensional en la población indígena supera 4.5 veces el valor promedio nacional, evidenciando con ello la disparidad existente y ampliamente revelada por los estudios de pobreza realizados durante varias décadas.

En el caso de las provincias, las tres con mayor porcentaje de personas en condición de pobreza multidimensional fueron Bocas del Toro (44.6%), Darién (40%) y Coclé (22.6%). En las dos primeras habita una amplia población indígena, añade el estudio.

En Los Santos, la pobreza multidimensional atrapa al 4.2% de la población; en Herrera, al 7.2%; y en Panamá, al 8.5%, agrega el documento.