La Estrella de Panamá
Panamá,25º

17 de Oct de 2019

Economía

Importancia económica del sector construcción

Entre los sectores que más contribuyen al incremento del Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) continúa destacando el sector construcción, como resultado de nuevos permisos otorgados en enero de 2018, que suman una inversión de 22.2% por arriba en comparación con igual mes del año anterior

La construcción es una actividad que contribuye en gran parte al Producto Interno Bruto de economías avanzadas, emergentes y en vías de desarrollo. Su importancia no se basa solamente en el tamaño que esta reporta versus otras actividades, sino en cuanto a su impacto en el desarrollo y crecimiento económico. Sin dicha actividad no sería posible la interrelación de diversas habilidades y conocimientos que dan lugar a la modernización. A pesar de la crisis inmobiliaria generada entre el período 2007-2008, y cuyas repercusiones aún se siguen haciendo afrontando, en la actualidad la construcción continúa jugando un papel importante en el crecimiento y desarrollo de una economía.

En este sector participa un gran número de profesionales de diversas industrias que abarca desde ingenieros, arquitectos, contratistas, electricistas, agentes de bienes y raíces, así como las instituciones bancarias y aseguradoras, entre otras. Por otro lado, también sus altos niveles de requerimiento de inversión dan lugar a que el crecimiento originado de la construcción se experimente al corto-mediano plazo comparado con otras actividades que reflejan resultados al largo plazo.

Por ende, cuando la actividad del sector construcción se ve interrumpida es de esperarse una baja en cuanto a crecimiento económico que puede llegar a tener un impacto negativo. A partir de esta afirmación, podemos deducir que existe una correlación altamente positiva entre el sector construcción y el desarrollo y crecimiento económico.

El sector construcción en la economía panameña es clave, y a pesar de haberse disminuido su porcentaje de contribución al Producto Interno Bruto (%PIB) a partir del período 2013 (30.5%PIB) al cierre del período 2017 (8.3%) continúa siendo uno de los principales sectores que aporta más al desarrollo y crecimiento de nuestra economía local.

Otra característica que lo ubica como sector clave es el número de plazas de trabajo que este sector genera. Una encuesta publicada por el INEC sobre el mercado laboral (Categoría en la actividad económica, por ocupación, agosto 2017) reportó que aproximadamente un 10.5% (197,376) de la población económicamente activa registra participar en el sector construcción.

En reciente Informe Económico y Social emitido por el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) de Panamá (abril 2018), se reporta que el Índice Mensual de Actividad Económica (IMAE) para el cierre del mes de enero 2018 es de 4.6% (cifras del Instituto Nacional de Estadística y Censo). Entre los sectores que contribuyen principalmente a dicho resultado continúa destacando el sector construcción, como resultado de nuevos permisos otorgados en enero de 2018 que suman una inversión de 22.2% por arriba de enero 2017 (2017: B/.116.6m versus 2016: B/.95.4m) en concepto de obras de infraestructura pública y privada, proyectos residenciales y comerciales, siendo los correspondientes a vivienda los que reportan el mayor aumento —de 88.6%—, la mayoría de ellos ubicados en las área de Arraiján y Chorrera.

En cuanto al sector comercial este registra una baja del 11.2%. Esta disminución podría concordar con el exceso en la tasa de disponibilidad en el informe denominado Latin America Office Market Overview sobre el Mercado de Oficinas de 20 economías de Latinoamérica, en el cual se reporta que Ciudad de Panamá ocupa la primera posición con aproximadamente el 40% de tasa de disponibilidad. Se alega que dicha tasa sea el resultado de un exceso de inversión basado en las expectativas de crecimiento, reportadas en informes emitidos y avalados por organismos internacionales, que exceden el crecimiento real reportado al cierre del período 2017.

También se podría atribuir a una falta de objetivismo con relación a los análisis de mercado que se realizan, así como al otorgamiento de permisos para nuevos proyectos. Comparando enero de 2016 con enero de 2017 se reportan 388 nuevos proyectos, lo cual corresponde a un incremento del 81%. Posteriormente, para enero de 2018 se reporta un aumento de 12.9% o 112 nuevas edificaciones (2018: 979 versus 2017: 867). A pesar de haber sido este incremento más conservador que el reportado entre el enero de 2016 y enero de 2017, impacta en la tasa de disponibilidad reportada.

En comparación a otras ciudades de la región como Guayaquil (Ecuador), Buenos Aires (Argentina) y Cali (Colombia), que mantienen menos del 5% de tasa de disponibilidad como resultado de una baja oferta versus la demanda, en Ciudad de Panamá se debería tomar control en cuanto al desarrollo del sector comercial. Según reportes, un punto de equilibrio considerado apropiado en cuanto a la disponibilidad del mercado se ubica entre el 8%-12%. Si no existe una demanda adecuada, la oferta debe de ser controlada por medio de los permisos otorgados para el desarrollo de nuevos proyectos.

En el caso de Ciudad de México, esta registra la mayor producción de metros cuadrados pero con tasas de disponibilidad de menos del 15%, lo cual es una cifra más razonable.

Cada cuatro años se realiza una negociación entre la Cámara Panameña de la Construcción (Capac) y el Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción y Similares (Suntracs), en la cual se evalúan temas con relación a materia laboral con el fin de mantener un clima de estabilidad y un desarrollo sostenible del sector. En este 2018 correspondió llevar acabo nuevamente dichas negociaciones, las cuales se dieron inicio a mediados del mes de febrero reportándose a partir de esta fecha un alto nivel de incertidumbre de los resultados a esperar dado que el gremio de trabajadores solicitaba aumentos de hasta el 60% reconocibles en 4 años.

Dicha petición no fue aceptada, alegándose que el aumento salarial daría como resultado una desestabilización del sector por la costosa mano de obra que se originaría. Las posturas tomadas en los siguientes meses al no llegar a un consenso entre ambas partes fueron señaladas como las causantes de la disminución del 48% con relación a los metros cuadrados entre las obras residenciales y las no residenciales (cifras citada en noticia reportada por la Capac, 9 de mayo).

Tan solo 9 días después, el 18 de mayo 2018, la Capac y el Suntracs logran un entendimiento y se acuerda un incremento del 14% en cuatro años para las obras de inversión en el sector privado y un 18% para las obras de inversión por el mimo período (información del Mitradel, 2018).

El llegar a un consenso es lo más prudente cuando la estabilidad de uno de los sectores que contribuye en mayor parte al desarrollo y crecimiento económico se ve afectada. Mientras existan diferencias y un sector como lo es construcción se encuentre paralizado, se tienden a reportar niveles de improductividad que solo crean un detrimento en el desarrollo económico local y atentan contra la paz social y laboral no solo de ese sector, sino de toda industria que participe como incidencia de la actividad. No obstante, debemos considerar y estar preparados para los efectos que dichos aumentos tendrán eventualmente en los costos y, por ende, puedan terminar siendo transferidos al consumidor.

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora Financiera

Resumen de su carrera: Master en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.