La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Oct de 2019

Economía

Construcción reduce el crecimiento

Según los economistas, el sector de la construcción no está decreciendo ni por la huelga ni por los aumentos salariales, sino por el exceso de oferta de locales y por la baja demanda de compradores

El sector de la construcción mostró una incidencia negativa en el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) que publica la Contraloría General.

Luego de que el Instituto de Estadísticas y Censo (INEC) revelara que el índice de crecimiento económico de Panamá bajó a 3.2%, de enero a mayo de 2018, en comparación con igual periodo del año previo, especialistas señalan que aunque la desaceleración ya se venía previendo, la situación del sector construcción afectó seriamente el ritmo de crecimiento de la economía en la región.

De hecho, el Índice Mensual de la Actividad Económica (IMAE) constató que el sector de la construcción mostró una incidencia negativa en el crecimiento económico del país.

El economista David Saied señaló que a pesar de que reconoce que la huelga de los obreros de la construcción afectó la economía mucho más de lo esperado, el sector no está decreciendo por la huelga o los aumentos salariales, sino por el exceso de oferta de locales comerciales y de oficina, residenciales y la baja demanda de compradores en el país.

Saied, quien también fue director del INEC, indicó que según el IMAE el crecimiento económico cayó en el mes de mayo a 0.76%, en gran parte por la huelga que afectó también al comercio y otros sectores de la economía nacional.

‘El mes de mayo de este año tiene el crecimiento más bajo de la actividad económica en la década',

DAVID SAIED

ECONOMISTA Y EXDIRECTOR DEL INEC

‘El mes de mayo de este año tiene el crecimiento más bajo de la actividad económica en la década', indicó Saied, refiriéndose a la variación mensual interanual de mayo de 2018, que cayó a 0.8%.

Por su lado, el economista Francisco Bustamante opinó que tanto la desaceleración como la huelga han afectado el crecimiento económico del país. ‘Ambas cosas ocurrieron', afirmó.

Apuntó que cualquier economista medianamente informado, empresario, analista, o simple ciudadano de a pie, podía constatar que la demanda efectiva, el deseo y capacidad de adquirir bienes o servicios estaba resentida antes de la huelga del Sindicato Único Nacional de Trabajadores de la Construcción (Suntracs).

Aunque Panamá sigue liderando en esta materia en la región, el Gobierno Nacional también ha atribuido a la huelga de los obreros de la construcción la desaceleración económica del país.

Luis González, del Suntracs, dijo que como gremio rechazan las aseveraciones del Gobierno de achacarles la responsabilidad de la desaceleración del sector y de la economía, lo cual, dijo, es ‘una gran mentira'.

La huelga, que se dio entre mediados de los meses de abril y mayo, explicó González, fue porque el sector empresarial se negaba a dar un aumento cónsono con lo que el obrero produce en la industria de la construcción. ‘Nosotros no hacemos la huelga porque nos gusta, sino porque necesitamos mejorar las condiciones de los trabajadores', expresó.

La ‘inoperancia, la corrupción y la falta de respeto al pueblo (por parte del Gobierno) es lo que impide que empresarios inviertan en más proyectos en Panamá', afirmó González.

En su momento, el Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo las proyecciones de crecimiento de Panamá a un 4.5%, es decir un punto porcentual por debajo del crecimiento proyectado para este año, producto de la huelga de los obreros.

Ayer el FMI anunció que recortó las previsiones de crecimiento económico de Centroamérica de este año al 3.3%, seis décimas menos de lo que calculaba en abril, debido principalmente a la incertidumbre política que se vive en Nicaragua y el descenso del peso del sector de la construcción en la demanda de Panamá.

En sus últimas proyecciones, la consultora panameña Indesa ya había vaticinado una caída importante en el crecimiento económico del país, de 3.5% del PIB para el periodo estudiado.

‘Los datos (de la Contraloría) confirman nuestra hipótesis de la fuerte desaceleración en la primera parte del año', indica un reporte de Indesa titulado ‘La desaceleración del IMAE, después de la huelga de la construcción', refiriéndose a sus proyecciones dadas de 3.5% del PIB.

Según el IMAE, durante el primer cuatrimestre del año la economía panameña bajó a 3.2%, en comparación con igual período de 2017, cuando se ubicó en 6.2%.

También cayó la variación mensual interanual de mayo de 2018 a 0.8%, respecto al mismo mes de 2017, cuando que fue de 6.6%. Los sectores de la construcción y explotación de minas y canteras mostraron una incidencia negativa en el IMAE.

IMPACTO EN EL SECTOR

Sobre el impacto del aumento de los salarios a los obreros de la construcción en la economía y en el sector, que es un pilar de la economía de Panamá, Saied considera que obviamente el aumento de los costos (salariales) no ayuda al sector, pero el mismo no está decreciendo, ni por la huelga ni por los aumentos salariales.

Saied señaló que está decreciendo por el exceso de oferta de locales comerciales y de oficina, y también en algo los residenciales, y por la baja demanda por la situación económica de los compradores.

Según Saied, también han caído los permisos de construcción por lo explicado anteriormente. Detalló que en metraje, de enero a mayo, la variación acumulada del crecimiento fue negativa (-53.7%), comparado con enero a mayo del año pasado. Agregó que en el mes de febrero cayeron 73.1% y el mes de marzo bajaron 50.4% los permisos, lo cual es evidencia de que la caída se inició meses antes de la huelga.

Saied concluyó que lo único que va a hacer crecer a la construcción en el PIB son los proyectos públicos y otros como las plantas de gas en Colón. ‘El sector no se va a recuperar hasta que no se limpien los 389 mil metros cuadrados de espacios de oficina y los 307 mil de espacio comercial desocupados. Esto, dependiendo de la tasa de absorción, puede tomar más de 18 meses', puntualizó.

El gobierno todavía no ha revelado las pérdidas que dejó la huelga de los obreros de la construcción, un sector que ya viene zigzagueando desde hace años. Durante el primer trimestre de 2015, el costo de la construcción creció 21.4%, en 2016 disminuyó 3.9%, en 2017 subió 8.1% y en 2018 se desplomó 39.9%, la peor cifra en los últimos cuatro años, según datos de INEC.

Las previsiones de la Cámara Panameña de la Construcción apuntan a que el sector podría perder mayor dinamismo en los próximos meses, con la aproximación de las elecciones, la entrada de un nuevo periodo presidencial y la reciente paralización de los obreros.