03 de Oct de 2022

Economía

Las grandes oportunidades de Colón Puerto Libre

El tema educativo es una gran oportunidad que debe visualizarse a largo plazo, para mejorar la mano de obra de Colón

Colón es una gran provincia con muchas oportunidades, lo cual demuestra la necesidad de invertir estratégicamente en las provincias, para fomentar polos de desarrollo y mejora de calidad de vida en otras locaciones, para reducir pobreza y desigualdad.

Cuando se observan las cifras de ingreso per cápita por provincia, se encuentra que Colón alcanza el ingreso más alto por persona. Según datos del INEC para el año 2016, el ingreso de un colonense es $13,604 anuales por persona, reflejando una variación de 17.5% en relación con datos de 2013.

Lo anterior refleja un aumento en el nivel de ingresos de los colonenses, que se puede traducir en un aumento en el poder adquisitivo promedio. En este mismo sentido, el promedio de ingresos aún refleja las grandes oportunidades de mejora para que ese ingreso sea más equitativo, y se refleje en una mejora de todos los ciudadanos de esta gran provincia que cuenta con un gran potencial, tanto comercial como turístico.

Pero ese beneficio de mejoras en el ingreso aún no llega a todos. Cuando se observan los niveles de pobreza, se observa que Colón tiene un porcentaje de pobreza de 16.3%, siendo una de las provincias con nivel de pobreza, que refleja falta de oportunidades educativas, laborales, salud, ambiente, entorno y saneamiento para los habitantes.

A pesar de Colón contar con la segunda zona libre más importante del mundo, aún refleja niveles de pobreza significativos, que son una oportunidad para focalizar recursos que mejoren la calidad de vida de los colonenses.

El tema educativo es una gran oportunidad que debe visualizarse a largo plazo, para mejorar la mano de obra de Colón, y que las oportunidades laborales, sean cubiertas por mano de obra local, así los beneficios del empleo se quedan en esta hermosa locación. Cuando hablamos de desempleo esta provincia presenta la mayor tasa de desocupación, con un 8.2%, superando a Panamá Este (7.4%), Panamá (7.0%), Bocas del Toro (5.8%) y Coclé (4.6%).

Si Colón es la segunda provincia en aporte al país, con un aporte de 11.4% (entre 2007 y 2014), no podemos descuidar que las inversiones en la provincia continúen mejorando la infraestructura y la calidad de vida de las personas.

Con la aprobación del sistema especial Colón Puerto Libre se tiene un gran espacio para promover la inversión comercial, y el turismo local e internacional, pero dichos recursos deben ser contemplados para que vuelvan a permear en la ciudad, con más seguridad, mejor infraestructura, mejora de viviendas y servicios básicos que busquen mostrar a la provincia como un destino atractivo, seguro y confiable.

El desarrollo de la provincia tiene que ser a largo plazo y una dinámica participación de sus autoridades locales, con mejores inversiones para sus ciudadanos que reflejan el sentir de una baja en las oportunidades, lo cual debe ser visto de manera dinámica. Recordemos que los grandes cambios, deben venir en conjunto con las personas, porque cuando no las hacemos participes, es muy difícil lograr avances, y más en materia de desarrollo.

Así como se tiene la Zona Libre de Colón, que en los primeros seis meses del año creció por encima del 6%, podríamos tener un desarrollo turístico en las zonas de playas, con trabajadores locales, brindando su cultura, su arte y tradiciones. Todo esto se puede desarrollar desde la perspectiva de la economía naranja, una industria creativa que identifica al colonense, y que por supuesto, traería grandes cambios a la sociedad. Es de allí donde se requiere el apoyo de las instituciones con el apoyo del sector privado, para trazar una hoja de ruta con metas específicas del bienestar que queremos llevar a la zona atlántica y sus alrededores.

El proyecto de Colón Puerto Libre, debes ser visto más allá de la comercialización y del impacto en el turismo, en el sentido que también hay que dinamizar la economía de la provincia, mejorar su cuidado medio ambiental, dotar de mayor seguridad y prevención de actos delictivos y criminales. Deben surgir programas de capacitación técnica de acuerdo a las demandas del mercado laboral, programas de apoyo al emprendimiento y mejora de la mano de obra femenino, así como programas de cooperativas asociadas a la cultura y las tradiciones afrodescendientes, para que no se pierda dicha entidad.

Se deben contemplar planes de desarrollo para la juventud, principalmente en temas de empleo, y también de microempresas.