Temas Especiales

19 de Jan de 2021

Economía

Gobierno de Portugal busca atraer a inmigrantes cualificados

Ante la amenaza de una población menguante y envejecida que no puede hacer frente a las necesidades de empleo de su economía

Gobierno de Portugal busca atraer a inmigrantes cualificados
La población joven de Portugal es del 14%.

Ante la amenaza de una población menguante y envejecida que no puede hacer frente a las necesidades de empleo de su economía, Portugal ha flexibilizado su legislación para atraer a extranjeros emprendedores o con altas cualificaciones, a quienes conseguir la residencia les será mucho más fácil desde este lunes.

Las solicitudes de residencia o de visados de los extranjeros que se dediquen a actividades altamente cualificadas van a ser tramitadas de forma más rápida por los funcionarios portugueses, que van a digitalizar el proceso y permitir que se realice a distancia.

Son algunas de las modificaciones a la Ley de Extranjeros que entran en vigor este 1 de octubre, que forman parte de la estrategia del Gobierno socialista portugués para atraer a inmigrantes y afrontar su más que evidente problema demográfico.

‘Por más cuentas que se hagan, el aumento de la natalidad no basta para reponer nuestro saldo migratorio. Necesitamos inmigración y, por ello, tiene que ser dicho con claridad: necesitamos atraer talento para vivir en Portugal', defendió el primer ministro luso, António Costa.

Las cifras no dejan lugar a dudas: el Instituto Nacional de Estadística luso estima que Portugal seguirá perdiendo habitantes en las próximas décadas y pasará de los 10,3 millones de residentes actuales a 7,7 millones en 2080.

La población lusa no sólo irá menguando sino que además estará más envejecida, como ya se empieza a notar: Portugal tenía en 2016 una de las proporciones de jóvenes más bajas de la Unión Europea (14%), según Eurostat.

La legislación que entra en vigor este lunes busca ‘dar respuesta a las dificultades de las empresas' en ámbitos como la innovación y la tecnología, estrategia en la que también se incluye un visado especial dirigido a fundadores de compañías emergentes llamado ‘Startup visa'.

Este visado será concedido a emprendedores que prueben que sus proyectos empresariales tienen el potencial de alcanzar un valor de 325,000 euros.