La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Automatización de procesos, ¿oportunidad o amenaza a la fuerza laboral?

Lla automatización es un reto, por lo que la fuerza laboral tradicional actualmente continúa teniendo una oportunidad. Hay inquietud sobre qué tan expuestos estamos frente a un elevado desempleo estructural

Al momento actual los avances tecnológicos constituyen una vía para la optimización de procesos administrativos y de producción. De esto somos testigos muchos de los consumidores del comercio y la banca que nos valemos de la integración y oferta de procesos automatizados para llevar a cabo actividades de nuestro día a día como lo son el manejo de datos personales, administración de nuestras cuentas, participación en programas de estudio a distancia, consultas, así como la adquisición de productos y servicios.

Dicha integración de la tecnología por parte de las entidades y la aceptación de los procesos automatizados por un porcentaje significativo de la población mundial se ha llegado a catalogar como una fuente potencial de éxito de negocios, así como un promotor del reemplazo de capital humano en lo que actividades laborales respecta.

A partir de estas presunciones, nos encontramos con numerosas inquietudes en el ámbito académico y social sobre qué tan expuestos estamos a vivir un elevado desempleo estructural. Estado que se origina motivo de una fuerza laboral que no satisface las necesidades de habilidades que requieren las entidades hoy en día para ser competitivas, para ser más específicos en los países desarrollados.

De acuerdo con estudios, para el 2030 aproximadamente el 45% de las labores habrán sido automatizadas. Y si contrastamos esta cifra con las tasas de desempleo que sobrepasan los 190 millones de habitantes a nivel mundial según cifras de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), lo que estamos enfrentando es una limitante más contra la reducción del desempleo global que a la vez propicia la pobreza.

El panorama actual parece que nos esta encaminando a estos pronósticos, sin embargo también se debe de ser un poco menos radical y considerar que la automatización implica un proceso complejo, que no todos los sectores y actividades son automatizables al 90%+ y que la tecnología también puede fomentar la creación de nuevos empleos como respuesta a los cambios en el mercado laboral.

Se corrobora mediante estudios que los sectores más propensos a la integración de procesos automatizados son los que implican una mayor cantidad de actividad física predecible y procesos administrativos que requieren de una vasta recolección y procesamiento de información. Por lo que, entre los sectores con altas probabilidades a ser automatizados a mayor escala están los servicios de alimentación y acomodación, las ventas de mercancía al detalle y los servicios financieros.

Consultando el mercado, nos encontramos con el establecimiento de restaurantes completamente automatizados en Norteamérica, como lo es el caso de Eatsa en San Francisco y Pirch en California, ambos ofreciendo un servicio de pedidos que no implica ser atendido por un humano y la preparación de alimentos por un robot.

Pero la adaptación de este servicio no se limita a américa, actualmente en Beijing ubicamos Haidalao que también ofrece servicio de alimentación automatizado. Con lo que respecta al sector financiero se reporta que aproximadamente un 60% de los puestos de trabajo en Wall Street están sujetos a potencial de automatización. Dato no sorprendente si consideramos que los colaboradores en entidades del sector financiero emplean aproximadamente un 50% de sus horas laborales a la recolección y procesamiento de datos, sin discriminar si se trata de niveles altos como menos significativos.

FICHA

La autora conduce el segmento ‘Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: consultora financiera

Resumen de su carrera: Máster en Inversiones y Finanzas y Diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciatura en Contabilidad, Banca y Finanzas de la Universidad Santa María La Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.

Mientras que entre los sectores con menos probabilidades de ser automatizados por completo está la educación, que a pesar de tener una oferta y demanda creciente en lo que a estudios a distancia universitaria respecta gracias a la internet, se alega que el contacto directo en campo entre el profesor y el estudiante establece un valor agregado.

Otro factor que debemos considerar al analizar las probabilidades de desempleo estructural son los beneficios versus la serie de costos en los que se incurre una entidad para la integración de tecnología, lo cual hace de esta transición un proceso complejo. Costos cuya cobertura no consisten solamente en el desembolso de efectivo, sino también en el sacrificio o costo de oportunidad que puede significar el abandono del desarrollo de una operación de negocios de manera tradicional.

Actualmente hay entidades que reportan un ingreso a más del 15% en contraste a períodos previos en donde la automatización no había sido integrada. A primera instancia la cifra es llamativa, sin embargo al ser considerados otros factores relacionados a la automatización, cambia la perspectiva sobre qué tan beneficioso sería el automatizar procesos. Preguntarse qué es mas costoso entre emplear un numero determinado de personas o integrar un proceso automatizado y disminuir el número de personas empleadas, puede dar como respuesta que el mantener operaciones bajo labores tradicionales es la mejor opción.

Por otro lado debemos de considerar que la tecnología a pesar de desplazar la participación del humano en ciertas actividades también da cabida a que se generen nuevas oportunidades. Y a pesar de lo controversial que puede ser este escenario, debemos de recordar que la humanidad a estado sujeta a cambios de los cuales eventualmente ha demostrado superación frente a retos, por ejemplo tenemos la revolución industrial entre los períodos 1790 a 1820 que dieron lugar a nuevos procesos de manufactura frente a los cuales las personas desarrollaron paulatinamente habilidades que les permitieron subsistir y estabilizarse.

Sin ánimos de desacreditar los beneficios que la tecnología puede proporcionar al buen desempeño de las operaciones de negocios, los puntos previamente listados, a pesar de no constituir una lista exhaustiva de razones, dan base a considerar que el éxito de negocios mediante la automatización es un reto y la fuerza laboral tradicional actualmente continúa teniendo una oportunidad. Por lo que el reemplazo masivo del capital humano no es, por lo menos entre el corto y mediano plazo, una realidad confirmada. Sin embargo, es importante que las generaciones ya establecidas como más de 10 años de experiencia laboral en los sectores con mayores probabilidades a la alta automatización, estén dispuestos no solo a mejorar sus habilidades sino a la consideración de nuevos trabajos.