Panamá,25º

15 de Dec de 2019

Economía

El PIB se recupera en el tercer trimestre del año

La actividad se elevó de 3.1% en el segundo trimestre a 3.6% en el tercer trimestre, cumpliendo con las predicciones. El transporte y las comunicaciones experimentaron más dinamismo

En los primeros nueve meses del año se movieron $10,453 millones que impulsaron la actividad económica panameña, cifrando el Producto Interno Bruto (PIB) del tercer trimestre en 3.6%.

Esto representó una leve recuperación en comparación con el mismo periodo del año pasado, cuando se intercambiaron productos y servicios por $364.2 millones menos. Un año antes, en 2016, durante el tercer trimestre se transaron productos y servicios por $9,590.7 millones.

Y siguiendo la tendencia de recuperación a fin de año, el PIB pasó de 3.1% para el segundo trimestre de 2018 —el más bajo de los últimos años— a 3.6% en el tercer trimestre (julio a septiembre).

Entre las actividades que mayor incremento registraron están transporte, almacenamiento y comunicaciones, actividades sociales y salud privada, comercio al por mayor y al por menor, hogares privados con servicios domésticos y educación privada ( ver cuadro )

Por otro lado, la caída más importante este trimestre fue para la pesca, que bajó 11.7%. Una caída similar (-11.5%) registró durante el mismo periodo del año pasado. También cayeron en 3.1% las actividades de hoteles y restaurantes.

Los primeros nueve meses de este año también acumularon menos dinero en concepto de impuesto a los productos netos de subvenciones, al pasar de $1,310.2 millones en 2017 a $1,297.9 millones este año (-0.9%).

En cuanto a los aportes por sector, siguen liderando el comercio, la construcción y el transporte, almacenamiento y comunicaciones.

Economistas y organismos internacionales coinciden en que el año culmine con un crecimiento menor al que ‘estamos acostumbrados'.

MIDIENDO ‘MÁS ALLÁ DEL PIB'

Una nueva tendencia se asoma. Economistas y organismos financieros internacionales están hablando de medir el crecimiento económico de los países ‘más allá del PIB', entendiendo que no precisamente el mayor crecimiento de este indicador signifique más calidad de vida para los ciudadanos.

El Nobel de Economía, Jopseph Stiglitz, que en algún momento integró una comisión de alto nivel para reformar el sistema financiero de Panamá hacia uno más transparente —y quien terminó renunciando por ‘falta de transparencia del gobierno al negarse a publicar los resultados del estudio'— secundó la importancia de migrar hacia otros indicadores para medir el crecimiento económico.

‘Si medimos mal, haremos las cosas mal. Si nos enfocamos solo en el bienestar material ‘la producción de bienes y servicios', en vez de salud, educación y ambiente, distorcionamos el concepto de crecimiento y lo volvemos materialista', plasmó el economista en un artículo de opinión publicado en Project Syndicate .

Para ‘humanizar' un poco sus pronósticos, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico lanzó este año el índice de mejor vida, una matriz con 11 elementos que pretenden radiografiar la calidad de vida de los países. Las métricas incluyen alojamiento, ingreso, trabajo, comunidad, educación, ambiente, compromiso social, salud, satisfacción de vida, seguridad y balance de vida.