La Estrella de Panamá
Panamá,25º

22 de Oct de 2019

Economía

Informalidad crece 47% en 7 años

La informalidad sigue ganando terreno. Cuatro de cada diez personas trabajan bajo esta etiqueta. Pero, ¿es necesariamente mejor el trabajo ‘formal'?

La incidencia de la informalidad se ha incrementado, de acuerdo a la última medición, abarcando al 43.6% de la fuerza de trabajo panameña, es decir, que 4 de cada 10 personas ocupadas, no agrícolas, se encuentran en dicha condición. Dentro del sector formal de empresas, el 14.9% de sus trabajadores son asalariados informales, siendo aquellas personas que a pesar de estar empleadas se encuentran excluidos de las normas de la CSS.

Para comprender con claridad este artículo, definiremos los conceptos de sector informal y empleo informal. El Sector Informal lo conforman empresas no agrícolas donde sus trabajadores no cuentan con seguridad social y/o contrato, además, que no están constituidas como sociedad, y no tienen licencia o registro de operación. El Empleo Informal son aquellos trabajadores, ya sea en el sector formal como informal o en hogares, que durante un periodo determinado no cuentan con contrato ni seguridad social. Es importante mencionar que para medir la informalidad se excluye la población ocupada agrícola y a los profesionales y gerentes que trabajan por cuenta propia o como patronos.

En Panamá el empleo informal se comenzó a medir a partir del 2004, y desde entonces ha ido evolucionando. Según datos históricos oficiales del empleo informal, este fue disminuyendo de 46.9% en el 2004 hasta llegar a su punto más bajo de 36.9% en el 2011, que se traduce a una disminución de 10 puntos porcentuales en dicho periodo. Sin embargo, dicha tendencia cambió a partir del 2011, donde el empleo informal aumentó, hecho que se repitió por siete años consecutivos pasando de 36.9%, a 43.6% en el 2018, lo que se traduce en un aumento en el empleo informal de 6.7 puntos porcentuales.

Podemos decir en números absolutos que el aumento en estos últimos siete años ha pasado de 463,006 personas ocupadas en la informalidad, a 679,166, que implicó un incremento de 216,160. Estos últimos 7 años, el empleo informal creció 46.7% mientras que el empleo formal creció 21.5% (menos de la mitad que el informal). Otro dato relevante que podemos mencionar en el periodo de análisis, es que el empleo informal en el sector formal tuvo una disminución de 1%. Se puede interpretar este comportamiento, que las empresas formales se están apegando a las normas laborales, sociales y demás obligaciones (código de trabajo, seguridad social, tributos, entre otras).

Los factores que explican la informalidad en el sector informal y en el segmento de empresas formales pueden ser diferentes, incluyendo situaciones de evasión deliberada de las normas vigentes (de parte de empleadores y trabajadores), además, no se facilita la formalización, por ejemplo, un proceso para formalizarse es la afiliación en el CSS, es demorada y el porcentaje de la cuota que tiene que asumir el independientes es mayor que el asalariado.

La informalidad representa un costo muy alto para la economía, la sociedad en general e incluso para el Estado, ya que su existencia reduce los recursos fiscales que podrían financiar inversiones productivas, y programas sociales que mejoren el Estado de bienestar y justicia social.

Además, como individuo al ser informal pierde el acceso a ciertos servicios y beneficios que contribuyen a mejorar su calidad de vida.

Otros aspectos que se deben tener en consideración son las nuevas tendencias del futuro del trabajo, como es la 4ta revolución industrial o era digital. En esta nueva era se han creado nuevas formas de trabajo por las facilidades de la tecnología, ya no se tiene que estar bajo el mismo techo de la empresa que te contrata. Además, muchas empresas están tercerizando el trabajo buscando mayor productividad (freelancers), que trabajan contra producto. Todo esto lleva o crea al mismo tiempo nuevas formas de informalidad y formalidad.

Por todo lo mencionado anteriormente, es importante plantear como reducimos la informalidad que tiene 7 años creciendo, aunado a las nuevas formas de trabajo, que existen y están por existir. Por ello, se sugiere que se realice una campaña de los beneficios de la formalización (acceso al crédito, jubilación, seguridad social, entre otras), además, que se faciliten los mecanismos que comprenden la formalización como es inscripción y pago de CSS, impuestos, permisos, aviso de operación entre otros.

ANALISTA