La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

Economía

Huawei, ¿otro capítulo de la guerra comercial entre China y EE.UU.?

Tras ser acusada de espionaje, la empresa china demandó al Gobierno de Estados Unidos por restricciones inconstitucionales de venta, pues considera que van en contra de su negocio en territorio norteamericano

Meng Wanzhou, dir. de finanzas de Huawei.

Hace casi un año de que Estados Unidos y la República Popular China empezaron la disputa comercial por los aranceles. En este mismo contexto se desencadenó uno de los conflictos más importantes percibidos hasta ahora en el mundo de la tecnología y la seguridad a nivel mundial.

Actualmente, la multinacional china de alta tecnología Huawei se encuentra en el ojo de la tormenta del conflicto entre las dos mayores potencias económicas del mundo: Estados Unidos y la República Popular China.

Por un lado, Estados Unidos y sus socios aportan dudas sobre los potenciales peligros en materia de ciberseguridad que representa el fabricante de origen chino; por otro lado, el Gobierno chino defiende sus empresas y asegura que son competitivas y no representan ningún riesgo.

Hasta este momento, el problema ha trascendido fronteras y ya ha sido considerado por muchos como una ‘guerra fría' tecnológica.

Las aristas del conflicto se centran en el espionaje por el uso de equipos extranjeros, la guerra comercial que mantienen ambos países, la política internacional actual y el advenimiento de nuevas tecnologías, como el 5G.

Y aunque Huawei trae la piedra en sus zapatos desde que el exingeniero del ejército chino Ren Zhengfei fundó la compañía en 1987, no fue hasta principios del 2018 que el Gobierno estadounidense, apoyado por el FBI y la CIA, empezó a boicotear al gigante tecnológico, de manera más o menos oficial, según se ha informado públicamente.

El conflicto tomó fuerza a inicios de este 2019, cuando el Gobierno de Estados Unidos (liderado por el presidente Donald Trump) acusó de fraude bancario y espionaje al gigante tecnológico chino, responsabilizando específicamente a su directora ejecutiva, Meng Wanzhou, como parte de esa trama. Meng fue detenida en Canadá en diciembre de 2018, por orden del Gobierno de Estados Unidos. Y actualmente se encuentra en libertad bajo fianza y tiene previsto comparecer a su audiencia el próximo 8 de mayo para iniciar el proceso de extradición a Estados Unidos.

Como parte de sus represalias, Trump ha ordenado el bloqueo a la venta de los productos de la empresa china (que se estima también podrían afectar a firmas como Apple). Y recientemente Huawei le respondió a Estados Unidos con una demanda por tales restricciones, pues considera son ‘inconstitucionales'.

Medios internacionales como El Confidencial publicaron que aliados de Estados Unidos, como Nueva Zelanda y Australia, anunciaron que bloquearán la llegada de las redes 5G de Huawei, mientras que Francia y Reino Unido lo están debatiendo; pero todavía ‘ninguno' ha llegado a las restricciones ordenadas por Trump.

LA DEMANDA

Durante una conferencia de prensa, celebrada este miércoles 6 de marzo, desde Shenzhen, en China, y transmitida en directo a través de las redes sociales, el jefe de asuntos jurídicos de Huawei, Song Liuping, dijo que la acción legal que se presentó contra el Gobierno del presidente Trump es para impugnar la sección 889 de la Ley de Autorización de la Defensa Nacional (NDAA) de 2019, pues consideran que las restricciones impuestas van en contra de su negocio en territorio estadounidense.

Song Liuping subrayó que ‘la sección 889 se basa en numerosas proposiciones falsas, no probadas y no verificadas'. Y en contraposición de las premisas del estatuto, aseguró que ‘Huawei no es propiedad del gobierno chino ni se encuentra bajo su control o influencia'.

Además, destacó que la empresa china tiene un ‘excelente' historial y mecanismos sólidos de seguridad. A la fecha, Estados Unidos ‘no' ha dado a conocer ninguna prueba en su contra, en esta materia.

Trascendió que con esta acción, el fabricante chino busca un fallo declaratorio, que declare inconstitucionales las restricciones dirigidas a la empresa china y una medida cautelar permanente contra estas restricciones.

Por su lado, el actual presidente de la compañía china, Guo Ping, explicó que se han visto obligados a tomar esta acción legal debido a que el Congreso de Estados Unidos ha fallado repetidamente en presentar pruebas que respalden las restricciones impuestas a los productos de la empresa que representa.

‘Esta prohibición no solo es ilegal, sino que también bloquea a Huawei de participar en la competencia justa, dañando en última instancia a los consumidores estadounidenses. Esperamos el veredicto del Tribunal y confiamos en que será beneficioso, tanto para Huawei como para el pueblo estadounidense', matizó.

La demanda fue presentada en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos en Plano, Texas.

Y según la reclamación, la sección 889 de la NDAA de 2019 no solo prohíbe a todas las agencias gubernamentales de Estados Unidos comprar equipos y servicios de Huawei, sino que también les impide contratar u otorgar subvenciones o préstamos a los clientes de Huawei, sin ningún proceso ejecutivo o judicial. ‘Esto viola las cláusulas relativas al escrito de proscripción y confiscación y al debido proceso, además de pisotear los principios de separación de poderes consagrados en la Constitución de Estados Unidos, porque el Congreso, al tiempo de legislar, trata de juzgar y ejecutar la ley', recalcó Guo.

Por su lado, el titular global de ciberseguridad y privacidad de la compañía china, John Suffolk, remarcó que ‘tienen integrados mecanismos de seguridad en el desarrollo y despliegue de sus productos, lo cual ha asentado un referente con estándares de elevado nivel que pocas empresas pueden igualar'.

Asimismo, enfatizó que ‘las medidas restrictivas impiden que la empresa proporcione tecnologías 5G más avanzadas a los consumidores estadounidenses, lo que retrasará el despliegue comercial de 5G y la mejora de sus prestaciones en Estados Unidos'.

Adicionalmente, indicó que los usuarios en las regiones rurales y remotas del país se verán obligados a elegir entre la financiación gubernamental y los productos de alta calidad y precios asequibles, lo cual dificultará la actualización de la red, ampliando la brecha digital.

Peor aún, advirtió, las restricciones impuestas a Huawei sofocarán la competencia. Guo aseguró, que si se anula dicha ley, como debería ser, Huawei tendrá la oportunidad de llevar a sus clientes estadounidenses las tecnologías punteras para construir la red 5G más avanzada.

‘Huawei está dispuesto a abordar las preocupaciones de seguridad del gobierno de Estados Unidos. Levantar la prohibición de la NDAA le permitirá al gobierno de Estados Unidos trabajar con Huawei para resolver los verdaderos problemas de seguridad cibernética', puntualizó Guo Ping.