Panamá,25º

16 de Nov de 2019

Economía

Consumo de agua: gota a gota, centavo a centavo

El Idaan sigue siendo la cenicienta del presupuesto estatal con el nuevo gobierno. Pero ahora con el aumento de la demanda de agua, surge una coyuntura interesante. ¿Alcanza el agua para pasar todos los buques neopanamax por las esclusas?

Consumo de agua: gota a gota, centavo a centavo

El acceso al agua potable es un derecho humano que deben garantizar los gobiernos. Eso es lo que dice la teoría. En la práctica, en Panamá, hasta agosto pasado solo habían 700,384 conexiones de agua potable en todo el país.

Y existe el recurso. La disponibilidad de agua dulce en Panamá se estima en 119.5 mil millones de metros cúbicos, del que se utiliza menos del 30%, según cifras oficiales.

Por múltiples razones, incluida la ineficiencia estatal, el Estado no ha podido brindar acceso a agua potable a todos los ciudadanos. Según la Contraloría General, la cobertura de agua potable roza el 95% de la población; sin embargo, no se contabilizan los miles de grifos que no pasan una gota en días, a veces por varios meses, en los cientos de hogares donde, en cambio, sí llega el recibo puntualmente.

Irónicamente, según los organismos internacionales, el problema radica en el alto consumo. Unos 400 galones por día; tres veces más que el promedio regional. Pero esa cifra no lo dice todo. Hay cuatro tipos de clientes que consumen agua en el país y el consumo promedio es muy distinto para cada uno. Clientes residenciales, industriales, comerciales y gobierno. En el panorama completo del consumo de agua, el residencial tiene un consumo per cápita de 102 galones por día. En cambio, los clientes industriales consumen en promedio 35,535 galones por empresa; los clientes comerciales utilizan 1,301 galones por empresa y el gobierno consume 6,069 galones diarios por entidad.

Consumo de agua: gota a gota, centavo a centavo

Incluso, la demanda de consumo residencial se mantuvo intacta de un año a otro -entre 2017 y 2018- pero la del sector industrial se disparó en casi 10,000 galones más por día entre un año y otro. Lo que da a entender que la demanda proviene de sectores productivos, donde en muchos rubros, el agua pasa de ser un gasto a una materia prima.

En consecuencia, el consumo per cápita de agua no podría atribuirse en su totalidad al residencial, ni siquiera la mayor parte.

Por otro lado, la composición de la demanda ilustra otra coyuntura del agua y su manejo: un dilema entre derecho humano y rentabilidad.

Datos del Consejo Nacional del Agua (Conagua) revelan que el 86.9% del agua dulce disponible en el país se utiliza para la generación hidroeléctrica, 7.4% se utiliza para el tránsito de buques en el Canal y tan solo 1.3% se utiliza para el consumo humano.

El mismo Canal también provee agua para consumo humano, junto con la planta de Laguna Alta, concesionada a la empresa Aguas de Panamá, S.A. Entre ambas despacharon 34,645 millones de galones en 2008, a un costo de $29.07 millones. Diez años después, en 2018, el despacho fue de 51,219 millones de galones a un costo de $50.31 millones.

La ACP tiene tres plantas potabilizadoras: la de Miraflores (Panamá), la de Mendoza (Panamá Oeste) y la de Mount Hope (Colón). Mientras que la de Laguna Alta, en Pueblo Nuevo, pertenece a Aguas de Panamá, S.A.

Facturación

La junta directiva y la administración del Idaan sostienen que se requiere de un ajuste tarifario para rentabilizar la operación y sacar a la entidad del 'hoyo' en que se encuentra. Sin embargo, las cifras de la Autoridad de los Servicios Públicos dan cuenta de que el costo promedio de producción de agua por parte del Idaan en 2007 fue de 69 centavos por cada mil galones; y 10 años después, en 2017, fue de 88 centavos y en unas provincias cuesta más que en otras.

Por otro lado, el Idaan facturaba cada mil galones en $1.03, y en 2015 en $1.05. Pero la demanda de mayor crecimiento ha sido la comercial e industrial.

Del agua producida, se dejó de facturar el 40.8%, ya sea por problemas en tuberías y en la red o por falta de medidores. Hace 10 años, en 2008, la cifra era de 41.5%.

En 2019, con el potencial de crecimiento más alto de la región, Panamá sigue por vencer el desigual acceso al agua para todos. Especialmente en las comarcas y áreas apartadas del país. Pero se suma un nuevo reto generado de la ampliación del Canal: conseguir más agua para evitar las restricciones de calado.

Para ello, el Canal realiza unos estudios que aún no están listos. La propuesta de un embalse en el río Indio ya tiene el rechazo de los sectores indígenas que habitan la cuenca desde que el Canal propuso la idea cuando planeó la ampliación de la vía interoceánica.

La semana pasada, el gobierno anunció que compraría las acciones de AES para recuperar el 100% de la represa Bayano para resolver la demanda de agua de la ACP. Otra cuenca que se sumaría al inventario del Canal.

El 89.6% del agua dulce se utiliza para energía

Demanda

En Panamá la disponibilidad total de agua dulce se ha estimado en 119.5 mil millones de metros cúbicos, de los cuales solo se utiliza aproximadamente el 25.8%, según cifras del Consejo Nacional de Agua (Conagua).

Además, la misma entidad, adscrita al Ministerio de la Presidencia, prevé que para el año 2050, la demanda de agua supere en 50% la disponibilidad.

Del agua dulce disponible, se utiliza el 1.3% para el consumo humano, 1.7% para el uso agropecuario, para uso industrial se usa el 0.02%; mientras que el Canal de Panamá demanda 7.4% y el sector de generación hidroeléctica utiliza el 89.6% del agua dulce disponible en el país. El resto se usa para turismo recreacional y belleza escénica (0.01% en ambos renglones).

La mayor demanda de agua se concentra en la vertiente del Pacífico donde habita el 83% de la población y concentra más del 70% las actividades económicas, incluyendo la región Metropolitana (distritos de Panamá, San Miguelito, La Chorrera, Arraiján y Capira) donde habita el 55% de la población total del país y el grueso de industrias y servicios.