Panamá,25º

05 de Dec de 2019

Economía

Consumo sostenible

El consumo sostenible al que nos referimos, se traduce precisamente en consumir los bienes y servicios que requerimos para satisfacer aquellas necesidades, procurando reducir a la vez el uso de recursos naturales y materiales tóxicos...

El obtener bienes y servicios para satisfacer nuestras necesidades básicas, es algo que hacemos rutinariamente en el diario vivir, al comprar los víveres para alimentación, vestido, calzado, productos para la higiene personal y de limpieza en el hogar, al igual que el uso de los servicios básicos de agua y electricidad, entre otros. Sin embargo, ser conscientes de los efectos que dichos actos pueden tener en el ambiente, es prácticamente imprescindible en la actualidad, razón por la que estamos llamados a realizar un consumo sostenible.

El consumo sostenible al que nos referimos, se traduce precisamente en consumir los bienes y servicios que requerimos para satisfacer aquellas necesidades, procurando reducir a la vez el uso de recursos naturales y materiales tóxicos, con la finalidad de impactar lo menos posible las condiciones que enfrenta el planeta por la contaminación ambiental, e igualmente descartar la obtención de productos que no necesita, ya que en la fabricación, distribución y disposición final de los mismos, se genera también un impacto en la cantidad y calidad de los recursos naturales con que contamos.

Para cumplir este objetivo, el consumidor es un factor clave, ya que cada actividad que realiza, involucra una decisión sobre qué tipo de productos consumir, tratando de elegir aquellos que impliquen un ahorro en el uso de recursos naturales para su elaboración, reducir las emisiones de residuos y contaminantes sobre el ciclo de vida del producto o servicio, a fin de evitar la contaminación al ambiente, y sobre todo, reducir el consumo de bienes que no necesita, algo que puede resultar difícil ante la ola de mensajes y anuncios que promueven el consumo desmedido de productos.

Elegir productos elaborados con materiales reciclados, alargar la vida útil de los artículos comprados, consumir alimentos locales y de temporada, adquirir bienes que respondan a un manejo responsable del ambiente en su elaboración, reutilizar los bienes y productos, al darles un segundo o más usos, y separar los desechos que generamos diariamente en el hogar y en el trabajo, clasificándolos después de su utilización para disponer de ellos de manera adecuada, son tareas que contribuyen al consumo sostenible, permitiendo la satisfacción de nuestras necesidades básicas, pero sin comprometer la capacidad de las futuras generaciones de hacerlo posteriormente.

La legislación en materia de protección al consumidor comprende entre otros el derecho al consumo, el de elegir bienes y servicios de calidad para cumplir con las necesidades básicas como seres humanos, y el derecho a un ambiente saludable, pero este último conlleva también una responsabilidad para el consumidor, ya que solo en la medida que su consumo sea responsable, podrá gozar de un ambiente saludable.

Es por ello que Acodeco, en cumplimiento de la Ley 6 de 2018, que establece la gestión integrada de los residuos sólidos en las instituciones públicas, ha iniciado la implementación de un plan de gestión de desechos sólidos en la sede central, con miras a replicarse en las oficinas regionales y en otras instituciones públicas y escuelas, reconociendo que el éxito dependerá de la convicción de cada funcionario en la importancia de la gestión adecuada de los desechos que genera, y del impacto en la calidad de nuestro ambiente.

Abogada en el Departamento de Decisión de Quejas