Temas Especiales

22 de Oct de 2020

Economía

Recesión un concepto que toca puertas

Se trata de un fenómeno que se origina a partir de la desaceleración económica continua, un estado en el cual el crecimiento reporta detrimento sin mejoras significativas

Recesión un conceptoque toca puertas

La recesión es un concepto que cada día toma más relevancia en los medios de comunicación internacional. Hoy día, el sistema económico global atraviesa por una serie de situaciones que han dado lugar a complejas barreras para el desarrollo y crecimiento.

Una realidad que eleva los niveles de preocupación con respecto a las perspectivas, porque de continuar marcándose una tendencia a la desaceleración, prontamente podría el mundo enfrentarse a la tercera recesión económica del siglo XXI. Pero, ¿comprendemos qué es la recesión, las probabilidades de que suceda y cuáles son sus afectaciones en torno a nuestra estabilidad financiera?

La recesión sucede en un lapso, por lo general, de corto plazo, entre 8 a 18 meses, en el cual la actividad comercial e industrial disminuye. Esto como resultado de un detrimento del poder adquisitivo de los consumidores, el cual termina por afectar las operaciones de las compañías, dando lugar a serias incidencias negativas en las tasas de desempleo y, por ende, en los ingresos.

Dichos lapsos de crisis se confirman generalmente a partir de la métrica de dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo.

La recesión se origina a partir de la desaceleración económica continua, un estado en el cual el crecimiento reporta detrimento sin mejoras significativas. Por ejemplo, en el período 2010 la economía global creció 4.3%, mientras que en el período 2011 se reportó un crecimiento de 3.1%, equivalente a 1.2 puntos porcentuales por debajo del período previo.

De acuerdo con cifras históricas, dicho crecimiento continuó en decadencia en 2012 con un 2.5% equivalente a 0.7 puntos porcentuales por debajo del 2011.

De haber continuado en descenso los %PIB, a mediados de esta década se podría haber experimentado una contracción severa que posteriormente se tornaría en recesión, sin embargo, en los períodos subsecuentes se reportó una ligera mejora alcanzando su máximo de 3.1% en 2017.

Para 2018 las cifras bajan nuevamente, cerrando 2019 con un potencial 2.3%, de acuerdo con datos que reposan en informes recientes.

Entre los siglos XX y XXI se registran alrededor de cincuenta recesiones; muchos tendemos a definir los períodos de recesión como detrimentos del %PIB, en lugar de identificarse a partir del %PIB negativo y confirmado a partir de la métrica general que acota su definición oficial.

Datos recabados a través de un sondeo de Lezcano Financial Group, (2020), muestran que el 61.5% de la población afirma que la recesión es un período de desaceleración económica, mientras un 35.5% lo relaciona con períodos de crecimiento negativo y un 3% lo define como período de contracción.

No se debe de dejar de lado que existen otros indicadores que se emplean como herramientas de medición, como lo son los porcentajes de desempleo, las variaciones de ingresos per cápita y la estabilidad de las operaciones en la industria de manufactura y el ámbito comercial. En este contexto, el PIB no puede considerarse como el factor determinante.

Recesión en puertas

De acuerdo con los informes de perspectivas de crecimiento económico mundial correspondientes a enero 2020, se pronostica que el período 2019 cierre oficialmente en un 2.3%, con ánimos a una potencial mejora a 2.5% para el período 2020 y entre el 2.6% y 2.7% en los períodos 2021 y 2022, respectivamente (Banco Mundial, 2020).

Sin embargo, esta ligera recuperación de 0.2 puntos porcentuales está condicionada a la reducción de la incertidumbre que se ha desarrollado en torno a temas geopolíticos y que ha tenido afectaciones significativas en el desenvolvimiento armónico del comercio internacional. De no reportarse mejoras en torno a estos sucesos, el crecimiento mundial podría reducirse a un 1.8%. El equivalente a 0.6 puntos porcentuales por debajo de lo esperado sería entonces el % de crecimiento PIB más bajo reportado en la última década. El hecho de que la economía mundial se encuentre propensa a dicho escenario, eleva las probabilidades de una recesión, tal y como lo han pronosticado diversas figuras del ámbito académico en los campos de la economía, las finanzas y la política.

Ahora, muchos cuestionarán las posibilidades de una recesión si estamos viviendo un escenario de crecimiento económico, con altas y bajas en los ciclos económicos. La respuesta la tenemos en la peculiaridad de la serie de eventos en materia geopolítica que se han reportado entre 2018 y 2019 y que cada vez se tornan más complejos.

Para los períodos de consternación económica previos, los temas que tenían mayor incidencia eran de carácter comercial y político, negociaciones que terminaban en acuerdos multilaterales, variaciones en precios de materia prima o movimientos de capital de divergencia en rendimientos donde los activos en determinadas divisas, eran más atractivos a los inversionistas.

Hoy día, la incertidumbre se origina de la disputa del poder económico entre potencias que tienen gran incidencia en el ámbito industrial y comercial, donde las operaciones de manufactura y las ventas al detalle se han visto seriamente afectadas.

Un caso emblemático es el de los Estados Unidos, que ha reportado dos juicios políticos o impeachment, ocasionando intranquilidad, ante el rol del liderazgo de los tomadores de decisiones que, al conjugarse con la subida de las tasas en Sistema de Reserva Federal, podría acentuar las probabilidades de la tercera recesión del siglo XXI.

Afectaciones

Es importante mencionar que los daños no se reflejan precisamente en el período activo de la recesión. Las incidencias se viven posteriormente, por ejemplo, en las empresas, se torna sumamente difícil equilibrarse, lo que impacta las tasas de desempleo.

A mayor desempleo los ingresos familiares disminuyen y por ende es común que un porcentaje significativo de las hipotecas caiga en mora.

En cuanto a los profesionales, para los jóvenes recién graduados se torna mucho más difícil posicionarse en puestos de trabajo que cumplan con sus expectativas salariales o en muchos casos, no encuentran opción.

De acuerdo con los resultados del sondeo (Lezcano Financial Group, 2019) el 92.3% de la población reportó su preocupación con respecto a su estabilidad económica.

A pesar de que la recesión crea un estado de paro económico, no escapa de tener un beneficio único con respecto a la disminución de la inflación. No obstante, si la recesión es prolongada impacta de forma drástica en los precios ocasionando la desaceleración de las operaciones, principalmente en la manufactura y las ventas al detalle.

Recesión un conceptoque toca puertas
Laritza del Rosario Lezcano Navarro

FICHA

La autora es asesora financiera.

Nombre: Laritza Lezcano

Ocupación: Consultora financiera.

Resumen de su carrera: Máster en Inversiones y Finanzas y diplomado de Economía y Finanzas de la Universidad Queen Mary University of London. Licenciada en Contabilidad, Banca y Finanzas por la Universidad Santa María La Antigua. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.