Temas Especiales

19 de Sep de 2020

Economía

Déficit y deuda, la piedra en el zapato de la ACP, Etesa, ENA y Aeropuerto de Tocumen, en la baja perspectiva de Fitch

Aunque Fitch Ratings rebajó de estable a negativo  la perspectiva de riesgo de la ACP, el Aeropuerto Internacional de Tocumen, Etesa y ENA, el Gobierno aseguró que 'las finanzas públicas están ordenadas y bajo control'.

Panorámica de rascacielos Panamá
El Gobierno asegura que Panamá “no” ha perdido el grado de inversión que otorgan las calificadoras internacionales de riesgo.Archivo | La Estrella de Panamá

Aunque el Gobierno Nacional aseguró que “las finanzas públicas están ordenadas y bajo control”, el déficit y la deuda parecen ser  la piedra en el zapato de  la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), el Aeropuerto Internacional de Tocumen, S.A. (AITSA), la Empresa Nacional de Autopistas (ENA) y la Empresa de Transmisión Eléctrica (Etesa) en la rebaja de las perspectivas que les otorgó Fitch Ratings, en sus últimas revisiones publicadas esta semana. 

En su reporte, Fitch Ratings rebajó de "estable a negativo"  las perspectivas de riesgo de la  ACP, AITSA, ENA y Etesa.

 Y precisó que el resultado de la evaluación de estas empresas emisoras está muy relacionado con su vinculación con el Gobierno Nacional, al deterioro fiscal y al aumento de la deuda que registra el país. 

Justificación 

Además, Fitch Rating  justificó que la perspectiva dada a estas empresas emisoras sigue  la afirmación de la calificación de incumplimiento de emisor (IDR) a largo plazo de Panamá en “BBB” y a la revisión de su perspectiva de estable a negativo dada a conocer el pasado 6 de febrero.

Sustentó que la perspectiva negativa para Panamá refleja un marcado deterioro en los déficits fiscales y un aumento significativo de la carga de la deuda del gobierno. Además, la reciente desaceleración del crecimiento mayor de lo previsto crea desafíos adicionales para la consolidación fiscal.

Para el economista y docente universitario, Ramón Rodríguez, la perspectiva de riesgo de "estable a negativa" , dada por Fitch al país, "hay que tomarla con mucha efectividad porque también es un llamado para que el país haga sus adecuaciones en el manejo del déficit fiscal y endeudamiento”.

Evaluación

En su análisis, la calificadora señaló que la ACP, a pesar de las métricas financieras muy sólidas que respaldan una calificación más alta en comparación con los criterios de calificación de Fitch para puertos y pares, sus calificaciones de “A” están restringidas en tres niveles por encima de la calificación soberana de Panamá dados los vínculos entre ACP y el gobierno panameño. “Por lo tanto, una rebaja de la IDR de Panamá daría lugar a una rebaja similar de las calificaciones de ACP”, afirmó.

Fitch Ratings también confirmó las calificaciones de incumplimiento de emisor a largo plazo, de emisores de moneda local y extranjera, de Empresa de Transmision Eléctrica, SA (Etesa) en “BBB” y revisó la perspectiva de calificación de estable a negativa. La calificación nacional a largo plazo también se ha afirmado en “AAA (pan)”.

En su evaluación, destacó que las calificaciones reflejan el fuerte vínculo de Etesa con la calificación soberana de Panamá (BBB-) debido al 100% de propiedad del gobierno en la compañía y el historial de apoyo financiero. Además, Etesa es estratégicamente importante para la infraestructura eléctrica del país.

Las calificaciones reflejan el riesgo comercial relativamente bajo de la compañía, el flujo de caja estable, la propiedad de sus activos y las métricas crediticias esperadas en línea con las de pares regionales con calificaciones similares.

Con respecto a las notas del Aeropuerto Internacional de Tocumen, S.A. (Aitsa), la calificadora mantuvo una calificación de “BBB”, ya que sus perfiles de crédito independientes (SCP, por sus siglas en inglés) se evalúan al mismo nivel que la calificación del soberano panameño. Se califica la fortaleza del vínculo con el gobierno y su incentivo para respaldar.

Indicó que las calificaciones de Aitsa están vinculadas a las de Panamá debido a la influencia que las decisiones gubernamentales pueden tener en las operaciones del aeropuerto. Por lo tanto, “una rebaja de la IDR de Panamá daría lugar a una rebaja similar de las calificaciones de Aitsa”, señaló.

En tanto que para la empresa que gestiona los corredores, Fitch precisó que la calificación de ENA Sur de “BBB”, refleja su perfil SCP pero su vínculo con el gobierno lo obliga a no exceder la calificación de Panamá.

Mientras que ENA Norte registró una baja nota de “BBB-”, aunque refleja una mejora de un nivel desde su SCP debido al vínculo con Panamá.

Advirtió que la calificación también está limitada a un nivel inferior al del soberano. Por lo tanto, “una baja en la IDR de Panamá conduciría a una baja en la calificación de estos dos emisores”.

Para el caso de ENA Este, la perspectiva se mantiene estable ya que su calificación “BB” refleja una mejora de un nivel de su SCP.

Una rebaja de la IDR de Panamá “no” daría lugar a una rebaja de la calificación de este emisor, siempre que el SCP de ENA Este permanezca sin cambios.

Inversión

Por su parte, el ministro de Economía y Finanzas afirmó que Panamá “no” ha perdido el grado de inversión que otorgan las calificadoras internacionales de riesgo, a pesar del “manejo irresponsable” que se le dio a estos fondos durante pasadas administraciones.

“Las finanzas del Estado están bajo control con los ajustes que se han aplicado sin perder el grado de inversión y que además permitirán que la estimación del déficit fiscal que se había proyectado en un techo de 3.5% será reducido a 3.1%”, sostuvo Alexander.

Cifras del MEF indican que el Sector Público No Financiero (SPNF) finalizó el 2019 con déficit de $2,100 millones o 3.1% respecto al producto Interno Bruto (PIB). Mientras que la deuda total, hasta noviembre de 2019 se ubicó por encima de los 30.370,4 millones.

El titular del MEF reiteró que el Gobierno Nacional sigue trabajando para mantener el orden en las finanzas públicas y demostrar la situación que se ha logrado con las calificadoras de riesgo que en estos momentos están en Panamá como Standard & Poor´s y representantes del Fondo Monetario Internacional (FMI).

Fitch también destacó los aspectos que pueden, individual o colectivamente, conducir a una acción de calificación negativa.

ACP: Una acción de calificación negativa sobre la calificación soberana de Panamá; aunque es poco probable, cambios adversos significativos en las políticas comerciales o en el entorno macro general que afectan negativamente las perspectivas de crecimiento del volumen del Canal de manera sostenida; y cambios materiales en la autonomía de ACP o los lazos operativos con el soberano a través de ajustes al marco legal.

AITSA: Una disminución en la calidad crediticia de la calificación soberana; reducción significativa en las operaciones de su aerolínea ancla, COPA Airlines, o una pérdida significativa en los aviones de pasajeros; y disminución sostenida del volumen de tráfico.

ENA Norte, ENA Este y ENA Sur: una acción de calificación negativa sobre la calificación soberana de Panamá; bajo rendimiento del tráfico que no se compensa con los ajustes de peaje; y gastos de mantenimiento importantes que superan sustancialmente las expectativas, lo que reduce la flexibilidad financiera.

Fitch también enumeró los desarrollos que pueden, individual o colectivamente, conducir a una acción de calificación positiva:

ACP: Improbable en el corto plazo dada la perspectiva negativa de Panamá. Sin embargo, una acción de calificación positiva sobre la calificación soberana de Panamá podría desencadenar una acción positiva para ACP.

AITSA:- Aunque se considera improbable en el corto plazo, desapalancamiento más rápido de lo esperado junto con una acción de calificación soberana positiva.

ENA Norte, ENA Este y ENA Sur: Aunque es poco probable dada la perspectiva negativa de Panamá, una acción de calificación positiva sobre la calificación soberana de Panamá podría desencadenar una acción positiva para los proyectos; acciones positivas tomadas por el gobierno para apoyar los intereses del tenedor de bonos; y rendimiento sostenido del tráfico por encima de las expectativas del caso base.