Temas Especiales

21 de Sep de 2020

Economía

Puente binacional sobre el río Sixaola lleva un 72% de avance

El proyecto está siendo construido por el Consorcio Binacional Sixaola, conformado por la empresa Meco S.A. de Costa Rica, Cal & Mayor y Asociados y Mexpresa, ambas mexicanas,  con una inversión de $25 millones.

El puente binacional sobre el río Sixaola  se construye entre las fronteras de Panamá y Costa Rica y se espera que empiece a funcionar antes de que finalice el primer semestre de 2020.
El puente binacional sobre el río Sixaola se construye entre las fronteras de Panamá y Costa Rica y se espera que empiece a funcionar antes de que finalice el primer semestre de 2020.Cedida

Un 72% lleva el puente binacional sobre el río Sixaola que se construye entre las fronteras de Panamá y Costa Ricas; y se prevé que su construcción finalice antes de terminar el primer semestre del 2020.

Así lo informaron las autoridades de obras públicas de ambos países,a través de la Unidad Técnica Binacional (UTEB), liderada por los viceministros de Obras Públicas de dichos países y con la coordinación de la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), en el marco de una reunión en Cahuita, Limó realizada este jueves 27 y viernes 28 de febrero.

De acuerdo con la fuente, la obra avanza conforme al plan de trabajo, habiendo resuelto retos como la movilización de las instituciones fronterizas, el desmontaje del viejo puente ferroviario y la coordinación interinstitucional con más de 25 organismos de ambos países.

Indicó que la construcción comenzó del lado de Costa Rica y finalizará en Panamá, razón por la cual el avance mayor se registra hasta el momento del lado de costarricense.

A la fecha se han construido 36 de los 40 pilotes preexcavados de concreto reforzado que darán soporte al puente nuevo de 260 metros de longitud y 16,4 metros de ancho, a dos carriles, que incluye aceras, ciclovías, espaldones y rampas de acceso. La losa estructural tiene un avance del 60% y ya se instalaron 15 vigas principales de las 25 en total que tendrá el puente, de 52 metros de longitud y 108 toneladas cada una.

“Prácticamente ya se puede caminar sobre 160 metros de puente, aunque no circular evidentemente por estar finalizando la construcción del lado panameño. Respecto a las obras de protección de márgenes el avance es de un 85% del lado de Costa Rica y un 40% del lado panameño”, explicó el viceministro de Obras Públicas y Transportes de Costa Rica (MOPT), Tomás Figueroa.

El proyecto se ejecuta con una inversión de $25 millones, de los cuales $10 millones provienen de una partida no Reembolsable del Fondo de Infraestructura para Países de Mesoamérica y el Caribe (50% para Costa Rica y 50% para Panamá), con una contrapartida adicional de $7,5 millones por país. Es gestionado por la Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS), y su construcción la realiza el Consorcio Binacional Sixaola, conformado por la empresa Meco S.A. de Costa Rica, Cal & Mayor y Asociados y Mexpresa, ambas mexicanas.

Desafíos y soluciones

De acuerdo con Librada de Frías, Viceministra del Ministerio de Obras Públicas de Panamá (MOP), desde el inicio de las operaciones se han ido resolviendo las contingencias que regularmente se presentan en este tipo de proyectos y se han ido ajustando las operaciones de manera satisfactoria.

Señalaron que un reto principal de una obra binacional como esta, fue armonizar los aspectos legales, institucionales y operaciones con más de 25 organismos de ambas naciones.

“La movilización de los puestos fronterizos del lado de Costa Rica y de Panamá era un requisito para liberar el área en donde se está construyendo el nuevo puente. Esta fue una tarea adicional que se solicitó a UNOPS y que permitió que en poco menos de un año se logró coordinar a 11 instituciones, ubicar el nuevo espacio de las oficinas y construir la nueva infraestructura, lográndose un traslado armonioso a las oficinas nuevas en agosto de 2019, con una operación fluida y ambientes más cómodos”, destacó de Frías.

Asimismo, consensuadamente se apoyó a las mujeres de la etnia Ngöbe que desarrollaban sus costumbres de lavado debajo del puente ferrocarrilero, construyendo un nuevo y mejor sitio más cerca de sus viviendas. Por otra parte, en la parte laboral, el proyecto previó desde el inicio una contratación equitativa de operarios panameños y costarricenses.

Actualmente, los equipos de trabajo están concentrados en definir los detalles de terminación del nuevo puente con los extremos a ambos lados de la frontera y los parques que beneficiarán a las comunidades locales.

Para Alejandro Rossi, director de UNOPS en Costa Rica, “la coordinación eficaz con las autoridades del MOP en Panamá y el MOPT en Costa Rica y el respaldo que desde el inicio ha brindado el Gobierno de México, junto a todas las entidades fronterizas, ha permitido no solamente una gestión orientada a resultados en materia de infraestructura sino también atender al interés genuino de las comunidades locales a ambos lados de la frontera, en el marco del enfoque de proyectos de infraestructura de nueva generación”.

El lanzado de las vigas en el último vano, se hará en marzo con lo cual se finalizarían en junio los 260 metros de puente y un mes después las rampas de aproximación.