Temas Especiales

07 de Jul de 2020

Economía

Un virus y el abordaje social ante la histeria

Mientras que las acciones para hacer frente al coronavirus son drásticas, el enfrentamiento del calentamiento global, una problemática no menos importante, implica ajustes que terminan implementándose de manera paulatina

Un virus y el abordaje social ante la histeria

El siglo XXI está impregnado de retos para el desarrollo y crecimiento económico, que a la vez tienen un impacto significativo en el bienestar humano. Sin embargo, a pesar de las similitudes en cuanto a las consecuencias, algunos de estos causan mayor consternación que otros.

Tal como sucede con el calentamiento global y el nuevo coronavirus o Covid-19. En este contexto, el estudio de la conducta del ser humano juega un papel muy importante, ya que el análisis del comportamiento es un medio de determinación de potenciales acciones que podrían ser de mayor ayuda a la hora de sobrellevar el tema y sus causas.

Atendiendo a los cambios climáticos, de acuerdo con el ingeniero ambiental Lucas Garrido, hay mucha desinformación sobre las consecuencias potenciales de este y sus afectaciones, lo cual termina por desviar la atención de la sociedad civil sobre el tema. Según su experiencia en el campo, “se reflejan extremismos que no permiten establecer una visión clara sobre los niveles reales de preocupación, lo cual conlleva a cuestionarse si las personas nos preocupamos más por temas con consecuencias a corto plazo, como son las epidemias, versus aquellos con consecuencias a largo plazo, como es el calentamiento global”.

“Se reflejan extremismos que no permiten establecer una visión 
clara sobre los niveles reales de preocupación, lo cual conlleva 
a cuestionarse si las personas nos preocupamos más por 
temas con consecuencias a corto plazo, como son las epidemias, 
versus aquellos con consecuencias a largo plazo, como es 
el calentamiento global”.

De acuerdo con las estadísticas, el Covid-19, una variación de los síndromes de enfermedades respiratorias (SARS), se ha diseminado a un ritmo acelerado, abarcando en su totalidad 100 países, más de 125 mil casos reportados y aproximadamente 4,600 defunciones.

Aquella infodemia, como se le denominó en enero de 2020, pasa a ser hoy día la ratificación de una pandemia por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Estos hechos han elevado la consternación por parte de la población global, creándose un fuerte ambiente de pánico sobre el cual vale la pena cuestionar si estamos dejando de lado otros temas de significativa importancia como hemos señalado.

Consultando a profesionales de la medicina en Panamá, la consternación existe porque es algo nuevo, desconocido. Según la opinión del médico César De Gracia, “el desconocimiento del nivel de esparcimiento, la inexactitud de la tasa de mortalidad, y la capacidad de fácil contagio, exacerban la preocupación de la población tanto local como mundial”.

Así lo corroboran otros profesionales de la salud, “este es un virus desconocido, para el cual a la fecha no se ha establecido tratamiento y mucho menos hay una cura”.

La doctora Marcia Gómez nos comparte que a través de los años se ha visto que las pandemias tienen un impacto socioeconómico y psicológico importante en la población.

Los factores psicológicos juegan un papel importante en la forma en que las personas enfrentan la amenaza de un virus y las pérdidas asociadas.

Según la especialista, “la psicología es relevante para la comprensión y el manejo del miedo excesivo, la estigmatización y la xenofobia”, este último es un tema que se fortalece cuando los virus se propagan de forma más acelerada en ciertas zonas geográficas.

Para De Gracia, la consternación toma cuerpo a partir del desconocimiento, “eventualmente cuando exista una vacuna, probablemente las personas tendamos a ignorar su importancia, dejando de lado su aplicación. Tal como sucede con la influenza, para la cual existe una vacuna que además de proteger contra la enfermedad, también protege contra otras infecciones virales que pueden ser secundarias a un proceso de influenza, sin embargo, el médico tiene que hacer campaña intensa para que la población se aplique la misma”.

En contraste con otros retos para el desarrollo, el crecimiento económico y el bienestar social, como es el calentamiento global, De Gracia señala que, a pesar de ser este último promotor de afectaciones socioeconómicas similares a las del Covid-19, no causa consternación similar porque el ser humano desafortunadamente se ha acostumbrado a vivir con ello.

Por su parte, Gómez considera que ambos temas comparten similitudes en cuanto a la desaceleración económica, pero con una diferenciación en los plazos en los cuales se manifiestan sus consecuencias, así como en los porcentajes de personas que se ven afectadas de forma directa.

Ambas situaciones contribuyen a la inestabilidad económica y social, los comercios se ven atropellados porque la continuidad de las operaciones se interrumpe. Tal como lo expresa De Gracia, “hemos observado que los comercios se han quedado sin inventario de jabones, gel alcoholado; pronto los desinfectantes y demás productos complementarios no estarán a disposición inmediata”. Y de estarlo, será a precios mayores como resultado de una excesiva demanda sobre la oferta.

En lo que respecta al cambio climático, las variaciones en el ámbito local e internacional son a largo plazo. Así como se expresa en los informes científicos, la desaparición paulatina de asentamientos y ciudades a orillas de playas como resultado de los incrementos del nivel del mar, a razón de mayores temperaturas, es un hecho.

De acuerdo con los informes, en los próximos años la temperatura incrementará a un promedio de 2°C.

Y el Covid-19 requiere de acciones inmediatas y drásticas, lo cual exacerba la preocupación en la población.

La concienciación es clave para el manejo de estos retos y sus consecuencias. El Covid-19, como enfermedad, puede adquirirse en eventos de presencia excesiva, en lugares de trabajo e incluso en el hogar.

En lo que respecta al calentamiento global, se intensifica con las acciones del ser humano. Mientras que para el abordaje del coronavirus las acciones son drásticas, en el enfrentamiento del calentamiento global los ajustes terminan implementándose de manera paulatina. No obstante, ni uno ni otro dejan de ser temas que requieren similar atención.

Para el ingeniero Garrido, cada día se propicia el desarrollo social en condiciones menos insalubres que desencadenan en crisis sanitaria y de salud pública.

Por ello, los temas ambientales están estrechamente ligados al desarrollo de condiciones de salubridad, que terminan por permear de forma similar la estabilidad socioeconómica.

Recesión un conceptoque toca puertas
Laritza del Rosario Lezcano Navarro

FICHA

La autora conduce el segmento 'Su ventana financiera' en @Estrellaonline

Nombre completo: Laritza del Rosario Lezcano Navarro

Ocupación: Consultora financiera

Resumen de su carrera: Máster en inversiones y finanzas y diplomado de economía y finanzas de la Queen Mary University of London. Licenciatura en contabilidad, banca y finanzas de la Universidad Santa María la Antigua de Panamá. Experiencia laboral en auditoría comercial, análisis financiero e implementación de análisis cuantitativo.