Temas Especiales

06 de Aug de 2020

Economía

La fuerza económica frente al virus

Mientras el coronavirus sigue expandiéndose, diferentes gobiernos del mundo han tomado medidas severas para mitigar la paralización de las finanzas. En Panamá, el Covid-19 ha dejado un hueco inicial de $5,800 millones, según cálculos del Ministerio de Economía y Finanzas

Los gobiernos de los países afectados por el Covid-19 se han visto forzados a adoptar medidas para aliviar la situación de los negocios y de empleados cuyos salarios han sido suspendidos como consecuencia de las políticas gubernamentales, para así amortiguar la crisis de las familias día a día.

El cuadro comparativo que ilustra la nota fue elaborado por la Central American Business Intelligence (Cabi), un grupo de empresas de inteligencia, consultoría y análisis de datos de temas económicos, financieros y sociopolíticos, que ilustra las políticas gubernamentales, fiscales y del sector privado en diferentes países de Centroamérica y de Europa. La Estrella de Panamá recogió la información de dos países de la región, El Salvador y Guatemala, y de Panamá. La de Estados Unidos, el país con más casos de Covid-19 en el mundo, de Reino Unido y de España, del bloque europeo.

En el caso de Estados Unidos, la administración de Donald Trump lanzó un histórico programa de estímulo económico de 2.2 trillones de dólares del Banco de la Reserva Federal que guarda un colchón para contingencias que surgen en este tipo de situaciones, pero antes requiere de la aprobación del Congreso. El plan e incentivos lanzado por la administración Trump, no obstante, ocasiona un gran déficit fiscal a la primera potencia del mundo, que cuenta con una gran fortaleza mundial respaldada por su credibilidad en el manejo de finanzas. Según algunos analistas del mercado que hablaron con este diario, el déficit fiscal de Estados Unidos podría ocasionar que los inversionistas opten por refugiarse en otros instrumentos de inversión como el oro, a largo plazo. Otros se inclinan en el bitcoin como uno de los mecanismos para guardar sus inversiones.

El European Central Bank, con sede en Frankfut, Alemania, lanzó la pasada semana un nuevo programa de activos temporales de valores del sector público y privado para contrarrestar los graves riesgos para el mecanismo de la política monetaria y perspectivas para la zona. El plan consiste en 750 mil millones de euros (unos 837 mil millones de dólares) que serán aportados a cada país de acuerdo con su población y la aportación al PIB de la Unión Europea. La artillería demostró el compromiso con el euro como moneda única en la región. El paquete ayudó a contener las primas de riesgo, en especial las de Italia, uno de los más afectados por la pandemia.

En Panamá el virus ha dejado un hueco inicial de $5,800 millones, según cálculos del Ministerio de Economía y Finanzas. Dinero que busca recolectar a través de la colocación de bonos soberanos, líneas de crédito de entidades financieras internacionales y de sus propios ahorros, si es necesario.

El istmo fue el primer país de Latinoamérica que acudió al mercado internacional para ofertar con éxito una emisión de $2500 millones con vencimiento en el año 2056 a una tasa de interés de 4,5%. Este dinero se destinará para recuperar las finanzas del Estado, invertir en las necesidades de la crisis sanitaria, financiar los programas del plan Panamá Solidario anunciado por el mandatario Laurentino Cortizo. Aunado a esto, el Ministerio de Economía y Finanzas realiza múltiples negociaciones con los organismos financieros internacionales y con el Fondo Monetario Internacional que pusieron a disposición una línea de crédito para los países en desarrollo, que espera llevar en buenos términos.

La incertidumbre de la pandemia es que las autoridades aún no pueden predecir cuántos meses durará la crisis y qué tan profunda será.

Escenarios

La consultora Deloitte publicó un informe en el que identifica varios sectores que sufrirán más de cerca los impactos del virus:

En la producción, explica, China se vio afectada sustancialmente por el cierre de la provincia de Hubei y otras zonas. Este mismo efecto parece sentirse como dominó en el resto de las economías que implementan las medidas de confinamiento total o parcial.

China, según Deloitte, tiene efectos en los exportadores a ese país. El Banco Mundial proyectó que las mayores fuentes de importaciones de China son Corea, Japón y otros países asiáticos.

La consultora también prevé que habrá interrupción en la cadena de suministros y del mercado, ya que muchas de las empresas manufactureras dependen de los insumos intermedios importados del gigante asiático y otros países afectados por el virus.

El tercer punto que analiza Deloitte se refiere a las repercusiones financieras en las empresas y los mercados financieros.

En este contexto, las perturbaciones temporales de los insumos y/o la producción podrían tensionar a algunas empresas, en especial las que tienen una liquidez insuficiente. Los comerciantes de los mercados financieros pueden o no prever o comprender correctamente qué empresas pueden ser vulnerables. Como un posible acontecimiento, remoto, señala una importante perturbación de los mercados financieros a medida que los participantes se preocupan por el riesgo de la contraparte. Algo más probable es una disminución significativa de los mercados de valores y de bonos corporativos, ya que los inversores prefieren mantener los valores gubernamentales debido a la incertidumbre de la pandemia.

Pero en medio de la avalancha de malas noticias que fluyen por todo el mundo, Deloitte plantea que el peor escenario ya pasó. Se basa en que la transmisión en China ya ha disminuido y los posibles brotes aislados no son un riesgo para propagar el virus. Su economía vuelve a la normalidad y empieza a recuperar las pérdidas generadas en el primer trimestre, sin olvidar que las pérdidas no se pueden reemplazar.

Partiendo que estamos ante un mundo globalizado, en la medida en que un país libra la batalla del virus, y otros se sumergen en la paralización de su economía, se ocasionan interrupciones continuas en diferentes regiones e industrias, a medida que se producen y controlan los virus. Este es el segundo escenario descriptivo que plantea la consultora ante el brote del virus. Un efecto perturbador de la economía lo suficiente como para desacelerar considerablemente el crecimiento mundial.

El cuarto escenario es la crisis financiera, las grandes deudas que provocan los retrasos, el declive de los mercados de valores mundiales y la huida de inversores de riesgo que venden activos como bonos de alto rendimiento y acciones volátiles exponen a los inversores que han subvalorado el riesgo, cita la consultora.

Políticas económicas implementadas por pandemia covid-19