Temas Especiales

14 de Jul de 2020

Economía

De ciudadanos del mundo a apátridas en plena pandemia

El Covid-19 estremeció muchos aspectos de la vida, desde modelos económicos y políticos hasta el cuestionamiento del mismo ser. En medio de todo, también hubo ejemplos claros de la necesidad de repensar conceptos como la nacionalidad y la humanidad

Crucero Zaandam, de Holland America, reportó 14 casos confirmados, otros 250 sospechosos y 4 muertes por Covid-19Erick Marciscano| La Estrella de Panamá

La pandemia agarró a miles de personas de todo el mundo fuera de sus fronteras. Cuando la Organización Mundial de la Salud declaró la epidemia del Covid-19 (enfermedad que causa el virus SARS-Cov2) como una pandemia el pasado 11 de marzo, miles de personas estaban en alta mar o como indocumentados en otro país. Con el cierre de fronteras —aeropuertos y puertos– en varios países como medida de protección sanitaria, la suerte los llevó de ciudadanos del mundo a apátridas en solo unas horas.

Unos 38 cruceros estaban navegando en todo el mundo cuando la OMS declaró la pandemia, según datos extraídos de CruiseMapper. A bordo se reportaron infectadas 2,919 personas entre cruceristas y tripulantes. Hasta este 30 de abril, el saldo de muertos a bordo de cruceros por causa del nuevo coronavirus fue de 50 personas, según el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés).

Los brotes no son desconocidos para las navieras de cruceros. Cada año se reportan más de 10 brotes virales o bacterianos en cruceros en plena travesía. Incluso es una cifra que ha ido disminuyendo: en 2002 se reportaron 43 brotes que afectaron a 3,530 personas, mientras que en 2012 se reportaron menos brotes (34), pero afectaron a más personas (5,542). El año pasado se reportaron 14 brotes que afectaron a 1,556 cruceristas.

La novedad del nuevo coronavirus es que muchos barcos no pudieron llegar a puerto, o llegaron muy tarde. Los países cerraron fronteras, puertos y aeropuertos, dejando a miles de pasajeros varados en sus aguas. Incluso algunas navieras llegaron a apelar a la humanidad de los países para permitirles atracar en los puertos y poder atender médicamente a pasajeros al borde de la muerte. Los tripulantes, en cambio, tienen que permanecer en el barco, muchos de ellos están en cuarentena extendida aún en el mar.

De ciudadanos del mundo a apátridas en plena pandemia

¿Actuaron las navieras a tiempo? Según una agente de viajes panameña que vende cruceros hace más de 20 años, las navieras se demoraron mucho en cancelar los viajes… “al principio no sabían ni qué hacer (…) mandaban un comunicado, después otro”. Los reportes de casos a la CDC se remontan a febrero, pero no fue hasta la semana del 11 de marzo que las navieras empezaron a cancelar sus salidas, algunas de ellas recién han extendido las cancelaciones a las salidas de junio.

De varados a cautivos

Cuando los cruceros Zaandam y Rotterdam llegaron a un puerto de Florida el 2 de abril tras días de navegar sin rumbo y después de la muerte de cuatro personas con Covid-19 y decenas de infectados a bordo, la pesadilla de Dante Leguizamón – periodista argentino que estaba entre los pasajeros del barco– no terminó. Ese día empezó otro capítulo de un viaje aterrador que recién terminó esta semana cuando después de 50 días –su viaje original apenas duraba 14 – pudo volver a casa.

Dante es un periodista argentino que abordó el crucero Zaandam, de la naviera Holland America el pasado 8 de marzo, invitado por un amigo que trabaja en el barco como músico. El barco zarpó de Buenos Aires, recorrió islas Malvinas, Uruguay. El viaje de Leguizamón terminaba en el puerto de San Antonio 14 días después. Pero no fue así. Su viaje de placer dio un giro de 180 grados cuando la declaración del Covid-19 como pandemia los agarró en el mar.

Cuando los países cerraron sus fronteras y sus puertos, 38 cruceros estaban en alta mar con 90,000 pasajeros abordo de acuerdo con la Asociación Internacional de Líneas de Cruceros.

Cuando la naviera bajó del barco Zaandam y Rotterdam a los 1,200 pasajeros para enviarlos a casa, a unos 15 –la mayoría argentinos– se les negó el abordaje en el avión. Se los llevaron de vuelta al barco diciéndoles que Argentina no los dejó viajar. Desde ese momento y por casi 30 días, estuvieron encerrados en el barco en sus cabinas en algún punto del Caribe. Finalmente este miércoles pudieron tomar un vuelo de Eastern Line para retornar a sus países.

Al Leguizamón compartir su historia en redes sociales, recibió testimonios de muchos trabajadores de barcos que terminaron presos por negarse a atender enfermos de coronavirus sin la protección necesaria, de cuarentenas que sobrepasan los 14 días, de vuelos prometidos que no se concretaron, de enfermos que no se reportaron y muertes que se reportaban días después de que ocurrieran.

Viajar por el mundo

Si hay un medio de transporte que recoge la esencia del mundo globalizado es justamente un barco. Este puede fabricarse en Europa por lo de la marca, abanderarse en Panamá por las bajas tasas, contratar personal de cualquier país y establecer una oficina central en Bahamas, por lo del beneficio fiscal. Pero para los que embarcan, las nacionalidades siguen teniendo peso porque cada persona que aborda un crucero debe tener visa para desembarcar en cada punto en el cual atraque el barco. De lo contrario no puede bajar. En condiciones normales, esa persona pasaría el día en el barco comiendo y tomando cocteles aguados hasta que regresen los que se bajaron y sigan el recorrido.

Eso no fue lo que pasó con los pasajeros que el 8 de marzo abordaron en Buenos Aires el crucero Zaandam, propiedad de la compañía Holland America, filial de Carnival Corporation. El coronavirus empezó a reportar los primeros casos en la región a principios de marzo. En la fecha en que el barco zarpó, el Gobierno argentino contabilizaba 12 casos de Covid-19 en todo el país.

La pandemia global que inició en China en diciembre puso a los países en jaque. A mediados de marzo casi todos los países cancelaban vuelos y cerraban sus puertos.

El itinerario del Zaandam incluía escalas en Uruguay, islas Malvinas (puerto Stanley) y otros puertos cercanos. La embarcación terminaría la primera parte de su recorrido el 21 de marzo en el puerto chileno de San Antonio. Allí se bajarían los pasajeros que regresaban a Argentina o bien los que se quedaban en Chile u otro país del sur, y embarcarían los pasajeros que seguirían la segunda parte del viaje: una travesía de 20 días pasando por el Canal de Panamá y culminando en Fort Lauderdale el 7 de abril.

El 14 de marzo el barco llegó a Punta Arenas, Chile. Según el blog de la naviera, fue la última vez que los pasajeros se bajaron del barco. Al día siguiente, el 15 de marzo, no pudieron atracar en el siguiente puerto, el de San Antonio, también en Chile. “Desde ese día, todos los puertos nos negaron el desembarco”, detalla la naviera.

A partir de ese día emprendieron un viaje fantasma. Varados en las cosas de Valparaíso primero, esperaban “confirmar” la reserva para transitar por el Canal de Panamá y llegar a Fort Lauderdale.

El 21 de marzo el barco salió de Valparaíso hacia el norte con rumbo desconocido, porque el tránsito por el Canal estaba ahora 'en veremos' ante el cierre de puertos panameños y la restricción de cruzar.

Un día después, al menos oficialmente, el barco informó que 13 pasajeros y 29 tripulantes se habían reportado con “síntomas de influenza”.

Dante no tuvo más remedio que continuar la travesía hacia el norte. El barco ya iba en dirección a las costas panameñas del Pacífico. Otro buque de la misma naviera, el Rotterdam, salió de México el 22 de marzo con equipo médico y pruebas para detectar Covid-19 y se encontró con el Zaandam el 26 de marzo en la noche, según la bitácora de Holland America.

En la costa panameña –mientras esperaban la autorización para cruzar el Canal de Panamá– los pasajeros no enfermos fueron trasladados del Zaandam al Rotterdam en una operación que tuvo lugar el 27 de marzo.

Cuatro fallecidos abordo

El administrador del Canal de Panamá, Ricaurte Vásquez, a través de una videoconferencia actualizó la información sobre la situación de la vía acuática en medio de la pandemia. Era el viernes 27 de marzo y sobre el Zaandam, que ya reportaba enfermos, reiteró que el barco no había cruzado el Canal por la restricción del Ministerio de Salud panameño, al que aconsejó al menos permitirle el desembarco para que los pasajeros pudiesen regresar por avión a sus países”. Unas horas después, la naviera anunciaba en su blog el deceso de cuatro personas a bordo del Zaandam por Covid-19, sin determinar la fecha de cada deceso.

El Ministerio de Salud en su comunicación oficial del 28 de marzo, dijo que tras haber sido actualizados de la situación en el barco reevaluaron la medida para brindar una “ayuda humanitaria que les permita continuar hasta su destino”, pero aclarando que ningún pasajero ni miembro de la tripulación podía desembarcar en suelo panameño.

El tránsito empezó el domingo 29 y culminó el 30 de marzo. La naviera y el Gobierno estadounidense agradecieron el gesto humanitario a Panamá, al tiempo que se proclamaba como héroes a los pilotos que asistieron dichos tránsitos. Pero los tres días que permaneció anclado el barco en la costa panameña esperando el paso por el Canal es un episodio digno de recapitular por el país, tanto como signatario del convenio SAR de la Organización Marítima Internacional, como por ser parte de la Convención Americana de Derechos Humanos.

Una vez cruzado el Canal de Panamá y con cuatro cadáveres a bordo, los dos cruceros volvieron a la incertidumbre cuando el alcalde de Fort Lauderdale, Dean Trantali, dijo que no podrían atracar.

Ese 30 de marzo, el periodista argentino se dirigía a un país para el que no tiene visa de entrada. El mismo día el presidente de la naviera, Orland Ashford, cuestiona en un mensaje a las naciones que estando enfocadas en combatir la crisis internamente, “le dieron la espalda a quienes estaban en el mar”. Criticó la negativa de los países en brindarles equipo médico, provisiones y atención a los pacientes más graves. Y en tiempos de miedo extremo, como este que ha traído el virus Sars-COV2, ¿cómo actuamos de manera consistente con nuestra dignidad humana?, preguntaba el ejecutivo.

Eventualmente pesaron más los casi 400 ciudadanos estadounidenses que estaban en los barcos y ambos cruceros atracaron en el puerto de Everglades. Entre el 2 y el 3 de abril desembarcaron unos 1,200 pasajeros que luego fueron repartidos entre clínicas, sus casas y el aeropuerto para tomar vuelos charters a sus países. En la carta pública, Leguizamón cuenta que una pareja de ancianos fue llevada hasta el aeropuerto, pero no pudieron viajar porque el esposo, argentino, no podía hacerlo, pero ella, uruguaya, sí podía. Ambos fueron devueltos al barco junto con diez argentinos más, un boliviano, un croata y otra persona cuya nacionalidad no pudo identificar.

El periodista presentó un recurso de Habeas corpus a través de su familia ante los tribunales argentinos. Cuando escribió su testimonio en redes, no sabía exactamente dónde estaba, porque cuando el 9 de abril el barco levó anclas y salió del puerto de Everglades, lo hizo sin avisarles.

El mundo volvió a los nacionalismos rancios con Trump, Johnson y Bolsonaro. Pero el individualismo nunca se fue. Bien dijo Teresa May, la exprimera ministra del Reino Unido en un discurso después del referendo para el Brexit en 2016, “si crees que eres ciudadano del mundo, entonces eres ciudadano de ninguna parte. No entiendes qué significa la ciudadanía”.

Ciudadanos del mundo o de ninguna parte

derechos humanos

La idea de una ciudadanía del mundo se origina en el concepto del cosmopolitismo nacida en la antigua Grecia, plantea el profesor y filósofo, Samuel Prado Franco. En esa época, Grecia era una ciudad-estado con un territorio geográfico bastante limitado, pero con el surgimiento de los grandes imperios, esas ciudades-estados desaparecieron y empezaron a aparecer las naciones, identificándose como territorios delimitados por fronteras, explica Prado, y añade que la idea del cosmopolitismo se siguió manteniendo con el ideal de ver a los seres humanos como sujetos de derechos independientemente de su lugar de nacimiento, religión, idea política o raza. Son varios los tratados internacionales que dan legalidad al rescate humanitario de personas en peligro transfronterizo. En el caso de los mares, específicamente, está el Convenio de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (1982), el Convenio Internacional para la seguridad de la vida humana en el mar (1974) y el Convenio Internacional sobre búsqueda y salvamento marítimo (1979). Todos los tratados están enmarcados en la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que eleva la ayuda humanitaria de opción a compromiso entre las partes o los países firmantes.

Apátrida en cambio, según la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados, es aquel que se ve privado de una nacionalidad, y que por ese motivo no se le permite ir al colegio, al médico, conseguir trabajo, abrir una cuenta bancaria e incluso contraer matrimonio, o sea que no pueden ejercer sus derechos humanos fundamentales.

Cruceros afectados por el COVID-19