Temas Especiales

22 de Ene de 2022

Economía

'Más de 40 mil empresas no van a poder sobrevivir a la pandemia': Unpyme

El impacto económico de la crisis recae sobre los hombros de las micro, en su mayoría empresas familiares, según una encuesta del sector

Panorámica Panamá
La pandemia de la covid-19 está dando un golpe frontal a la economía panameña.Aris Martínez | La Estrella de Panamá

Actualmente, Panamá está atravesando por el más fuerte embate a la economía, nunca antes visto, a causa de la crisis por la pandemia de covid-19, un golpe frontal que está afectado principalmente a las micro, pequeñas y medianas empresas del país.

Franklin Martínez, presidente de la Unión Nacional de Pequeñas y Medianas Empresas (Unpyme), alertó que como consecuencia de la pandemia "más de 40 mil empresas no van a poder sobrevivir y no van a poder reactivarse a pesar de que se les inyecte dinero".

Según Martínez, el parque empresarial de Panamá lo conforman 92 mil empresas; y de ese total el 80% son micro, pequeñas y medianas empresas, fundamentalmente familiares. 

De esta masa crítica, el 75% son microempresas, el 25% son pequeñas y el otro 5% son medianas.

Al analizar estos resultados,"significa que el mayor impacto económico de la crisis recae sobre los hombros de las micro, las cuales, en su mayoría, son empresas familiares y sobre todo de origen familiar", señaló Martínez.

"Estamos frente a una crisis que afecta la economía y el patrimonio familiar; y no apoyar a las micro en este momento de crisis, es poner a la familia panameña en situación de riesgo social", advirtió Martínez, quien en nombre del gremio lanzó un llamado a la "solidaridad" con estas empresas.

Otro estudio de la firma tecnológica Alegra.com, en la que participaron unas 1,500 micro, pequeñas y medianas empresas de Panamá, revela que ese sector ha sido uno de los más afectados por las medidas adoptadas para hacer frente al nuevo coronavirus (covid-19).

De acuerdo con la investigación, entre marzo y abril las ventas mermaron un 62% en relación con los meses anteriores, en gran parte de ese sector de la economía (mipymes).

Los hallazgos de Unpyme, por otro lado, forman parte de una encuesta que realiza desde que se declaró la pandemia en el mundo y se comenzaron a dar las restricciones sanitarias en el país por el reporte de los primeros casos de covid-19. 

La encuesta se desarrolló en dos escenarios. El primero a finales de mayo y el segundo a finales de abril.

En el primer escenario (abril) se encontró que la situación socieoeconómica de las empresas se basó en la "incertidumbre" por cómo iban a salir o sacar adelante sus empresas, en momentos en que el presidente de la República, Laurentino Cortizo, aún no había anunciado el acuerdo de moratoria con la Asociación Bancaria de Panamá.

En el segundo escenario (mayo), se observó que después de que el presidente de la República anunció las negociaciones con la Asociación Bancaria, la incertidumbre y la ansiedad bajaron un poco. La incertidumbre pasó a segundo lugar y la preocupación de cómo se iba a mantener a las familias quedó en el tercer lugar.

Otro aspecto importantes que arrojó la encuesta es que el 70% de las empresas está bancarizada, pero el 30% no lo está.

La bancarización le permite a las empresas acercarse a las entidades de microfinanzas y a la banca regular para adquirir recursos. Pero a quienes no lo están, los obliga a buscar a través de prestamistas, las formas de obtener ingresos económicos para empujar la carreta.

"El 10% de las empresas están cayendo en manos de los prestamistas, pero desafortunadamente ese dinero no tiene trazabilidad y se presta para lugares oscuros en cuanto a la economía nacional", expresó Martínez.

Otra barrera que muestra la encuesta para las micro, pequeñas y medianas empresas es que el uso de internet es "muy deficiente". "Se pierde mucho tiempo. Ocho de cada diez personas pierden el tiempo, casi un 83%, en revisar las redes sociales", precisó.

En su análisis, Unpyme también propone un plan de recuperación, para evitar que esas 40 mil empresas se pierdan, desarrollado en tres etapas.

La primera fase es la condición actual de las empresas, de "sobrevivencia". Incluiría el desarrollo el ambiente básico para poner en marcha a las mipymes a nivel nacional, a través del diseño, objetivos y metas básicas.

Este primer paso servirá, además, para garantizar los recursos para el arranque (capital de trabajo para planilla y fondos operativos) y la subsistencia de las empresas garantizando así los puestos de trabajo.

Actualmente, todavía hay más de 200 mil contratos suspendidos por las restricciones ocasionadas por la pandemia de covid-19; y se prevé que alrededor de 300 mil panameños pierdan sus empleos este año 2020 y que la tasa de desempleo alcance el 20%, según el analista laboral René Quevedo. Se estima que las mipymes emplean a más del 49% del personal ocupado en Panamá.

La segunda etapa de la propuesta de Unpyme corresponde al desarrollo de planes de mipymes por sector, construcción y desarrollo de espacios de negocios entre los sectores. 

Mientras que, la tercera parte será para el seguimiento, control de riesgo y desarrollo de planes a mediano y largo plazo desde una sala de observación integral.

Para Martínez, aunque no se necesita mucho dinero para que la micro, pequeña y mediana empresa se reactiven, son del criterio de que no tiene ningún sentido entregar recursos económicos a empresas que no están capacitadas.

"Ojo, no hablamos de una capacitación de ocho horas, ni de dos cursos de cuatro horas virtuales, sino de un seguimiento serio y responsable. De que se haga una auditoría del proceso y se permita a la empresa saber cuál es el punto en el cual se encuentra en este momento y hacia dónde va", afirmó.

Recientemente, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Gobierno de Panamá firmaron un contrato de una línea de crédito por $300 millones para apoyar al segmento de la pequeña y mediana empresa, y al sector agropecuario. De acuerdo con Martínez, los recursos se darán en dos partidas.

El primer contrato por $150 millones se firmó el martes de la semana pasada. Y un segundo contrato se debe estar firmando, aproximadamente, a fin de año para que se haga efectivo en el mes de enero.