28 de Nov de 2021

Economía

ACP invertirá $2 mil millones para asegurar sostenibilidad hídrica

Se trata de la segunda inversión más importante que realiza la administración canalera para garantizar la competitividad, después de la ampliación de la vía

El Canal de Panamá invertirá $2 mil millones para alcanzar la sostenibilidad hídrica en las operaciones de la vía interoceánica, y garantizar el suministro de agua potable a la mitad de la población panameña para los próximos 50 años.

Por la vía que une el Atlántico con el Pacífico transita el 6% del comercio mundial.Archivo | La Estrella de Panamá

La administración de la vía interoceánica presentó ayer el pliego de condiciones para la precalificación de cinco empresas, que deberán comprobar su competencia y solidez económica, y posteriormente presentar una propuesta al mejor valor que les permita competir en el diseño y construcción del nuevo sistema optimizado de administración del recurso hídrico.

Se trata de la mayor inversión de la administración canalera desde la ampliación de la vía en 2016, una inversión de $5,500 millones. “Estamos invirtiendo en un sistema innovador para atender la cantidad, la calidad y el control del agua”, dijo Ricaurte Vásquez, administrador de la Autoridad del Canal Panamá (ACP).

En los últimos años, los niveles de precipitación pluvial han registrado cifras históricamente bajas a causa de las variaciones climáticas.

“Asegurar niveles operativos de agua, de manera sostenible, es fundamental para la viabilidad a largo plazo del Canal de Panamá”, señaló Vásquez, al resaltar la importancia que tiene el proyecto para mantener la competitividad de la vía interoceánica en el futuro.

La obra contempla un portafolio de proyectos, entre ellos, uno macro que se estima en $1,800 millones, y otros menores, explicó José Reyes, vicepresidente de Proyectos Hídricos de la ACP. La inversión garantizará el suministro de 1,400 millones de metros cúbicos de agua a partir de 2025.

“Estamos invirtiendo en un sistema innovador para atender la cantidad, la calidad y el control del agua”
RICAURTE VÁSQUEZ,
ADMINISTRADOR DE LA AUTORIDAD DEL CANAL DE PANAMÁ

“Esto representa el déficit de la cuenca causado por la variabilidad de los patrones de lluvias. Es agua adicional que necesita ser incorporada a la cuenca hídrica”, explicó José Reyes.

De las cinco propuestas que presenten las empresas se escogería la más ventajosa para el Estado, la mejor, para que desarrolle los macro y micro proyectos. La contratación se realizará mediante las reglas de contrataciones públicas por un “mejor valor” en dos fases, una de las cuales inició ayer con la precalificación de empresas.

Los interesados deberán presentar a más tardar el 12 de noviembre información financiera, técnica, y experiencia comprobada para que sea evaluada por los administrativos de la vía acuática y elegir a los mejores precalificados.

A las cinco empresas precalificadas se les entregará, en noviembre próximo, el pliego de condiciones en el que se contemplan las consideraciones de la ACP.

Las propuestas se esperan recibir a finales de 2021. Mientras que los trabajos empezarían en la estación seca de 2022. La idea es que para 2025 se cuente con el sistema de agua que permita a la ruta mantener su hegemonía en términos de competitividad y continuar siendo un motor de desarrollo para nuestro país.

El megaproyecto canalero subsanaría los déficits de lluvias y ampliaría la capacidad para aprovechar el agua en eventos extremos como tormentas.

La solución al problema hídrico abriría espacios para explorar nuevas alternativas para maximizar las operaciones de la ruta. “Sin agua es imposible pensar en un cuarto juego de esclusas o cualquier otra iniciativa”, dijo Reyes.

Daniel Muschett, vicepresidente de Agua y Ambiente del Canal de Panamá, explicó que se busca desarrollar un sistema adecuado para atender la demanda creciente de la población y de las operaciones de la vía.

Por el Canal de Panamá pasa el 6% del comercio mundial. La ruta es alimentada por los lagos artificiales Gatún y Alajuela. El año pasado, la cuenca canalera experimentó su quinto año más seco en 70 años, lo que provocó que los niveles de los lagos cayeran por debajo del promedio.

El Canal implementó medidas como un cargo por agua dulce y prácticas de conservación del recurso para contar con un fondo para adaptarse a un clima cambiante.

Las medidas de ahorro de agua aplicadas en 2020 permitieron mantener un calado estable a pesar de la falta de lluvias de 2019; debido a ello, la vía pudo ofrecer un calado de 49 pies.