Temas Especiales

21 de Oct de 2020

Economía

Promulgan decreto que extiende la amnistía tributaria

Los contribuyentes que se acojan a la medida podría beneficiarse, de cumplir con los requisitos,  de una condonación de hasta un 85% la morosidad en intereses, recargos y multas adeudados

DGI
Con la extensión el Gobierno alivia los pagos de los contribuyentes que se acojan a la moratoria.Archivo | La Estrella de Panamá

Todo contribuyente natural o jurídico moroso hasta el 29 de febrero de 2020 y que se acoja a un arreglo de pago hasta el 31 diciembre de 2020, abonando el 25% o más del convenio, podrá cancelar sus tributos ante el Estado hasta el 31 de diciembre de 2021, como lo establece la extensión de la amnistía tributaria, o también conocida como moratoria.

Se trata del proyecto de Ley 360, aprobado a mediados de agosto pasado, como un apoyo a los contribuyentes y para aliviar la crisis financieras ante la emergencia sanitaria nacional por la covid-19 desde inicios de marzo pasado.

La extensión quedó establecida en el Decreto Ejecutivo 512 del 23 de septiembre de 2020, publicado en la Gaceta Oficial 29119-B.

La iniciativa presentada en el pleno mediante la Dirección General de Ingresos (DGI) del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) plantea que el Estado condonará hasta el 85% de la totalidad de los intereses, recargos y multas adeudados.

Además la norma faculta la DGI, a colaborar con la banca para que otorguen facilidades crediticias a los contribuyentes en el pago de impuestos, obteniendo un doble beneficio para apoyar a los contribuyentes al pago de sus impuestos; mientas la banca y aumenta su recaudación.

El decreto en mención modifica lo dispuesto en el Decreto Ejecutivo 553 del 19 de noviembre de 2019, modificado y adicionado por el Decreto Ejecutivo 257 del 3 de abril de 2020, que reglamenta la Ley 99 de 11 de octubre de 2019.

Con la extensión, el Gobierno también aspira a recibir más tributos, ya que durante el primer cuatrimestre de 2020, según datos de la DGI, el Estado dejó de recaudar cerca de $536 millones en Ingresos Corrientes, en relación a lo que tenía estimado para ese periodo.

Antes de la aparición de la covid-19, las autoridades habían presupuestado recaudar en Ingresos Corrientes la suma de $2,250 millones, pero solo registró $1,714 millones, lo que representando el cumplimiento del 76%.

Mientras que en Ingresos Tributarios de enero a abril pasado, la DGI registró un total de $1,325 millones, es decir, $466 millones (26%) menos de lo estimado, ya que aspiraba a $1,792 millones en ese primer cuatrimestre del 2020.