Temas Especiales

25 de Jan de 2021

Economía

Científicos y oenegés piden al presidente el veto parcial de la nueva ley de pesca

El "retroceso" planteado pondría a Panamá en riesgo de ser sancionado por la UE, uno de los mercados más importantes de los exportadores locales

Ley de pesca
El proyecto de ley 131 fue aprobado en tercer debate por el pleno de la Asamblea Nacional, el pasado 29 de octubre.Cedida

Organizaciones de la sociedad civil ambiental, junto al sector científico, advirtieron que el proyecto de ley 131 de Pesca y Acuicultura aprobado hace poco en tercer debate por la Asamblea Nacional, incentiva la pesca ilegal y fomenta infracciones que terminarán afectando directamente a los ecosistemas.

La Asamblea Nacional de Panamá citò a FCC para que respondan un cuestionario sobre el proyecto de la Ciudad Hospitalaria.

Asamblea de Panamá ordena a población de riesgo reiniciar labores presenciales

Lee más

Ante tal situación, estas organizaciones solicitaron al presidente de la República, Laurentino Cortizo, que emita un veto parcial a este proyecto de ley, para corregir algunas deficiencias que, afirman, empañan el objetivo por el cual fue aprobada esta norma, luego de 61 años de espera.

Las organizaciones de la sociedad civil ambiental y del sector científico hicieron entrega al presidente Cortizo, el pasado 2 de noviembre, de una carta abierta que está dividida en tres puntos prioritarios que detallan dónde se debe corregir la nueva ley.

Los tres puntos prioritarios enfatizan que la nueva ley "Debilita a la institución rectora y su capacidad sancionatoria, reduce la transparencia y la participación pública y mantiene vacíos ya existentes en el Decreto Ley 17 de 1959".

Señalan que desde hace varias décadas la actual ley de pesca requiere modernizarse, no obstante, aseguran que la reforma debe estar a tono con los retos ambientales que enfrenta el país y el mundo.

“Revisar y ajustar ciertos artículos en la nueva ley de Pesca que fue aprobada por mayoría en la Asamblea Nacional el pasado jueves 29 de octubre, es lo que piden las organizaciones ambientalistas y científicas del país, pues ciertos artículos de la nueva ley incentivan la pesca ilegal y fomentan infracciones que terminarán afectando directamente a los ecosistemas”, plantean. 

La Unión Europea ha evaluado y advertido a Panamá sobre las debilidades en la supervisión, vigilancia y control de la Pesca Ilegal, No Declarada, No Reglamentada (Pesca INDNR).

Al respecto, estas organizaciones señalan que la nueva ley falla en desalentar esta actividad. Por ejemplo, el artículo 146 disminuye drásticamente las multas máximas que la Autoridad de los Recursos Acuáticos (ARAP) puede imponerles a los infractores, eliminando su poder disuasorio.

"Con una reducción en las penas, según lo aprobado en la nueva ley de Pesca, en vez de avanzar en el tema de control y vigilancia, se generarán retrocesos en el control de la pesca INDNR", advierten.

Manifiestan que este retroceso, genera el riesgo de ser sancionados por la Unión Europea, uno de los mercados más importantes para el exportador nacional y, por ende, para los pescadores en general. 

Aseguran que la nueva ley desmejora, también, condiciones establecidas previamente en acuerdos internacionales y en la normativa local en temas de participación y salvaguarda del ambiente.

Plantean además que las modificaciones que se introducen a la Comisión Nacional de Pesca Responsable no garantizan la representatividad del sector pesquero artesanal, excluyendo así a alrededor de 14,500 personas que, al no estar agremiadas, pierden la posibilidad de poder participar de esta instancia, que tiene la capacidad de hacer recomendaciones de estudios y solicitar informes relativos a las actividades industriales y al cómo estas afectan al sector pesquero de subsistencia y artesanal.

De esta misma comisión, aseguran, se excluye además la participación de organizaciones científicas o ambientales que pueden contribuir con argumentos en pro de la sostenibilidad de las pesquerías panameñas.

Entre las organizaciones firmantes de esta carta están: Mar Viva, el Centro de Incidencia Ambiental (Ciam), Pana Tortugas, Marea Verde, Audubón Panamá, Ceaspa, Turismo Sostenible, Mi Mar, Pro Mar, Costa Recicla; entre otras.