Temas Especiales

06 de May de 2021

Economía

El emprendimiento como catalizador del impulso económico

La generación de nuevos negocios se traduce en un efecto multiplicador en la economía, a través de nuevos empleos, junto a un desarrollo social y a innovaciones tecnológicas

Este 2020 quedará enmarcado como el año en el que inició la pandemia del SARS-CoV-2, que conllevó a que numerosos gobiernos tomaran drásticas medidas y ejecutaran la suspensión de una gran cantidad de actividades, dejando así únicamente operativas las consideradas como esenciales.

El emprendimiento es una de las bases para el flujo de la economía postpandemia.Archivo | La Estrella de Panamá

Con este panorama, ya se proyectaba de manera inminente una crisis socioeconómica global.

De esta manera, la pandemia trajo consigo una caída generalizada de las actividades económicas, suspensión de contratos de trabajo, aumento del desempleo, cierre de compañías, caída en los ingresos de las empresas y los trabajadores, así como también un deterioro de la posición fiscal de los gobiernos.

Ante esto y durante todo el año, la pandemia nos demostró que el sector empresarial no estaba preparado en muchos sentidos para afrontar una crisis. Incluyendo muchos renglones de la economía, donde no solo las empresas han tenido afectaciones económicas, sino que además vimos que a pesar de estar en la era 2.0, tampoco tenían los elementos para trasladarse a este entorno y volcar las estrategias de negocio, capital humano y ventas, a estos nuevos entornos.

Como resultado de ello, la debacle económica ocasionó que las grandes compañías despidieran de manera proporcional cantidades significativas de trabajadores de tiempo completo. Y a su vez, que otras empresas emplearan a menos personas para poder mantener la flexibilidad.

Esto ocasionó que hoy, más que nunca, encontrar un trabajo tradicional en una firma grande se dificultara extremadamente, especialmente para universitarios jóvenes y recién graduados.

Desempleo e informalidad

Particularmente, todo este panorama conllevó a que un gran porcentaje de jóvenes latinoamericanos se encontrara dentro de un empleo informal, mientras que otro porcentaje se quedó sin trabajo como consecuencia de la pandemia.

En esta realidad y ante la necesidad de mejorar la economía personal, nace un aumento en la cantidad de nuevos emprendimientos, teniendo así un papel clave en el desarrollo del autoempleo.

La importancia de este auge es que una persona independiente que cuente con las capacidades e instrumentos necesarios, pasa de autoempleado a emprendedor y desempeña actividades productivas de mayor valor, ayudando así a la economía con un punto más de producción, generando ganancias y abriendo la oportunidad a la generación de más y mejores empleos.

Esta nueva generación de empleos tiene su diferencia con los puestos de trabajo tradicionales, ya que trabajar para un emprendimiento significa aprender a hacer una cantidad de multitareas que son necesarias para el desarrollo de un negocio exitoso; pueden cumplir con varias funciones que van más allá de lo que está escrito en sus tarjetas de presentación, todo ello desarrollado en un ambiente experimental e innovador.

Además, trabajar en un equipo pequeño, le da la oportunidad al empleado de tener una mayor facilidad de ver y compartir las ideas de lo que sus colegas están haciendo y cómo lo están haciendo, siendo testigos de todos los procesos de trabajo de primera mano.

Por esa razón, el ámbito del trabajo de un empleado en un emprendimiento es mucho mayor comparado al de un empleado que trabaja en un solo departamento para una gran firma o compañía. Es por ello que a menudo obtienen una experiencia profesional más rica y variada, y los emprendimientos contribuyen a la creación de individuos completos, capaces de realizar multitareas, y no a personas entrenadas para ser especialistas de una sola función.

De este modo, el emprendimiento se convierte en una característica estructural de la economía, en parte, por esa respuesta a los altos niveles de desempleo y que a través del autoempleo se convierte en una alternativa factible para obtener ingresos. A su vez, trae como resultado soluciones más económicas y eficientes a problemas o necesidades, lo que agiliza los negocios y alienta la competencia de mercado.

De esta manera su comercialización puede ser usada tanto por individuos como por compañías, haciendo que la economía se refuerce al enlazar a los clientes con los negocios grandes.

En ese sentido, los emprendimientos tienen un rol fundamental en la reactivación de la economía, logrando un mayor desarrollo a largo plazo. Para esto es necesario contar con empresarios emprendedores que generen empleos y valor agregado mediante la creación de nuevos productos, novedosos procesos de producción o la prestación de servicios que no había hasta este momento.

Esta relevancia también radica en que la generación de nuevos proyectos en una sociedad, se traduce en un efecto multiplicador en la economía a través de la creación de nuevas plazas de trabajo, junto a un desarrollo social y a innovaciones tecnológicas. Es por ello que ya muchos países están implementando medidas que apoyen el desarrollo de la creación de negocios y estimulen el crecimiento de los ya existentes.

Caso local

Panamá es uno de estos países que está desarrollando proyectos para incentivar nuevas oportunidades y hacerle frente al impacto económico y social provocado por la pandemia.

De este modo, la reactivación de su economía se proyecta de manera alentadora, con las ventajas de poseer una de las tasas de interés más bajas en Latinoamérica y un acceso favorable a los mercados financieros internacionales.

Para todas las personas que estén pensando en iniciar un negocio y emprender, es sin duda una gran oportunidad que les permitirá obtener mayores ingresos, independencia económica y poder satisfacer sus necesidades.

Ahora más que nunca, tanto usuarios como inversionistas tengamos en cuenta que es el mejor momento para brindar todo el apoyo a los emprendimientos. Así que cómprale a un emprendedor y de ese modo estaremos ayudando al desarrollo y a la reactivación de la economía.