Temas Especiales

21 de Jan de 2021

Economía

Un 58% de las Mipymes 'no van a poder abrir' tras el nuevo confinamiento

La falta de liquidez y de incentivos en medio de la pandemia amenaza con llevar a la quiebra a las micro, pequeñas y medianas empresas panameñas

Panorámica Panamá
El gobierno aprobó una serie de estímulos y facilidades, sin embargo, sin movilización no funcionan.Aris Martínez | La Estrella de Panamá

A octubre del 2019, en Panamá había 62 mil micro, pequeñas y medianas empresas (mipymes) establecidas, muchas de las cuales temerariamente abrieron sus puertas con la reapertura de los sectores económicos, pero con el nuevo confinamiento por la pandemia en la provincia de Panamá y Panamá Oeste, "entre el 52% al 58% no van a poder abrir", afirmó Alicia Jiménez, asesora financiera de la Federación de Cámaras de Comercio, Industrias y Agricultura (Fedecámaras).

ACP repudia irrespeto a monumento del 9 de Enero

Lee más

En declaraciones a TVN, Jiménez señaló que estas empresas se van a mantener cerradas porque "no pueden con la falta de liquidez y la falta de incentivos", con los cuales "ellos puedan sentir que los costos operativos están siendo cubiertos en su medida para controlar precisamente, la oferta y la demanda que se requiere dentro de los medios y locales regionales que ellos funcionan" .

De acuerdo con Jiménez, el impacto en las empresas se puede observar en las vistas y en los porcentajes que da el Ministerio de Trabajo y Desarrollo Laboral. Hasta agosto de 2020, la pandemia lanzó la tasa de desempleo arriba del 18%. "Si una empresa cierra no es nada más que cerró la empresa, es que la empresa no está generando los empleos que nosotros requerimos para que ese individuo pueda realmente estar dentro de los medios, haciendo el factor multiplicador de consumo y de pago de impuestos directos e indirectos", dijo Jiménez.

Manifestó que realmente hay que comprender que la economía es un flujo circular y no es solamente un sector. "Aquí hay una trilogía entre la empresa, el Gobierno y los trabajadores y nosotros como empresa somos los que estamos generando los empleos y tomando los riesgos, precisamente, de estas medidas que fueron inconsultas en el sentido de cerrar en esta cuarentena, después de haber abierto y de haber tenido más o menos un índice de flujos de ingresos entre el 25% y 40% en muchos de los pequeños negocios".

¿Quién va a cargar con los costos en este mediano plazo, en este cortísimo plazo, en que no se generó ingresos pero tengo que continuar trabajando para poder ver cómo pago alquileres, pago gastos operativos y también retribuyo al trabajador, refutó Jiménez, al tiempo que cuestionó que "aquí no hay congruencias en las políticas y tenemos que tomar en cuenta a la voz ciudadana. Y ¿quiénes somos la voz ciudadana? Los micro, pequeños y medianos empresarios, los trabajadores y todos los que tenemos que ver realmente con el devenir de la reactivación económica del país".

Jiménez, a su vez hizo nuevamente el llamado al Ejecutivo para que se acoja al proyecto, que ya está en la Asamblea Nacional, que propone inversión en fondos no reembolsables. ¿Porqué inversión en fondos no reembolsables? Explicó que las 62 mil empresas micro y pequeñas que ya existían antes de la pandemia (estudio de octubre 2019) son las que se tienen que "rescatar" , pues ya sabían, qué hacer, cómo hacerlo y tenían ya disponible todo su margen de operaciones debidamente planificados. Con "los fondos no reembolsables en muy corto plazo con respecto a una inversión nosotros podíamos recuperar, reactivar la economía de este país", aseguró Jiménez.

Programas del Gobierno

En la presentación de su informe, el pasado 2 de enero, el presidente Laurentino Cortizo, aseguró que a través de varios programas que ejecuta el Gobierno han brindado apoyo, principalmente a las micro, pequeñas y medianas empresas.

Según el informe, en el programa Banca de Oportunidades, se desembolsaron fondos por $3.4 millones, lo cual beneficia a 878 microempresarios y nuevos emprendedores.

Mientras que en el programa del Fondo de Garantía se otorgó $50 millones para micro, pequeños y medianos empresarios. También otorgó garantías por $3.2 millones a 937 beneficiarios.

Por su parte, en los préstamos blandos para PYMES, hasta diciembre de 2020 se desembolsó $125 millones a través de bancos privados y estatales.

Respecto a estos desembolsos, Jiménez expresó que los números hablan por sí solos. "Nosotros tenemos una cantidad enorme de micro, pequeñas y medianas empresas esperando en la actualidad para ser atendidos en términos de desembolsos. Si bien es cierto una cosa es aprobados y otra cosa es estar desembolsados" .

Señaló que se trata de una cantidad enorme de dinero, de $530 millones, que se destinaron a la banca para los distintos programas del Gobierno en cuanto a otorgar liquidez a las empresas. "La banca de oportunidades está muy bien, pero es una banca de oportunidades en donde usted le está dando la oportunidad precisamente a nuevos emprendedores, en donde con esta cuarentena no avisada, no prevista por ninguno de nosotros, evidentemente se coarta la oportunidad de que esos fondos, que supuestamente ya fueron entregados en mamo a esos microempresarios puedan ser multiplicados como nosotros lo deseamos en términos de consumo, de inversión, de pago de impuestos directos e indirectos a la economía. Eso es lo que es la reactivación verdadera".

Respecto a los $125 millones a préstamos de tasas blandas, también es una cantidad enorme de dinero que si se inyecta a la economía nosotros podríamos obtener quizás resultados sectoriales, sin embargo, necesitan conocer dónde, en qué sector, y cuántas empresas beneficia.

"Creo que aquí lo que está faltando es un análisis mucho más científico de qué es lo que realmente está impactando la economía, porque lo que nosotros estamos viendo en la calle no es lo que nos están reflejando en este discurso de nuestro presidente Laurentino Cortizo", puntualizó.