Temas Especiales

25 de Jun de 2021

Economía

La banca panameña se prepara para una nueva etapa

El próximo 30 de junio de 2021 vence el periodo para que los clientes se acerquen a los bancos a modificar las condiciones y términos de los compromisos bancarios adquiridos antes de la pandemia. La banca se prepara para la recuperación, mientras que los consumidores aseguran sentirse atados de manos

La banca panameña experimentó una caída del 32% en marzo de 2021.Archivo | La Estrella de Panamá

Después de concluido el periodo de moratoria, en diciembre de 2020; el de alivio financiero, el 30 de junio de 2021; el que viene debe denominarse el de la recuperación de la banca.

La moratoria de los préstamos bancarios no es la solución al problema. Así lo ha planteado Carlos Berguido, presidente ejecutivo de la Asociación Bancaria de Panamá (ABP) a La Estrella de Panamá.

“Todos los panameños debemos enfocarnos en la recuperación económica, en echar nuestro país adelante y dejar atrás los cantos de sirena que engañan a la gente con el cuento de que una ley de moratoria es buena, que va a controlar las tasas de interés, cuando saben perfectamente que son medidas que causan y han causado exclusión, sobre todo de los más pobres, lo más jóvenes, los que no tienen historial de crédito, los emprendedores, y los más vulnerables”, afirmó.

Berguido advierte de que los clientes, que en los próximos 21 días no se acerquen a las instituciones financieras para establecer su situación económica y modificar los términos y condiciones de sus préstamos, no tendrán muchas opciones y serán similares a un paciente que no quiere ir al médico ni hacerse exámenes, y que seguro enfermará más, agravará y quizás muera.

La banca panameña se prepara para una nueva etapa

“(Ahora) están haciendo todo lo que está en sus manos para ayudar a los clientes con problemas para pagar, para reflejar su nueva situación y capacidad de pago, pero para eso es necesario que el cliente vaya a su banco y explique su problema con toda franqueza... Si no lo hace los bancos no van a poder ayudarle”, insistió.

El monto de los créditos modificados, que al 7 de junio de 2021 ascendían a $17,060.55 millones, representa un tercio de la cartera total de los bancos, una proporción que es considerada “altísima”, mucho más que en otros países del mundo donde no se dio una ley de moratoria, que alentó a clientes que no tenían que dejar de pagar sus compromisos, a hacerlo.

En el sistema de préstamos corporativos, las modificaciones efectuadas a 2,840 clientes de la cartera de la construcción mantienen el saldo más alto con $2,374,60 millones. Le sigue comercio ($1,515.48 millones), servicios ($1.249,85), hoteles y restaurantes ($407,93), agropecuarios ($264,31) y otros ($1,261,34).

La banca panameña se prepara para una nueva etapa

En la cartera de consumo, los préstamos modificados a 100,580 clientes de la cartera de vivienda ($6,819,42 millones) son los más altos. A estos siguen las tarjetas de crédito ($1,320,67 millones), préstamos personales ($1,177,79) y auto ($669,16).

De acuerdo con las estadísticas que maneja la Superintendencia de Bancos de Panamá (SBP), 76,009 clientes de 39 bancos han modificado los términos y condiciones de sus compromisos financieros.

“Esa ley (la de moratoria), explicó Berguido, impulsó a muchos clientes a aprovecharse irresponsablemente de la misma”, agregó el banquero.

Es considerada, según Berguido, “la responsable de la caída de 65% de los nuevos préstamos en 2020 y de la contracción en un 20% de la economía panameña, una de las más profundas del mundo en medio de la pandemia”.

Mediante el acuerdo 002 del 16 de marzo de 2020, el ente regulador de la banca panameña dictó una medida temporal para aliviar la carga financiera de los clientes que estaban afectados por la paralización de las actividades productivas y la lenta recuperación de la economía panameña como consecuencia de la pandemia de la covid-19.

El acuerdo dio paso a una nueva modalidad de créditos denominados “préstamos modificados”, una alternativa que permitió a muchos trabajadores y empresas que vieron sus jornadas laborales reducidas o suspendidas modificar los términos y condiciones de los compromisos adquiridos originalmente con los bancos.

La banca panameña se prepara para una nueva etapa

Las modificaciones de los préstamos incluyen el otorgamiento de periodos de gracia, extensiones del plazo de vencimiento de los préstamos, ajustes a las letras mensuales, entre otros. Sin embargo, la figura ha causado importantes pérdidas en el sistema bancario en un momento en que se necesita impulsar la economía del país, han concluido expertos consultados por este diario.

El 31 de octubre de 2020, el ente regular de la banca panameña modificó el acuerdo 002 de 2020 para extender el periodo de alivio financiero hasta el 31 de junio de 2021, una fecha que pone límite al periodo de evaluación para que los bancos y los clientes acuerden nuevos términos de los compromisos adquiridos.

Pedro Acosta, de la Unión Nacional de Consumidores, considera que el sector financiero va por su dinero y que los consumidores se sienten a merced del sistema (financieras y bancos).

Acosta detalló que el consumidor se encuentra en un estado de insolvencia, pero que no le queda nada más que pagar o pagar porque el sistema tiene todas las herramientas para “quitar o secuestrar” los bienes.

“El consumidor que no ha pagado es porque no ha podido pagar. Nosotros abogamos por el consumidor que no puede pagar, que se quedó sin trabajo, que se le suspendió el contrato, entre otras razones, pero que tiene la intención de hacerlo”, dijo el representante de los consumidores.

Aunque reconoció que existe una aparente buena intención de los bancos para renegociar las deudas, sin embargo, esto representará más dinero, más intereses y más plazos porque al final habrá que pagar más. “Vemos un panorama muy gris para los consumidores, es lo más tétrico que estamos viendo”.