Temas Especiales

17 de Ene de 2022

Economía

Ganancias de bancos del sistema financiero se recuperan, tras duro golpe de la pandemia

De enero a octubre de 2021, las utilidades netas del CBI crecieron 14,3%, mientras que las del Sistema Bancario Nacional aumentaron 26,7%, según el último reporte de la SBP

Ganancias de bancos del sistema financiero se recuperan, tras duro golpe de la pandemia
Las ganancias netas acumuladas al mes de octubre en el CBI totalizaron $1,081 millones.Archivo | La Estrella de Panamá

De enero a octubre de 2021, las ganancias de los bancos del sistema financiero muestran cifras de recuperación, tras el desplome sufrido durante el primer año de pandemia, revela el informe de actividad bancaria de la Superintendencia de Bancos de Panamá, correspondiente a octubre 2021.

Así, las utilidades netas acumuladas del Centro Bancario Internacional experimentaron un crecimiento de 14,3% hasta octubre de 2021, en comparación con el mismo periodo del año pasado.

Mientras que el Sistema Bancario Nacional registró utilidades netas acumuladas por el orden de $945 millones, un 26,7% más que al mismo período de 2020. “Similar a lo ocurrido en el CBI, la menor necesidad de generar provisiones impactó positivamente las utilidades del sector”, subrayó la SBP en su informe.

No obstante, advirtió de que a pesar del crecimiento reportado de las utilidades del CBI, el resultado de la banca aún se encuentra 31,8% por debajo del nivel registrado en el mismo período de 2019.

Precisó que las ganancias netas acumuladas al mes de octubre en el CBI, totalizaron $1,081 millones, esto es, $135.1 millones más que a la misma fecha de 2020, cuando el resultado neto cayó -39.9%, con respecto al año previo 2019.

Para 2021, según los datos de la SBP, el incremento en las utilidades respondió, principalmente, a un mayor margen de ingresos a cuenta del componente de otros ingresos (+7.3%) y mayores reajustes netos, provenientes principalmente de un menor gasto de provisiones (-28%).

Sin embargo, señala que este último dato es opuesto al comportamiento de las provisiones aplicadas a los créditos del balance, donde se ve un incremento, el cual se identifica por el efecto de la provisión pasada por patrimonio.

Según el informe, durante 2021, conforme venció la vigencia de los programas de flexibilización bancaria (períodos de gracia y reestructuras) y se llegó a acuerdos con los deudores, la banca fue ajustando sus necesidades de generación de estimaciones preventivas para riesgos crediticios.

Como resultado de lo anterior, el flujo acumulado hasta octubre de dichos recursos disminuyó 28,0% respecto al observado un año antes. Visto desde una perspectiva amplia, la menor generación de provisiones impactó positivamente las utilidades del sector que la situó en terreno positivo, dijo.

De este modo, añadió la SBP, “si bien esta recuperación en el resultado ha permitido mejorar los indicadores de rentabilidad de la banca en su conjunto, aún no permite alcanzar los niveles pre-pandemia”.

Sin embargo, “lo anterior no indica que se estén reduciendo las provisiones de la banca”. Durante octubre los bancos también constituyeron provisiones adicionales, es decir, guardaron recursos por sobre la normativa ante la posibilidad de un escenario más complejo”.

Así, en este ítem, a octubre acumularon un stock de $2,437 millones, superiores a los $2,411 millones que registraban un mes antes (septiembre de 2021), precisó la SBP en su informe.

Destacó que a diferencia de lo ocurrido en el SBN, las entidades de licencia general mostraron un comportamiento mejor al experimentado por el CBI, ya que el resultado del CBI está influenciado por una contracción importante en los ingresos obtenidos por un ente bancario extranjero de licencia internacional al diferirse el pago de dividendos de parte de sus subsidiarias, un elemento que se mantendrá por el resto del año.

Resaltó que en atención a la facilidad de créditos modificados generada en el contexto de la pandemia, los intereses bajo esta modalidad se registran bajo el método de devengados, es decir se registran intereses devengados y no necesariamente cobrados. “Esto debe ser considerado ante la posible ocurrencia de eventos de impago”, acotó.